RSS

NO FUE UN INOCENTE MALENTENDIDO

05 Jun

boliburguesismo venezolanoLa rabiosa reacción del gobierno venezolano a la visita del líder opositor Henrique Capriles a Colombia, donde fue recibido por el presidente de la republica y los presidentes del Congreso, no fue la propia de un gobierno respetuoso de la soberanía nacional de otro país, era apenas el comienzo de una arremetida que buscaba arrinconar al gobierno colombiano de cara a las negociaciones con las Farc en La Habana, donde precisamente Venezuela desempeña el rol de país acompañante.

A esa reacción irracional se suma luego el ataque del club de la ALBA contra el anuncio del gobierno colombiano sobre la eventual suscripción de unos acuerdos de cooperación con la OTAN en materia militar; el contenido ideológico del rechazo de Daniel Ortega, Nicolás Maduro, Evo Morales y el Canciller ecuatoriano a ese posible acuerdo se resume en la frase del mandatario boliviano cuando afirma que sería una traición al espíritu antiimperialista de los pueblos latinoamericanos, afirmación respaldada por sus pares del socialismo del siglo XXI.

Téngase en cuenta que en estos días estaba de visita en Colombia el ex presidente brasilero Lula da Silva y ni una sola palabra de solidaridad o respaldo al mandatario colombiano salió de sus labios frente a los infames ataques de que era objeto la soberanía colombiana y su derecho a decidir con quienes o por qué se relaciona. Ese silencio debe interpretarse más bien como un respaldo tácito del Foro de Sao Paulo a las pretensiones del bolivarianismo chavista y su séquito.

Lo acaecido hace parte de ese plan desestabilizador del Foro de Sao Paulo y el socialismo del siglo XXI; por una parte concurre a legitimar, mediante la presión indecorosa a otros países, la burla a la petición de la misma UNASUR y de la OEA, para que se recontaran debidamente los votos en Venezuela para disipar cualquier duda sobre el proceso electoral del 14 de abril. Muy seguramente los “hermanos latinoamericanos” no van a poner ningún reparo a la consolidación del fraude para no indisponer a la cúpula castrochavista.

En segundo lugar, el gobierno venezolano legitima su posición de represión interna y desconocimiento de la voluntad de las mayorías ciudadanas, al demostrar que tiene la capacidad para neutralizar la acción internacional de la oposición doblegando a cualquier país que quiera reconocer su existencia. Es un claro mensaje del castrochavismo indicándole a la oposición que ahora serán más invisibles que nunca y la pretendida revolución bolivariana ya nada tendrá que envidiarle a la experiencia cubana de aplastamiento de la democracia.

Las manifestaciones de líderes del PDA, la Marcha Patriótica, el Partido Comunista Colombiano, entre ellas las de Iván Cepeda, Piedad Córdoba, Carlos Lozano y otros, respaldando la agresión del gobierno Maduro contra Colombia, no son otra cosa que la demostración de la existencia de vínculos sólidos entre el chavismo y la izquierda colombiana, respaldada además por la aparición de grafitis suscritos por las Farc y donde puede leerse “Venezuela Vive, No pasarán”.

Y no es la manifestación simplista o inocente de simpatía de la izquierda colombiana y las organizaciones armadas ilegales al proceso “revolucionario” de Venezuela; es el acuse de recibo del mensaje. Cuando el gobierno Maduro anunció el retiro de su embajador en la mesa de La Habana, está activando un mecanismo de presión indebido contra el gobierno colombiano, palabras más, palabras menos, está diciendo aquí vamos a jugárnosla por el triunfo de un proceso revolucionario inserto en las tesis del Foro de Sao Paulo y el socialismo del siglo XXI y esta es una demostración de que podemos provocar una crisis que arrincone al gobierno y favorezca al neocomunismo criollo.

El gobierno colombiano, investido de las mejores intenciones y acudiendo a los principios democráticos que promulgan la paz, la convivencia y el libre juego de las ideas, no puede convertirse en rehén de su buena voluntad, la que no comparten las Farc y sus aliados; mediante la filtración de documentos, la realización de vídeos dirigidos a sus aparatos políticos, organizaciones afines, las Farc no están cumpliendo lo dispuesto en los acuerdos previos de negociación.

Aduciendo que en el comunicado conjunto del gobierno y las Farc producido el 21 de marzo de 2013 en La Habana, no está explícita la prohibición de acceso a la información del Foro y utilizando los recursos técnicos y la infraestructura de comunicaciones suministrada por los “países acompañantes”, Cuba y Venezuela, las Farc están haciendo difusión amplia de sus tesis y de las propuestas gubernamentales para crear un ambiente de respaldo popular a su posición en los puntos clave de la negociación: Zonas de Reserva Campesina autónomas, participación política y la nueva doctrina militar.

Ya con miras a nuevos foros, seminarios, conversatorios, etc., la izquierda colombiana ha diseñado un plan político para exacerbar el espíritu de paz de los colombianos frente a la posible culminación del conflicto armado, lo que de por sí es un sofisma para distraer la mutación de las Farc a bandas criminales narcotraficantes, e impulsar las viejas tesis marxistas-leninistas rechazadas históricamente por los colombianos en las urnas, y presionar al gobierno en un principio de acuerdo al menos sobre la instauración de lo que llaman el “cuarto poder” o “poder popular”, ya tan desarrollado por nuestra jurisprudencia en el sentido de que son las minorías (étnicas, raciales, de orientación sexual, etc.),  las que determinan el curso de la vida política, económica y social de las mayorías democráticas aunque hayan votado por un modelo diferente.

La izquierda sabe a dónde va. Las mayorías electorales en un proceso de Asamblea Constituyente están en los sectores urbanos (sindicatos, juntas de acción comunal, ONG y demás) y que los partidos tradicionales que soportan el modelo de Estado se encuentran en grave crisis de credibilidad, unidad y propuestas; que previa sensibilización política verán al campesino, al indígena y al afroamericano como víctimas del Estado, promoviendo dicha sensibilización como algo ajeno a cualquier dinámica partidaria sino como algo que está incluso por encima del mismo Estado y es allí donde entra a operar el Foro de Sao Paulo y sus satélites de derechos humanos, ambientalistas, antitaurinos, indigenistas y demás.

Repetir la experiencia de la constituyente que dio origen a la Constitución del 91 es al parecer un punto pétreo para las Farc. El M-19 y otras organizaciones criminales lograron pleno perdón y olvido y hoy se dan el lujo de llevar a Generales, Coroneles y toda suerte de Oficiales, Suboficiales y Soldados o Policías a los estrados judiciales, donde jueces y fiscales afines a su ideología están prontos a desestimar cualquier proceso contra los autores de los ataques pero prestos a quienes en cumplimiento de la ley los reprimieron.

Es diciente que en Bogotá, en el Complejo Judicial de Paloquemao, sea un busto de Jaime Pardo Leal, Frente 51 de las Farc, el que de la bienvenida a los concurrentes y que sea ese mismo busto y nombre el que distingue a una de las columnas narcoguerrilleras de las Farc caracterizada por feroces ataques contra la población civil en las acciones criminales del Bloque Oriental de la narcoguerrilla, hoy llamado Bloque Jorge Briceño”, del que hace parte Jaime Alberto Parra, alias El Médico, hoy parte del equipo de las Farc en La Habana.

¿A qué le apuestan las Farc y la izquierda en Colombia? Atendiendo el pobrísimo campo político y la incidencia que puedan tener los partidos tradicionales y sus nuevas exponencias, la izquierda colombiana pretende celebrar obtener el poder político a partir de la derrota militar de su combinación de las formas de lucha e iniciar e imponer un modelo parecido al desarrollado en Venezuela.

Su gran problema: En Colombia los neocomunistas no tienen figuras de relevancia o importancia, pero juegan a la baza que la democracia no sólo está dividida casi de manera irreconciliable, como sucedió en Venezuela, sino que esos partidos tradicionales están más envueltos en la propia representación burocrática, clientelista y politiquera que en los problemas de fondo que puedan significar la subsistencia del Estado social de derecho.

No es tan inocente entonces el malentendido de la última semana provocado por el boliburguesismo venezolano y respaldado inmediatamente por el castrochavismo y sus satélites latinoamericanos.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en junio 5, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “NO FUE UN INOCENTE MALENTENDIDO

  1. ASARIAS EMILIO LOPERA M

    junio 23, 2013 at 10:56 pm

    maduro es un bavoso gurillero malparido

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: