RSS

COBARDE INFAMIA

11 Jun
La vereda El Mango, en zona rural de Argelia, en Cauca, ha sido atacada más de 200 veces por parte de las Farc. Los guerrileros hostigan a la población con tatucos lanzados desde las montañas.Foto: Archivo Elpaís.com.co

La vereda El Mango, en zona rural de Argelia, en Cauca, ha sido atacada más de 200 veces por parte de las Farc. Los guerrileros hostigan a la población con tatucos lanzados desde las montañas.Foto: Archivo Elpaís.com.co

No alcanzan los calificativos para definir la orgía de sangre y terror desatada este fin de semana por el ELN y las Farc contra la población civil de Sipí en el Chocó y Algeria en el Cauca.  Atacando con tatucos y explosivos las viviendas de los humildes moradores de estas poblaciones celebraron luego con música el asesinato de un bebé de 11 meses, las heridas a un niño de 4 años a quien debieron amputarle la piernita y la muerte de una maestra y su señora madre, los narcoterroristas dieron una muestra de la sevicia e insania con la que han agredido al pueblo colombiano por más de 50 años.

Esa fue demostración de sus verdaderas intenciones de paz y deja por tierra todo argumento que puedan esgrimir para explicar lo inexplicable en La Habana o en cualquier lugar del mundo cuando dicen que ellos no han ocasionado víctimas en el desarrollo de su guerra terrorista y narcotraficante; seguramente Iván Márquez y su séquito también celebraron en la capital cubana la valentía de sus criminales contra mujeres y niños indefensos.

Ni la justicia transicional, ni la mejor voluntad de paz de los colombianos podrá definir de otra manera la conducta desplegada por estos narcoterroristas; las acciones contra Sipí y Algeria claramente constituyen un delito de lesa humanidad, un crimen de guerra pues fueron inequívocamente dirigidas contra viviendas civiles con conocimiento de que allí se resguardaban pobladores civiles no combatientes. El Estatuto Penal Internacional aclara que por “ataque contra una población civil” se entenderá una línea de conducta que implique la comisión múltiple de actos mencionados en el párrafo 1 contra una población civil, comisión como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil, y con conocimiento de dicho ataque, de conformidad con la política de un Estado o de una organización.

Algeria ha sido atacada de manera sistemática y reiterada por las Farc con el único objetivo de crear el terror y doblegar a la población civil a sus protervos intereses narcoterroristas, algo que fue definido como táctica de guerra por el Secretariado de esa organización como puede apreciarse sin mayores dificultades en el llamado “Plan Renacer” ideado por el abatido cabecilla Alfonso Cano.

Está suficientemente documentada la intención criminal de las Farc contra los moradores de los centros urbanos de todos los tamaños en un intento por demostrar poderío a la vez que deslegitimar la estrategia gubernamental para combatir toda manifestación delincuencial; atacar con saña y alevosía a la población civil busca llevar el mensaje a los ciudadanos de que sus autoridades no pueden protegerlos. Esa orden de que las Farc volvieran a atacar con saña a la población civil fue dada por el propio ‘Alfonso Cano’ antes de que cayera en un operativo militar en noviembre del 2011, de ahí el afán por reestructurar las células urbanas, milicias bolivarianas, en las cabeceras municipales y ciudades del país.

No puede haber voluntad de paz en una organización armada ilegal que insiste en asesinar, mutilar o retener contra su voluntad o mediante engaños, a miles de niños y niñas como guerrilleros u objetos sexuales, hecho denunciado suficientemente por la comunidad nacional e internacional al reclamar a las Farc la verdad sobre esta conducta constitutiva de un delito de lesa humanidad conforme al D.I.H. y los DD.HH.

Lo sucedido en Sipí y Argelia no puede tenerse como un mecanismo terrorista para obtener el reconocimiento político que ahora se debate en La Habana; la lógica elemental exige que el gobierno conmine a las narcoguerrillas al abandono inmediata de estas prácticas criminales contra los colombianos más vulnerables, sus mujeres y niños, como requisito para avanzar en el proceso de diálogos, a la vez que exigir de una vez por todas que las Farc comiencen a realizar actos de verdad, justicia y reparación con respecto a las víctimas que en su demencial guerra han causado en los últimos 50  años.

Sin el lleno de ese requisito será difícil abonar el camino hacia una reconciliación que conduzca al establecimiento de la paz. Las Farc y el ELN no pueden seguir burlándose impunemente del país.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en junio 11, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “COBARDE INFAMIA

  1. Nestor Arboleda

    junio 17, 2013 at 1:26 pm

    Que le llegue al idiota fiscal esta noticia, para que se de cuenta, que lo que ha dicho a favor de la FARC se le devuelva como debe de ser. A este individuo deben sacarlo de au curibito y enviarlo a las monbtañas de sus aliados para que se le abra el cerebro que esta lleno de hormigas, mas no de un cerebro judicial y en favor del pueblo. Que se retracte de lo que piensa a defender a los narcoguel\rrilleros no seria suficiente, debe de retirarse a atender un puesto de mercado, mas no de ser un politiquero. Si sabemos que la guerrilla esta bombardiando a los pueblos indefensos, es hora que la aviacion, entre en combate en la misma forma, para que acaben de una vez por todas con los asesinos de Colombia, sean ELC, o cualquiera otra FASRC o como sea. Es momento de una vez, por todas quemarlos en sus guaridas.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: