RSS

UNA INSANA Y PATÉTICA PARANOIA

13 Jun

insania mentalLo denunciado por Diosdado Cabello, Nicolás Maduro y José Vicente Rangel con respecto a presuntas amenazas provenientes de Colombia no deja de ser una manifestación absurda de insania mental, una patética paranoia que de vez en cuando agitan para tender una cortina de humo sobre los problemas reales de la hermana nación venezolana.

En ninguna mente sana cabe siquiera la hipótesis de que el recibimiento al líder de la oposición de un país en otro estado implique una amenaza para la nación donde este ejerce libre y legalmente su actividad pública o privada; Henrique Capriles no es un prófugo de la justicia venezolana, ni sobre él siquiera existe un proceso por acciones contra la constitución o las leyes venezolanas más allá de la refrita sindicación política de ser “fascista asesino” que el bolivarianismo de Maduro ahora esgrime contra quien no se doblegue a sus delirios.

Es un hecho que la crisis diplomática, si así puede llamarse, entre Colombia y Venezuela tuvo su génesis en el afán de Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional, de poner en aprietos ante las bases bolivarianas a Nicolás Maduro, a quien considera responsable de la derrota política el pasado 14 de abril que tiene en duda la legitimidad de los resultados alcanzados y por ende del ejercicio presidencial.

No cabe duda que Diosdado Cabello tiene interés en desdibujar a Maduro para poder mantener el liderazgo de la llamada boliburguesía corrupta, del cártel que desde el poder maneja los hilos del narcotráfico, el desabastecimiento de productos básicos y el tejido burocrático de las empresas estatales; no le conviene un Maduro aperturista que pueda exigir transparencia en el manejo de la cosa pública como requisito para avanzar en el proceso revolucionario.

De ahí que fuera el primero en saltar a gritar que el recibimiento a Capriles en Colombia era un acto de deslealtad con el gobierno chavista, como si en las reglas del derecho internacional que rigen las relaciones diplomáticas existiere alguna norma que obligue a otros gobiernos a considerar sólo a los amigos de sus aliados o correlacionados; si esto fuera así la democracia hace tiempo habría perdido su razón de ser.

Colombia no le debe ninguna lealtad al bolivarianismo chavista o al Foro de Sao Paulo de tal forma que únicamente pueda abrir sus puertas a los miembros del club socialista del siglo XXI; Colombia es autónoma y soberana y no tiene que pedirle permiso a nadie para que un ciudadano del mundo pueda llegar a su territorio, salvo que sea un sujeto peligroso por sus vínculos delictuales o con el terrorismo como algunos de los que tan a menudo se pasean por Venezuela con la complacencia de su gobierno.

Las Farc, y eso es indiscutible, han sido recibidas con el beneplácito del chavismo en Venezuela y allí no sólo descansan o se recuperan, sino que desde allí planean y ejecutan acciones criminales contra el pueblo colombiano, al igual que narcotraficantes y otros delincuentes que cuentan con la protección de ciertos personajes vinculados al clan de Cabello; esas relaciones criminales que si son amenaza para Colombia y el mundo son las que han permitido el grosero enriquecimiento de la boliburguesía mientras el ciudadano del común en Venezuela padece todas las privaciones inimaginables en un país con ingresos multimillonarios derivados del petróleo y que debieron servir para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y no para otros menesteres.

La posibilidad de la compra de 18 aviones de guerra por la oposición venezolana y que desde Colombia van a agredir a Venezuela sólo puede tener cabida en una mente extremadamente enferma; nadie va por ahí comprando aviones de guerra como si fueran dulces, eso lo sabe perfectamente Rangel, pero él sólo quiere echarle gasolina a la candela del conflicto creado por Cabello, ese individuo reconocido por su odio patológico hacia Colombia desde hace muchos años se inventa semejante disparate que ni el más fanático de los chavistas podrá creerse.

Rangel sabe que esos aviones no están disponibles en el mercado como un artículo de escaparate, que cuestan un dineral que la oposición venezolana no podría disponer a riesgo de quedarse empobrecida (el promedio de costo de una aeronave de estas oscila entre 250 y 300 millones de dólares cada unidad de combate), que no se pueden trasladar 18 aviones en una talega y a escondidas y que su disposición para el ataque requeriría no sólo su existencia, sino de la pilotos experimentados y de toda una infraestructura y logística de la que tal vez Colombia no dispone para prestarse a un juego de esos; las coordenadas que él da no corresponden a ninguna parte, a diferencia de las que reiteradamente les había suministrado Colombia, cuando él era Ministro de Defensa, sobre la ubicación de campamentos y guaridas narcoterroristas en el vecino país.

Lo de Maduro no es de extrañar, su estado mental quedó probado cuando afirmó que habla con Chávez a través de pajaritos, de apariciones fantasmales del exlíder bolivariano y otras aseveraciones patéticas; él no podía reaccionar de otra manera distinta a tratar de mostrarse más radical y más fuerte que Cabello o Rangel, pero entre todos demuestran que al socialismo del siglo XXI lo que menos le importa es la sana y respetuosa convivencia entre las naciones o de las sociedades, incluida la suya propia.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en junio 13, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “UNA INSANA Y PATÉTICA PARANOIA

  1. Nestor Arboleda

    junio 17, 2013 at 1:37 pm

    Para que llenamos la historia de estupideces? Ya se sabe a carta abierta, que es lo que sucede en Venezuela. Un gobierno autoritario como el de manejar un bus en forma descarada y sin defensa, y seguido por otros imbeciles que no saben absolutamente nada de politica, solo de despedazar la economia (si existe hoy) DE UN PAIS LLEVANDOLO A LA MISERIA DE FALTO DE ALIMENTOS,y de otras cosas mas. Que piensan esos estupidos en Venezuela, que no existe un mañana? que todo sera igual a HOY? Les llegara su turno como a Hitler y sus ideas comunistas, de lo que creo ellos no saben lo que les espera. El ejercito que no creo existe, lo componen hombres, que alli no estan, se esconden contra la indefensa poblacion, que no se puede defender! eso no quiere decir cobardia, sino estupidez. Creo que muy pronto. la situacion de Venezuela terminara, recuerden que no existe un mal (como el que se vive alli) que dure cien años, ni cuerpo que resista. Que hablen de los paises libres, con progreso y vida formal, es por envidia, que como son tan imprudentes e imbeciles, no saben que hacer del chisme entre ellos contra Colombia, por temor, son palabras de ahogado, que no saben mas que decir, menos que hacer.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: