RSS

EL DOBLE LENGUAJE REVOLUCIONARIO EN LA MESA DE LA HABANA

19 Jun

EL DOBLE LENGUAJE REVOLUCIONARIO EN LA MESA DE LA HABANALos opinadores políticos y los medios de comunicación celebran como un gran resultado el aparente cambio del lenguaje utilizado por los voceros de las Farc en La Habana; es un paso hacia la paz señalan con regocijo y cuestionan a los críticos del proceso, calificados ahora ante la opinión pública como enemigos de la paz y guerreristas por no comerse entero el cuentico del discurso apaciguador pero envenenado de alias Iván Márquez, Andrés París, Pablo Catatumbo y demás fauna allí presente.

En un programa de Canal Capital, María Isabel Rueda en conciábulo con Carlos Gaviria Díaz, Antonio Navarro, Pedro Medellín y otro personajillo de la ahora de moda élite pacifista, tratando de ratificar el discurso de las Farc llamaban a leerlo entre líneas para entenderlo y comprender el giro ideológico producido porque se apartaban de la ortodoxia comunista de los años 50 y 60 cuando surgieron como parte de la combinación de las formas de lucha impulsada por el Partido Comunista Colombiano por orden de Moscú para expandir sus dominios imperiales (IX Congreso del PCC-1961. Ponencia: Manuel Cepeda Vargas y Gilberto Viera W.)

La tesis de la defensa de la combinación de las formas de lucha, política y armada, hizo parte de los estatutos del PCC repartidos a sus militantes hasta la década de los 90, luego fue retirada por conveniencia política y luego de la desintegración de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar y la entrega de armas y desmovilización de sus socios M-19, EPL, parte del ELN y otras organizaciones armadas ilegales, el PCC quiso mostrar una aparente desvinculación con las Farc; pero mantiene la relación umbilical hasta hoy, como se aprecia en sus comunicados y su periódico Voz, amén de las organizaciones no gubernamentales y otros aparatos políticos que controla.

Las estratagemas de las Farc son verdaderamente engañosas y conducen fácilmente al error de la sociedad anhelante de esa paz que merece. La narcoguerrilla estableció luego de un año de negociaciones confidenciales una agenda de discusión que debería llevarse a cabo para entregar las armas y reinsertarse a la sociedad, su orden y su ley. Pero las Farc han aprovechado el espacio ofertado para adelantar toda una campaña política, y armada, que les permita obtener la victoria pese a la derrota militar sufrida, porque tener que retroceder a su etapa primigenia no puede ser considerado simplemente como un acomodamiento a las nuevas circunstancias del conflicto como pretenden algunos analistas para decir que las Farc siguen vigentes.

En la actual etapa de negociaciones las Farc proponen 10 puntos o propuestas mínimas para resolver el asunto de la participación política en el evento de alcanzar un acuerdo general que permita el cese, no la terminación, sino el cese del conflicto. Uno de esos puntos que refiere la reestructuración del Estado social de derecho dice:

La reestructuración democrática del Estado comprende la redefinición de los poderes públicos y de sus facultades, así como del equilibrio entre ellos, eliminando el carácter presidencialista del Estado; con el reconocimiento y estímulo a la participación social y popular en sus diversas modalidades, incluida su organización institucional en la forma de la rama del Poder Popular; el fortalecimiento del proceso de descentralización hacia la mayor democracia local; el rediseño constitucional del orden jurídico-económico; la reconversión de las Fuerzas Militares hacia una fuerza para la construcción de la paz, la reconciliación y la protección de la soberanía nacional. (ANNCOL, 2013)

No hay que ser un encumbrado analista político para entender, a primera vista y entrelíneas, la propuesta fariana. Reemplazar el estado democrático, el Estado social de derecho, consagrado en la Constitución Política vigente, por un “estado colectivo” a imagen y semejanza de la fracasada URSS y que aún persiste en Cuba o se quiere consolidar en Venezuela, donde la llamada rama del Poder Popular no es otra cosa que la institucionalización del dominio de un único partido político con exclusión de cualquier forma de disenso u oposición democrática, la cooptación de las FF.MM y de Policía como instrumentos de ese partido único y la sujeción del poder judicial a sus intereses, de ahí que la propuesta contemple precisamente el rediseño constitucional del orden jurídico-económico y la reconversión de las Fuerzas Militares.

Las Farc le tienen terror al debate democrático de sus ideales y propuestas (en las encuestas el 70% de los colombianos rechaza la propuesta política de las Farc), sólo conciben la obediencia absoluta so pena de fusilamiento a sus postulados, de ahí que insistan en la constituyente como única forma, pero siempre y cuando se les garanticen mayorías; para ello están adelantando toda una campaña de terror tendiente a movilizar campesinos, indígenas y ciudadanos al desorden social, a las marchas de protesta y a la exigencia del establecimiento de Zonas de Reserva Campesina ZRC y otros medios de creación de guetos controlados por ellos, utilizando, para introducir el veneno, el dulce llamado a la construcción de la paz, la reconciliación y la protección de la soberanía nacional.

No es gratuito que precisamente las Farc planteen como condición para un acuerdo político el que se implementarán medidas efectivas para proscribir doctrina y prácticas contrainsurgentes y de “seguridad nacional” en las Fuerzas Militares (ANNCOL, 2013), es decir, llevar a rango constitucional la prohibición de combatir cualquier amenaza interna o externa proveniente de países que compartan el ideario político de las narcoguerrillas; por algo las Farc han anunciado que no renunciarán a las armas como parte de la combinación de las formas de lucha, en lo que llaman “derecho a la rebelión armada” por impostación de un artículo de la constitución estadounidense que consagra el derecho a la tenencia de armas y a eventuales levantamientos armados contra un gobierno despótico, argumento esgrimido por grupos fanáticos para la comisión de crímenes en ese país.

El reto a la sociedad colombiana es entonces claro, o nos permiten ejercer o seguimos practicando el terrorismo hasta lograrlo; ese es el mismo pensamiento de cualquier mafiosito de barrio que amedrenta a su cuadra o su entorno, conductas criminales ante las que no podemos considerarnos derrotados pese a la labor de zapa de algunos medios y personas interesadas. Las Farc y las Bacrim que la acompañan no representan ni siquiera el 2% de nuestra población ¿Será que el 98% restante sucumbe ante su amenaza?

 
1 comentario

Publicado por en junio 19, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “EL DOBLE LENGUAJE REVOLUCIONARIO EN LA MESA DE LA HABANA

  1. Nestor Arboleda

    junio 24, 2013 at 10:47 pm

    Jamas Colombia puede doblegarse (aunque los partidos politicos digan algo diferente), a un puñado de rufianes asesinos. Colombia jamas se doblegara ante un 2% de antisocialesa y que el mundo reconoce quienes son…estan lloriquiando como viudas sin sosten…estan sembrando su propio entierro…NO SE DAN CUENTA??? lo que estan pidiendo es clemencia y lloriqueos, para que no los llevemos por el camino de la amargura….estan fracasados y ellos mismos lo saben!!! no nos digamos mentiras, dejen que uno que otro alpargaton les lleve la idea, pero que no son lo que quieren ser, esta visto. Para que perder mas tiempo? Ya era hora de acabar con la peste de un animal rabioso como son ellos, la FARC y los que dicen ser sus aliados. Recuerden, que los toros se ven mejor desde la barrera, y muy pronto solitos se entregan.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: