RSS

UNA BURLA DE TAMAÑO CONTINENTAL

16 Ago

UNA BURLA DE TAMAÑO CONTINENTALA raíz de las dudas surgidas sobre la legitimidad de la elección de Nicolás Maduro como presidente venezolano, con un precario 1,59% de diferencia, y las probadas denuncias sobre un monumental fraude a su favor, UNASUR avaló la elección condicionándola al recuento de votos exigido por la oposición y a que se aclararan las dudas sobre los casos denunciados de ilicitud en mesas de votación. Con ese ‘condicionamiento’ Maduro se posesionó respaldado por un CNE y un poder judicial de bolsillo que de un brochazo dieron por cerrado el debate argumentando que no se haría reconteo de votos y no se investigarían el fraude cometido.

La OEA y UNASUR guardaron cobarde silencio, Maduro se burlaba abiertamente de estos organismos y de quienes lo representan, entre ellos del presidente colombiano autor del condicionamiento como mecanismo legítimo para evitar escalamientos en la división social y político de la sociedad venezolana y como garantía de estabilidad y transparencia de la democracia en Latinoamérica.

Los ‘socialistas’ venezolanos que habían liderado las sanciones contra Honduras y Paraguay violando la soberanía de esos países al desconocer la legitimidad de las acciones de sus parlamentos al deponer a corruptos mandatarios como Manuel Zelaya y Fernando Lugo, retaron a UNASUR y a la comunidad internacional dando otra muestra de la naturaleza antidemocrática de su régimen; a golpes físicos intentaron callar a los diputados demócratas que exigieron el cumplimiento del compromiso adquirido, cínicamente Diosdado Cabello dijo que las heridas que presentaban los diputados agredidos eran fruto de accidentes sufridos por estos al intentar tomarse la Asamblea Nacional.

Ante esa demostración de violencia que se extendió a la represión criminal en las calles de los ciudadanos que protestaron por la ilegitimidad de la posesión de Maduro, no se juramentó ni cumplió con los requisitos de la Constitución de esa nación y mucho menos con los acuerdos a que se comprometió en UNASUR, nuevamente los representantes latinoamericanos en el organismo paralelo y la misma OEA volvieron a esconderse en el cobarde silencio y no se condenó, ni se sancionó la violación abierta y violenta de la Carta Democrática.

Envalentonados por la cobardía de los gobiernos regionales, los socialistas venezolanos comenzaron con la judicialización sistemática de los políticos opositores, de los medios de comunicación que se atreven a cuestionar el proceder gubernamental y a todo aquel que osara denunciar la corrupción campante y descarada del gobierno Maduro. Ningún gobierno regional  mostró dignidad para exigir respeto a los derechos fundamentales del pueblo venezolano vulnerados y violentados por el partido de gobierno.

Maduro agredió a Colombia insultando a sus figuras públicas más representativas y se guardó silencio. Agredió al país al crear una crisis por que el presidente colombiano recibió al opositor Henrique Capriles y nuevamente se salió con la suya porque los agredidos acudieron presurosos a pedir perdón por el ‘desliz’ y volvieron a darse un abrazo con el usurpador; nada se dijo en la reunión de los dos mandatarios sobre el evidente apoyo institucional venezolano a las narcoguerrillas de las Farc y Eln que no solo tienen santuarios en ese país sino que desde allí agreden incluso al mismo pueblo venezolano. Mucho menos se dijo sobre las constantes agresiones armadas de la Guardia Nacional venezolana contra comunidades indígenas y colonos en suelo colombiano.

Ahora la campaña intimidatoria contra la oposición en Venezuela se radicaliza; ante las denuncias de corrupción los socialistas reaccionan utilizando el poder judicial cautivo y dicen que los corruptos son quienes los desenmascaran, ya el objetivo no es solamente la muerte política de la oposición, sino que quieren destruirlos moralmente, socialmente, familiarmente con falsos señalamientos hasta el punto de decir que son ‘homosexuales’ para generar discriminación y condena social. De ahí a la eliminación física no hay más que un pequeño paso que al parecer los socialistas están dispuestos a dar. La táctica de intimidación y agresión es la misma que utilizaron Hitler, Stalin y otros criminales en la historia de la humanidad para justificar sus excesos.

Ojalá los pueblos latinoamericanos, los verdaderos demócratas del continente reaccionen ante esta burla que hace el socialismo venezolano con el aplauso de sus consuetas y el silencio hasta ahora guardado no se convierta en torpe y criminal complicidad frente a la violación de la Carta Democrática y todos los principios que han fortalecido a nuestros países desde su independencia. La vida de los venezolanos heroicos que se han opuesto a la cubanización de su patria clama por el respaldo y la solidaridad de la democracia.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 16, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: