RSS

LAS FARC Y EL PARO AGRARIO

21 Ago

LAS FARC Y EL PARO AGRARIOAunque los voceros de las Farc en La Habana y las organizaciones de bolsillo de la narcoguerrilla juran que nada tienen que ver con el desarrollo del Paro Agrario Nacional que comenzó en el día de ayer, sus comunicados y boletines dejan ver claramente como es su papel en el mismo y cuáles son los intereses que persiguen.

Quizá en otras épocas cuando esos comunicados eran de papel y circulaban en estrechos grupúsculos de la pseudointelectualidad mamerta, podía tenerse alguna duda sobre su contenido y alcances, pero en la época de la red informática cualquier ciudadano accede a ellos y ya no se deja engañar tan fácilmente sobre el rol de organizaciones como el Polo Democrático, la Marcha Patriótica, el PC3, las narcoguerrillas y la agresiva y expansionista política del llamado socialismo del siglo XXI, especialmente de su vertiente “bolivariana” que desde Caracas mueve los hilos de la desestabilización.

Los maestros del engaño y la mentira no pueden ocultar sus protervas intenciones como lo hacían antaño; las narcoguerrillas, sus apologistas y los partidos políticos afectos al marxismo-leninismo jamás tendrán interés en que se resuelvan los problemas de campesinos, indígenas, negritudes o cualquier comunidad, ellos están allí para contribuir a que dichos problemas se radicalicen y lleguen a los extremos que les permitan tener el caldo de cultivo propicio para tomar el control de esas comunidades.

Cuando los narcoterroristas vuelan una torre de energía, un oleoducto, un puente o una carretera  no están favoreciendo a los desposeídos, los están aislando para que las condiciones de desarrollo y progreso lleguen hasta ellos. Cuando bloquean una carretera e incitan a la violencia contra las personas y sus bienes no están afectando a la odiada ‘oligarquía’ sino a los sectores populares en cuyo nombre dicen realizar la protesta. El ejemplo más patético se acaba de vivir en la experiencia del paro de El Catatumbo donde 16.000 ciudadanos ajenos a la protesta tuvieron que soportar 57 días de desabastecimiento, aislamiento y zozobra, incluso las ambulancias que cumplían deberes humanitarios fueron bloqueados poniendo de manera criminal en riesgo la vida de los pacientes.

James Petras, uno de los llamados intelectuales del socialismo del siglo XXI, dice claramente que las condiciones objetivas de la revolución deben ser creadas en medio de la ‘convulsión revolucionaria’; acrecentar el odio de clases para combatir “el resultado de los trabajos internos del capitalismo combinado con oportunidades externas, en parte ellas mismas instrumentos de los políticos imperialistas. En el pasado como en el presente, la expansión y conquista de los mercados externos y las fuentes de ingresos estatales han deshecho y rediseñado las relaciones de clase y las configuraciones del estado para maximizar los intereses económicos imperiales y las posiciones político-militares estratégicas” (PETRAS, 2000)

La internacional comunista, representada en América Latina por el Foro de Sao Paulo y el Socialismo del siglo XXI, instan a las organizaciones que las conforman a estimular la protesta y el desorden social, incluyendo la violencia, para crear esas condiciones objetivas. A nivel global, las condiciones objetivas son favorables para el refuerzo de los partidos comunistas. La crisis generalizada del sistema capitalista mundial se agrava y las tensiones se agudizan. En muchos países y en muchos continentes las grandes masas populares se mueven para combatir las consecuencias nefastas de la crisis global. En este contexto, los partidos comunistas deben reforzarse en todos los frentes: al nivel ideológico, político y organizativo. (PROLETARIA, 2011)

No es coincidencia que en la misma época preelectoral converjan los discursos del Polo Democrático y la Marcha Patriótica con las tesis de los negociadores de las Farc en La Habana, hay un vaso comunicante y es especialmente el Partido Comunista que hace parte de todos los demás, por ello no es raro ver a elementos como Iván Cepeda, Alexander López, Germán Navas  Talero, Jorge Robledo, junto a Piedad Córdoba, apareciendo de repente como voceros de los movimientos que lideran los paros campesinos y los levantamientos indígenas, o intermediando en las situaciones de conflicto para señalar a la fuerza pública como autora de la violencia.

Basta con leer cualquiera de los discursos, intervenciones o comunicados, de estos individuos y los que simultáneamente producen las estructuras criminales de las Farc en el país o sus voceros en La Habana (http://www.resistencia-colombia.org/dialogos-por-la-paz/comunicados/2955-jornada-nacional-de-protesta-y-movilizacion-social), para encontrar la similitud de contenidos y de objetivos, como en las justificaciones como las que dio Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, en el día de ayer, al pedir que no se criminalice el derecho a la protesta social con “la manida costumbre del gobierno de identificar toda manifestación de inconformidad social y popular con las Farc”, al fin y al cabo es la misma manida excusa de siempre, desde los tiempos de la imposición de la violencia como parte de la combinación de las formas de lucha a finales de la primera mitad del siglo pasado por parte del Partido Comunista.

Las Farc han entendido y aprovechan de mala fe la generosidad de los diálogos de La Habana para hacer política aún antes de firmarse algún acuerdo y prepararan el camino para que sus cabecillas lleguen a las corporaciones públicas con un gran respaldo de la izquierda colombiana, no hay que olvidar que no han renunciado a la idea de la asamblea constituyente y necesitan una mayoría para cambiar el Estado social de derecho y qué mejor que sus afines ideológicos para construirla; de ahí su llamado a la urgente necesidad de unificar los partidos y movimientos en torno a sus tesis, llamado que ha sido rápida y positivamente respondido por Clara López Obregón, Piedad Córdoba, Carlos Lozano y la cúpula del PCC, como por el MOIR, los Progresistas y otros sectores.

En esa izquierda hay elementos que los comunistas consideran burgueses progresistas utilizables para la consecución de los fines propuestos y descartables cuando ello se logre. Son los llamados idiotas útiles, que muchas veces actúan sin saberlo, y justamente porque no se dan cuenta de que los usan, son idiotas útiles. Cuando está en juego la supervivencia misma del Estado social de derecho es un riesgo que muchos demócratas convencidos de que se busca realmente la paz caigan en el juego de las Farc y de sus aliados y se presten a desempeñar el papel de idiotas útiles del narcoterrorismo.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 21, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: