RSS

UN RECONOCIMIENTO POR CONVENIENCIA

22 Ago

UN RECONOCIMIENTO POR CONVENIENCIACon gran despliegue mediático se ha celebrado el reconocimiento que hacen las Farc sobre víctimas causadas en desarrollo del conflicto, sin duda también ha habido crudeza y dolor provocado por nuestras filas, dijo el terrorista Jorge Torres Victoria, alias Pablo Catatumbo en un comunicado leído desde La Habana.

Pero lo que los medios no tienen en cuenta y los optimistas olvidan en aras de Sus sueños, es la justificación que a renglón seguido insertan los terroristas: El enemigo nunca fue ni ha sido fácil; no se sujetó a normas de combate. Fue ayudado, entrenado y financiado por fuerzas foráneas que nunca tuvieron una visión del país nacional nuestro; nunca conocieron las angustias de los pobladores de nuestras zonas tomadas por la pobreza, la injusticia, el desamparo y la represión. Confundieron la patria con su guerra fría y crearon y auspiciaron fuerzas desalmadas, so pretexto de buscar al enemigo interno que amenazaba sus privilegios de clase.

Mintiendo una vez más la narcoguerrilla justifica el dolor y la crudeza de sus crímenes pretendiendo que fue el Estado el que recurrió a la guerra irregular, asimétrica, para combatir a sus estructuras criminales; quienes conocen la historia de este conflicto saben muy bien que las Farc, como las demás organizaciones armadas ilegales, utilizaron el terror contra la población civil precisamente para buscar ejercer el control político en las zonas donde llegaron a tener alguna influencia hasta el 2002, tarea sistemática que iniciaron desde la conformación de las llamadas “autodefensas campesinas” y que pudieron extender, después de cada derrota militar que sufrían, gracias a la laxitud de gobiernos que nunca quisieron entender la naturaleza de esa organización.

Son cientos de miles las víctimas que perdieron la vida a manos de la organización narcoguerrillera por negarse a aceptar su táctica estalinista de control territorial, por defender sus propiedades ante la expoliación ejercida sobre fincas, cosechas, etc.; el secuestro, la extorsión, el boleteo y otras formas disfrazadas de “impuestos revolucionarios”, el reclutamiento forzado o como efecto de los “juicios populares” para dirimir conflictos, para expulsar habitantes de una zona o hacer “limpieza social”; cuántas mujeres y niñas no murieron por no someterse a la lascivia depravada de los llamados mandos guerrilleros, cuántas no murieron obligadas a abortar en condiciones inhumanas; cuántos niños no murieron siendo utilizados como portadores de explosivos, instaladores de minas antipersonal, o como bombas-humanas para asesinar soldados o policías sin importar cuántos civiles cayeran a su lado.

Cuánta sangre de colombianos se ha regado inútilmente desde la matanza de los llamados “guerrilleros limpios” a manos de los “comunes” en la región de Marquetalia donde comenzaron a asentarse bajo la coordinación del Partido Comunista los bandidos que conformarían en 1964 las llamadas Farc; esa agrupación sería la que causaría la muerte de 47 ciudadanos liberales y conservadores en la misma región por no aceptar el modelo colectivo que querían implantar las autodefensas campesinas para replicar los koljoz soviéticas en las llamadas repúblicas independientes a finales de los años 40 y en la década de los 50; fueron de cientos los campesinos asesinados para sembrar mediante el terror la “conciencia colectiva” que daría paso al “hombre nuevo”.

Son también responsables las Farc del surgimiento de otras manifestaciones criminales surgidas como respuesta a sus excesos y que recurrieron a los mismos métodos terroristas para combatirlas ante la apatía de los gobiernos en los años 80 y 90 por atacar a fondo las estructuras narcoguerrilleras en procura de una esquiva e ilusoria paz; las autodefensas ilegales surgieron como respuesta a los crímenes de la guerrilla en Bolívar, Antioquia y otras zonas del país.

Baste recordar el surgimiento del tristemente recordado movimiento Muerte a Secuestradores MAS, surgido como respuesta al secuestro de Nieves Ochoa por parte del M-19 y que daría lugar a una sangrienta guerra entre narcotraficantes y terroristas que concluyó cuando el M-19 no sólo devolvió a la secuestrada sin recibir rescate alguno, sino que la organización terrorista terminó al servicio de los narcotraficantes como quedó probado en el caso del Palacio de Justicia de 1986.

Lo mismo sucedió por aquella época cuando se desató la guerra entre los narcotraficantes de Gonzalo Rodríguez Gacha y las Farc por el robo que estas hicieran de un alijo de drogas al narcotraficante en los Llanos; se desató una guerra entre los antiguos aliados que dio como resultado la matanza conocida como “masacre de la UP”.

Quizá para las nuevas generaciones los alias de Sangrenegra, Charro Negro, Chispas, Tarzán, Mariachi, Desquite, el Mayor Líster, Arturo Alape, Alfonso Castañeda, Juan de la Cruz Varela, Víctor J. Merchán y otros no signifiquen nada, pero son los iniciadores de la obra sangrienta que hoy encabezan Timochenko, Iván Márquez, Pablo Catatumbo y los demás cabecillas narcoterroristas que quieren presentarse una vez más como víctimas del Estado.

El tardío reconocimiento de las Farc a sus víctimas es hipócrita y mentiroso, tiene una finalidad política y es trasladar una especie de culpa colectiva a toda la sociedad colombiana por los efectos de la violencia que ellas desataron como resultado de la combinación de todas las formas de lucha.

No les basta, como ellos mismos dicen con que el gobierno nacional por boca del señor Presidente Santos reconoció ante los jueces de la Corte Constitucional la responsabilidad de Estado por acción y por omisión en la contienda, y también su responsabilidad causal de miles de víctimas, tal como se desprende del reciente informe del Centro Nacional de Memoria Histórica titulado ¡Basta ya! Colombia: Memorias de guerra y dignidad, en tanto rechazan los tibios señalamientos sobre la responsabilidad narcoterrorista con respecto a las víctimas causadas por las Farc contenidos en ese mismo informe y por eso piden ahora la integración de una comisión conformada por expertos nacionales y extranjeros en aras de investigación de la historia, para que se establezca la verdad de lo acontecido durante la violencia partidista, el origen de la actual contienda como resultado de dicho enfrentamiento fratricida, el porqué del surgimiento de las guerrillas y el desencadenamiento desde entonces del conflicto social armado interno.

Para las Farc no es suficiente el amplio y generoso marco jurídico para la paz diseñado por el gobierno; no quieren una impunidad a medias sino una impunidad total; por eso insistirán en que los únicos voceros de las víctimas sean el Movice de Iván Cepeda, Justicia y Paz de Javier Giraldo o colectivos de abogados como el Alvear los que le digan al mundo que las únicas víctimas del conflicto han sido los delincuentes y sus apologistas, que señalen al pueblo colombiano como el victimario de tan insignes ciudadanos.

 
1 comentario

Publicado por en agosto 22, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “UN RECONOCIMIENTO POR CONVENIENCIA

  1. fabio morales

    diciembre 3, 2013 at 11:27 pm

    Aunque la guerrilla ha derramado mucha sangre en este pais como lo han hecho militares y paramilitares permitame una aclaracion. Hasta mediados del siglo Xx ser pobre significaba ser esclavo de los terratenientes sin derecho a la tierra.
    En los años 5o los campesinos tuvieron que armarse pues Laureano Gomez y su chulavita les perseguian, robaban y violaban sus mujeres. En el sumapaz se masacraron por lo menos 4000 personas entre hombres, mujeres y niños. Yo tambien me hubie

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: