RSS

VIOLENCIA INJUSTIFICADA EN LA PROTESTA SOCIAL

23 Ago

VIOLENCIA INJUSTIFICADA EN LA PROTESTA SOCIALSi los actos de agresión a la fuerza pública, a la población civil y sus bienes, al mobiliario urbano y los bienes públicos, son injustificados y reprochables, mucho más lo es cuando ya la ‘protesta social’ raya en la comisión de delitos de lesa humanidad como es el ataque a la misión médica por parte de quienes protestan.

En 4 días de paro la Cruz Roja reporta 36 ataques contra vehículos y personal de la misión médica sucedidos en los bloqueos instalados en los santanderes, Antioquia, Valle, Cundinamarca, Arauca, Meta, Tolima y algunos del Eje Cafetero. En estas acciones irracionales se ha puesto en peligro real la vida de pacientes que requieren atención médica especializada y del personal que los transporta.

La presencia de individuos cuyo objetivo es crear terror en las concentraciones de campesinos en paro es evidente; ayer en el Huila las autoridades detuvieron a dos individuos que portaban dos kilos y medio de elementos explosivos de gran peligrosidad, la sorpresa es que los terroristas se identificaron con carnés de la Universidad Surcolombiana y de la Asociación de Trabajadores Agropecuarios del Huila, una de las tantas organizaciones que dicen representar a los campesinos creadas por el PC3 y la denominada Marcha Patriótica con el respaldo activo de la primera y segunda compañías de la Columna Móvil Teófilo Forero de las Farc han infiltrado esta movilización.

En el departamento de Nariño se presenta igualmente una delicada situación que ya involucra la comisión de la conducta punible de secuestro simple en ciudadanos colombianos y extranjeros retenidos contra su voluntad. Siete puntos de bloqueo en el tramo entre Rumichaca y Pasto reflejan la compleja situación que se vive en Nariño por el paro agrario, que este jueves completa su cuarto día. Las vías entre Junín-Túquerres y Pasto-Buesaco, en el mismo departamento, también están cerradas.

En las terminales de transportes se concentran retenidas contra su voluntad centenares de personas que carecen de recursos económicos para su subsistencia, pues las empresas transportadoras han sido víctimas de quema de buses y amenazas contra la integridad de los transportadores y sus pasajeros; en peores circunstancias se encuentran los viajeros que han sido detenidos arbitrariamente en las carreteras bloqueadas, mediante el cerco terrorista se pretende que ellos también se pronuncien contra el Estado y a favor del paro.

Las agresiones contra equipos periodísticos son también sistemáticas, a las concentraciones sólo se quiere permitir el acceso de Telesur, Canal Capital y la llamada prensa alternativa proclive a los intereses de las Farc y sus aparatos políticos. Esto es un evidente ataque a la libertad de prensa y al derecho de la información que consagra la Constitución Política y la Carta de los DD.HH de la ONU.

Los organismos defensores de los DD.HH han recibido cientos de denuncias en las que señala que las estructuras criminales de las Farc están recorriendo las veredas de municipios en el Huila, Putumayo, Caquetá, Cauca y Nariño, poniendo una cuota de al menos 2 personas por hogar campesino que acudan a las concentraciones, en los hogares donde no hay hombres mayores al cuidado del hogar, las mujeres son obligadas a asistir con sus hijos para realizar labores de cocina y como escudo humano de los milicianos.

Es grave para la institucionalidad democrática que al cobijo del Paro Nacional Agrario se revivan situaciones criminales que tuvieron su auge en el período 1994-2002, el secuestro de soldados y policías como instrumento de canje por terroristas detenidos lícitamente; esa nefasta práctica se dio ayer en El Pipiral, carretera Bogotá-Villavicencio, 4 policías retenidos criminalmente por supuestos campesinos que protestaban fueron ‘canjeados’ por 26 individuos retenidos legalmente por adelantar conductas de terrorismo contra la fuerza pública y la población civil en vía pública.

Ojalá quienes instigan y patrocinan el llamado Paro Nacional Agrario tomen conciencia y orienten a sus prohijados sobre los hechos que constituyen violación directa y abierta contra los Protocolos del Convenio de Ginebra y el Estatuto Penal Internacional, para que estas situaciones no se repitan y sean precisamente inocentes campesinos, camioneros o mineros los que terminen asumiendo la responsabilidad penal de quienes irracionalmente confunden la ‘protesta social’ con el ‘derecho a la rebelión armada’ que ahora predican las Farc y sus aparatos políticos.

 
1 comentario

Publicado por en agosto 23, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “VIOLENCIA INJUSTIFICADA EN LA PROTESTA SOCIAL

  1. Juan Herrera G.

    agosto 23, 2013 at 7:36 pm

    Santos está de plácemes con las protestas y entre más duras y sangrientas sean más le gustarán porque con ello justifica su idea macabra de entronizar a las Farc y convencer de la necesidad de su caricatura de paz.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: