RSS

LO QUE SIGNIFICA HOY EL PARA AGRARIO PARA LAS FARC

24 Ago

LO QUE SIGNIFICA HOY EL PARA AGRARIO PARA LAS FARCNo cabe duda que las Farc no tienen la capacidad organizativa, ni la ascendencia tal sobre las comunidades que por sí solas puedan movilizar los sectores campesinos que hoy están involucrados en el Paro Nacional Agrario, no tienen tampoco el peso político suficiente para pensar que son ellas o su Marcha Patriótica las que lideran esta justa protesta.

De manera hábil y oportunista se han infiltrado en las mesas de negociación que buscan una salida a la protesta, pero no para presentar propuestas de solución sino para aprovechar el momento mediático y proyectar la imagen de que son ellas las que deciden; precisamente esa infiltración es la que motivó a que amplios sectores del campesinado colombiano manifestaran que apoyan las reivindicaciones que se hacen pero se abstuvieron de participar en las marchas y bloqueos donde unos pocos milicianos o agitadores profesionales buscan generar condiciones de violencia aprovechándose de la fragilidad de conciencia de una masa que es utilizada para enfrentar físicamente a la fuerza pública como respuesta legítima del Estado.

El terrorista Félix Antonio Muñoz Lascarro alias “Pastor Alape” o “José Lisandro Lascarro”, miembro del llamado Secretariado de las Farc señala abiertamente que motivar los desórdenes y la agitación dentro de la protesta social en cualquier instancia es un elemento utilizado por las Farc para presionar la búsqueda de la solución política al conflicto social y armado que vive Colombia es parte de nuestra estrategia política (ANNCOL, 2013)

La violencia desatada en el Catatumbo recientemente y la causada en algunos puntos de bloqueo, cobrando la vida de inocentes personas cuya falta fue la de transitar por donde actuaban los agentes del terror, hace parte según Muñoz Lascarro de los esfuerzos por lograr un verdadero tratado de paz, que abra el horizonte de la justicia social, la participación política en igualdad de condiciones de todos los actores políticos nacionales, de garantías para las luchas sociales y del movimiento popular, de equidad informativa y comunicacional, del derecho a la sindicalización de todos los trabajadores, de democratización de las fuerzas armadas y de policía (…)

Las afirmaciones del terrorista son acordes a esa doble moral que siempre han manejado las narcoguerrillas y que fuera llevada al principio jurídico en Colombia por el tristemente recordado Carlos Gaviria Díaz, cabeza visible del Polo Democrático, cuando siendo magistrado de la república entronizó el sofisma de que los narcoguerrilleros son luchadores altruistas que asesinan colombianos para que otros vivan mejor. A la luz de este desaguiso jurídico la Corte Suprema de Justicia y en general el poder judicial renunciaron descaradamente a la persecución judicial de los apologistas de las Farc en lo que la opinión publicó calificó como la farcpolítica.

Las Farc no requieren de grandes estructuras criminales para conducir los movimientos de protesta a servirles de vehículo político; basta la acción clandestina de cuatro o cinco agitadores bien entrenados para sembrar el terror y alcanzar los objetivos. En este paro agrario son cientos de denuncias de campesinos honestos que señalan como elementos ajenos a las veredas han soltado la especie de que hay que asistir a concentraciones o tirar a las vías los productos agrícolas a las carreteras porque o sino vienen las guerrillas y queman parcelas y viviendas o asesinan a los miembros de esas comunidades, en la medida que el rumor se amplifica muchos son los que se suman a la protesta no por convicción, sino por miedo.

Los narcoguerrilleros y sus aparatos políticos son expertos consumados en el arte de la utilización del miedo como instrumento político. La amenaza política genera un tipo de violencia invisible muy difícil de eludir o evitar, ya que son las propias estructuras psíquicas de los sujetos las que los hacen vulnerables.

Desde un punto de vista psicosocial los sujetos, los grupos y la sociedad perciben, interpretan y reaccionan ante la amenaza política de diversas formas. Su impacto subjetivo es diferenciado, influyendo tanto la experiencia y la representación colectiva propia de la sociedad en que ocurre, como la de los sectores sociales que son afectados prioritariamente.

Así por ejemplo, cuando comienzan a concentrar la masa para realizar actos de violencia, insisten de manera persistente que la policía es el enemigo que viene a reprimirlos de manera violenta, predisponiendo a los manifestantes a una respuesta violenta como mecanismo de defensa; luego utilizando petardos dentro del grupo rompen cualquier prevención o barrera de defensa natural para crear un grupo amorfo e inconsciente que desata una violencia incontrolada contra todo lo que esté fuera de él.

Alcanzado el objetivo de crear un enfrentamiento y gracias a la explotación mediática venden la idea de que la agresión provino de la fuerza pública y con ello alcanzan plenamente el objetivo político: crear la duda para explotarla y dividir a la sociedad con ganancia para lo que denominan esfuerzo   para la búsqueda de la solución política al conflicto social y armado que vive Colombia, obteniendo ventajas sobre la representación gubernamental que es tenida entonces como la parte agresora.

De ahí la urgente necesidad de que las autoridades políticas atiendan adecuadamente el llamado Paro Agrario, con una gran inteligencia y conduciendo con habilidad cualquier negociación; es un hecho que los elementos infiltrados querrán dificultar cualquier acuerdo con exigencias irracionales, como lo hacen también en La Habana, pero hay que hacerle ver precisamente a las comunidades campesinas que no son ellos los que los representan y que su vociferante actitud sólo tiene por objeto estimular el enfrentamiento y la violencia.

 
1 comentario

Publicado por en agosto 24, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “LO QUE SIGNIFICA HOY EL PARA AGRARIO PARA LAS FARC

  1. Rosita Welcker

    agosto 25, 2013 at 12:04 pm

    TOCA AHORA DESDE YA NO AL REFERENDO PROFARC NO A LA RE ELECCION DE JUDAS MANUEL SANTOS ALIAS EL TRAIDOR

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: