RSS

UNA CRISIS PREVISIBLE

30 Ago

UNA CRISIS PREVISIBLEResulta alarmante para el ciudadano común que después de once días del Paro Agrario sea precisamente el presidente de la república quien reconozca la existencia de una crisis nacional, crisis que era previsible y conjurable si quienes tienen el poder político tuvieran una certeza real de lo que están administrando por voluntad popular; la crisis agraria no es nueva y ha tomado esas dimensiones por falta de políticas reales para el sector; la crisis provocada por los altos costos de combustibles, además de su precaria calidad, no tiene justificación en un país productor si se compara con la de países vecinas en iguales circunstancias.

Once días de Paro Agrario que han bloqueado a otros sectores que no participan en el mismo, pero que ven afectadas sus posibilidades de movilización, distribución y comercialización, con un alto impacto por ende en los procesos productivos, tienen un costo elevado para la sociedad colombiana que es la que termina asumiéndolos por vía de impuestos y contribuciones.

Pero esos costos no sólo afectan al sector productivo, los ciudadanos de las principales ciudades y municipios los sufren directamente por el desabastecimiento de artículos de primera necesidad y la consecuente cascada de incremento de precios, calculada en un 200% para ocho de los principales productos de la canasta familiar, principalmente de aquellos provenientes de las despensas agrarias de Boyacá, Cundinamarca y los Llanos Orientales cuya disposición en los centros de mercado ha caído en más del 60%.

La cuestión agraria y de combustibles ha sido objeto de innumerables mesas de trabajo y diálogo entre gobierno y sectores interesados, se han firmado innumerables acuerdos para resolver las inquietudes y propuestas de sus voceros, por eso resulta por demás injustificable que el presidente de la república señale ante la actual coyuntura que no conocía que hubieren acuerdos incumplidos (PAÍS, 2013), como lo reclaman los sectores campesinos y de transportadores y que motiva precisamente el Paro Nacional Agrario.

Ante semejante respuesta hay que preguntarse entonces qué papel están desempeñando organismos como Planeación Nacional, los Ministerios respectivos, el mismo ejecutivo y los organismos de control; todos ellos tienen la misión constitucional de garantizar un orden político, económico y social justo, amén de garantizar la prevalencia del interés general mediante el diseño y puesta en marcha de los programas políticos y económicos necesarios para que se cumpla el objetivo fundamental del Estado social de derecho.

Pero no sólo es el gobierno central el que ha fallado; junto a los campesinos y transportadores se han manifestado y acogido al Paro Nacional los habitantes de diferentes municipios que llevan eternidades exigiendo solución a problemas de cubrimiento de servicios públicos esenciales: agua y alcantarillado, electrificación, educación y salud, por mencionar sólo algunos y con estupor la sociedad colombiana escucha a los mandatarios locales y regionales, llamados a resolver precisamente esos asuntos, trasladando al gobierno central “la pelota”, como se dice en el argot popular, sin dar explicaciones de la falta de ejecución de los programas municipales o departamentales y mucho menos cuál ha sido el destino de los presupuestos asignados para la realización de las obras necesarias para dotar a los habitantes de esos servicios.

¿Qué ha pasado con los millonarios ingresos provenientes de las regalías para las regiones? La Contraloría y la Procuraduría deben dar cuenta de las acciones realizadas para sancionar a los responsables de mala administración de esos recursos o de la corrupción en torno a ellos, como de las iniciadas para la recuperación de ese patrimonio público y su destinación al objeto fin del mismo. La verdad, en el país se ha hecho muchos anuncios de investigaciones y combate a la corrupción y son muy precarios los resultados cuando los ha habido.

Más que los tratados de libre comercio el agro se ha visto afectado por el contrabando de productos traídos del Ecuador y otras latitudes que llegan a más bajo precio que los producidos en el país y la práctica dolosa de ciertos empresarios que utilizan los cupos de importación para inundar de productos mercados como el de la leche en polvo y el suero lácteo, especialmente en el mercado de las pasteurizadoras que luego venden leche de mala calidad en detrimento de los productores nacionales.

Tales conductas merecen en verdad serias investigaciones y la aplicación de sanciones ejemplares, no de simples anuncios de que algún día tendrán ocurrencia. Los volúmenes de productos de contrabando que se manejan, según los mismos informes oficiales, dan a entender que se trata de una práctica sistemática y no existe justificación para que las autoridades aduaneras y judiciales competentes presenten tan bajos resultados en la represión de los ilícitos.

El Paro Nacional Agrario debe servir como fundamento para iniciar realmente una nueva época en la forma de tratar los problemas que se van presentando y darles solución  antes de que tomen las dimensiones críticas como las que hoy se viven. Quienes manejan el Estado y quienes aspiran a hacerlo deben tener como prioridad el cumplimiento absoluto de los acuerdos con los diferentes sectores sociales y económicos y no utilizarlos simplemente como una salida coyuntural para detener la protesta justa de los afectados, dejando a sus sucesores un problema de magnitudes mayores y muchas veces inmanejable.

 
1 comentario

Publicado por en agosto 30, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “UNA CRISIS PREVISIBLE

  1. Rosita Welcker

    septiembre 1, 2013 at 7:40 am

    EN COLOMBIA HAY PRIMERO HACERLE UNA GRAN LIMPIEZA AL PAIS, ESTADO CORRUPTO, POLITICOS RE CORRUPTOS ,EL CONGRESO UNA CLOACA DE CORRUPCION, LOS PARTIDOS NI SE DIGAN Y QUE ESPERAMOS CUANDO NADIE HACE NADA SOLO NO SE ARREGLA UN PAIS EL NARCO TRAFICO QUE CARCOME NO PODEMOS ESTAR PEOR , LA GENTE NI SE INMUTA, COMO LO LES IMPORTA ENTONCES QUE ESPERAMOS SOLO NO SE ARREGLA YA SI NO HACEN ALGO AHORA UN GOLPE DE ESTADO PARA ACABAR CON ESTA CORRUPCION DONDE EL ESTADO DE DERECHO NO EXISTE EN LA MENTE CUANDO LA JUSTICIA ES UNA ASCO , QUE NO SIRVE PARA NADA ENTONCES SI LOS COLOMBIANOS DUERMEN EN LA INERCIA NO SABEN LO QUE LES VIENE LA SEGUNDA VENEZUELA CUANDO ESTEN EN EL REGIMEN SIN PODER ADQUIRIR NADA SIN TENER CASI QUE COMER ENTONCES LLORARAN NO HABER HECHO NADA PARA EVITARLO ENTONCES SERA DEMASIADO TARDE PARA ELLO, YO VIVO FUERA DE COLOMBIA Y CREO QUE ASI COMO VA YA NO REGRESO MAS A VIVIR QUE TRISTEZA TAN GRANDE AMIGOS .

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: