RSS

MITOS Y REALIDADES EN TORNO A LOS TRATADOS DE LIBRE COMERCIO

04 Sep

MITOS Y REALIDADES EN TORNO A LOS TRATADOS DE LIBRE COMERCIOResulta curioso que una de las excusas para el reciente paro agrario sea la existencia de tratados de libre comercio, específicamente el tratado con los EE.UU y que el discurso sobre el mismo esté más cargado de razones ideológicas que de realidades fácticas; culpar de la crisis agraria el TLC con los EE.UU, especialmente de la crisis de los paperos, los cebolleros o los lecheros, no deja de ser una postura engañosa y maniquea de la izquierda colombiana en consonancia con el socialismo del siglo XXI que agitó a Latinoamérica a comienzos de este siglo.

Comencemos por definir qué es un TLC. Es un acuerdo mediante el cual dos o más países regulan de manera tolerante sus relaciones comerciales, con el propósito de acrecentar los flujos de comercio e inversión, a fin de generar mayor nivel de desarrollo económico y social. El contenido de las normas y procedimientos de los TLCs van encaminados a garantizar que la circulación de bienes, servicios e inversiones entre los países que suscriben dichos tratados se realicen sin limitaciones de forma injustificada y aplicando el principio de transparencia.

Negociado y firmado el tratado, por los respectivos gobiernos, el texto final debe ser sometido a consideración de los Congresos de los respectivos países para su aprobación y luego de surtido este trámite continua su ratificación, momento en el cual se vuelve de carácter obligatorio para las Partes que lo suscriben. En nuestro país, además de lo anterior, conforme lo ordena la Carta Política de 1991, la Corte Constitucional debe efectuar revisión previa del mismo.

El TLC con EE.UU no resultó de la noche a la mañana, su negociación demoró más de 7 años. Comenzó el 18 de mayo del 2004, una vez terminado el acto protocolario del inicio de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) de Estados Unidos con Colombia, Perú y Ecuador, en el Centro de Convenciones Cartagena de Indias. En realidad, podría decirse que ese camino comenzó a andarse el 30 de abril del 2003, cuando, ante la agonía de la fallida Área de Libre Comercio de las Américas (Alca), impulsada por Estados Unidos, el presidente Álvaro Uribe le propuso suscribir un TLC bilateral a su homólogo, George W. Bush, quien dio una respuesta positiva, a través del responsable de la Oficina Comercial, Robert Zoellick, que visitó Bogotá en agosto de ese año, y quien luego presidió el Banco Mundial.

La izquierda colombiana tuvo todo el campo para participar en las discusiones y debe recordarse que fue precisamente su intervención la que logró demorar la ratificación del TLC con EE.UU por más de 7 años; con argumentos que iban desde la inequidad del tratado hasta la violación de los DD.HH, el Polo y otros sectores gremiales, sindicales, sociales y comunales, intervinieron en su diseño y conformación.

Colombia tiene tratados vigentes con Chile, México, Canadá, los países miembros de EFTA (Islandia, Liechtenstein, Suiza y Noruega), las economías del Triángulo Norte de Centroamérica y, por supuesto, Estados Unidos. De otro lado, ya se ha terminado la negociación de acuerdos con la Unión Europea y Corea del Sur, que deberían entrar a regir en los próximos meses. Además, los funcionarios colombianos están negociando con Panamá, Costa Rica, Israel, Turquía y se preparan negociaciones con Japón. A ello, se adiciona la intención del Gobierno de avanzar en un convenio comprehensivo con Chile, Perú y México, en el marco de la Alianza del Pacífico (PORTAFOLIO, 2013).

Aunque a primera vista la lista puede parecer extensa, no lo es cuando uno evalúa a otros países de la región. Mientras Colombia tiene menos de 10 TLC (contando los de la Unión Europea y Corea del Sur), Chile cuenta con 22, Perú 15 y México, otro tanto. Para darle sentido a esos números, vale la pena recordar que Chile es el país más exitoso de América Latina en términos de dinamismo económico, Perú es la economía más promisoria de Suramérica hoy en día, y México está recuperando su poderío económico regional ante un Brasil que se está enredando (PORTAFOLIO Et al.)

Nada tiene que ver el TLC con los EE.UU., que entró en vigencia hace menos de un año, con el ingreso de productos como la papa, la cebolla o la leche del Perú, Ecuador o la Argentina; esta importación está vigente desde 1969 con los acuerdos de la Comunidad Andina de Naciones CAN, que es una organización subregional conformada por Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Aquí subyace entonces la primera mentira de la izquierda sobre los TLCs en tanto le atribuyen efectos que no les corresponden en la realidad.

Los ataques contra el TLC con los EE.UU no provienen de la defensa de intereses nacionales por parte de los representantes de la izquierda criolla, hacen parte de una estrategia del llamado socialismo del siglo XXI, especialmente del sector liderado por el autoproclamado bolivarianismo venezolano que creó la llamada Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América ALBA como oposición al Área de Libre Comercio de las Américas ALCA liderada por EE.UU. Pero mientras el régimen venezolano pretende imponerles a sus vecinos un veto de comercio con el país del norte, mantiene relaciones comerciales con esa potencia, especialmente porque es prácticamente el único mercado con que cuenta para vender su petróleo.

El reparo que algunos gremios tienen frente a los TLC está relacionado con el tamaño de la economía colombiana que apenas oscila entre pequeño y mediano, en términos internacionales, y nuestro mercado interno es demasiado limitado como para que las empresas alcancen las economías de escala y los niveles de eficiencia requeridos para crecer sostenidamente. Una prueba de ello es que las empresas colombianas más dinámicas, que han logrado dar un salto en competitividad en los últimos años, han tenido que ir más allá de las fronteras y hoy hacen parte del grupo de las llamadas ‘multilatinas’. Algo muy distinto sucede, por ejemplo, en Brasil, que tiene un mercado interno seis veces mayor que el nuestro y ofrece grandes oportunidades de crecimiento empresarial (PORTAFOLIO Et al.)

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 4, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: