RSS

LA MEDIOCRIDAD DE LAS IZQUIERDAS

16 Sep

LA MEDIOCRIDAD DE LAS IZQUIERDASUn sello inconfundible de la izquierda, moderada, radical o disfrazada de otras cosas como progresismo, bolivarianismo, internacional socialista, etc., es su mediocridad, su incapacidad para entender las realidades fácticas dentro de los contextos temporales y circunstanciales en que estas se desarrollan.

Plagada de discursos ampulosos, lugares comunes y repetición de consignas, se resiste a entender que su tiempo paso y fue desperdiciado y que aunque muevan a algunos a acciones desesperadas, las grandes mayorías las rechazan ora por utópicas, ora por absurdas.

Su centro fundamental gira en torno al insulto y a la descalificación grosera y ruidosa, sus argumentos son el anonimato del tumulto, el esconderse cobardemente detrás de una capucha, el tirar la piedra y esconder la mano reclamándose víctima del sistema, de la policía, de la sociedad que no los acepta y rechaza sus métodos violentos y terroristas.

La frustración de quienes militaron en la izquierda y conservaron su dignidad sino el pensamiento crítico es una constante en el mundo entero; rechazan el radicalismo dogmático que quiere crear sociedades de hombres-masa desprovistos de una verdadera conciencia social. El desencanto ante cualquier clase de socialismos o neocomunismo es evidente, en América Latina, por ejemplo, el Foro de Sao Paulo y el socialismo del siglo XXI han convertido la política en una actividad elitista como la que le atribuían al modelo democrático, como consecuencia del control exclusivo que ejercen los partidos en la designación de sus representantes en las instituciones. Así sólo se puede construir una democracia para el pueblo, pero sin el pueblo. De ahí el resurgimiento del populismo, que en definitiva no es otra cosa que el pueblo sin democracia (BARRERO, 2012).

La izquierda no perdona el disenso, no permite el libre debate democrático, sólo hay una verdad “revelada” y es la del Secretariado o Comité Central, quien no comulgue con el dogma no sólo sufre la vergonzosa expulsión como “desclasado”, sino que se aviene a peores consecuencias; cientos de guerrilleros fueron fusilados, degollados o matados a garrotazos no solo por dormirse en una guardia o comerse un pedazo de panela movido por el hambre, sino como víctimas de “juicios revolucionarios” que los señalaron como infiltrados por haber expresado alguna opinión contraria a la verdad marxista-leninista y estaliniana de sus cabecillas.

Por eso llama la atención ver a un poco de idiotas útiles pintando paredes con alegorías a las narcoguerrillas o a los partidos políticos afines a ellas; en su mayoría son jóvenes que no superan los 30 años y nunca se han preocupado por conocer la historia, alimentados ideológicamente por terroristas infiltrados en las universidades públicas y privadas se convierten en fundamentalistas defensores de una mentira que ha fracasado en el mundo entero y que sobrevivió en nuestro continente por la previsión de la dictadura castrista cubana sobre la inminente caída de la URSS y el falso mundo socialista real; gracias a Lula da Silva y otra serie de personajes crearon el Foro de Sao Paulo para impedir el necesario entierro de cuarta que el dinosaurio comunista requería.

Mientras nuestros partidos políticos tradicionales se ocupaban de la corrupción, el clientelismo y la politiquería, no dudaron en abrirles el campo, aún dentro de sus propias filas, a los fundamentalistas de izquierda.  Mediante esas prácticas espurias de compromisos regionales y locales, pero minuciosamente estudiadas por el neocomunismo, las alianzas y afinidades con la izquierda han contribuido a que el sector político sea unos de los peores valorados por la ciudadanía. Y no valen justificaciones, estos comportamientos fueron compromisos impulsados por la izquierda con el cuentico de la participación política y las garantías para ella.

Y soy, dicen quienes militaron en la izquierda otrora en Europa o en América, de los que creo que esta pérdida de valores políticos tiene mucho que ver con ese divorcio que se ha producido entre los partidos democráticos tradicionales y el pueblo. Y también creo, que de esta situación la mayor  parte de responsabilidad la tiene la clase política, hoy desprovista de líderes, conductores o directores creíbles y de confianza, aun cuando sea este hecho el que más hipócritamente se lamente por nuestros partidos tradicionales. La mediocridad de la mayoría de los dirigentes políticos es la principal causa de ese divorcio. No admiten que a su alrededor haya más luz que la proyectada por su mediocridad. Y lo peor es que esta situación no tiene pinta de cambiar a corto y medio plazo

Esa aberración que se llama liberalismo socialista se ha tomado el poder en Colombia gracias a la ingenuidad de quienes son llamados a rescatar al país de la amenaza narcoterrorista; la debilidad en la política tiene unos precios muy altos y hoy se están pagando gracias a esa desacertada elección. Los perdedores electoralmente impusieron sus tesis y rescataron a las narcoguerrillas de su estado de derrota inevitable, impulsando de paso a la izquierda mediocre a soñar con ser alternativa de poder ante la división de sus contrarios.

Ese resurgir aparente de una izquierda que a gritos y con insultos, no por cualidades o cantidades, reclama su derecho a gobernar es producto de la descomposición de los partidos que no supieron responder al momento histórico que Colombia les reclamaba y prefirieron dividir a sus huestes para evitar la victoria de quien era reclamado por el pueblo como presidente. Les cabe a los dirigentes la misma calificación de mediocres pero con el agravante del cretinismo, porque ellos favorecieron el juego sucio que los infiltrados del PC3 desarrollan desde sus enquistadas posiciones en el poder público.

Decía Kleist que no hay en la vida ninguna situación tan mala que no pueda empeorar y advertía sobre el peligro criminal de descalificar a un hombre que pueda ser oportunidad de resolver serios problemas del Estado; llamar criminal, por el puro gusto ideológico o el perverso interés político electorero, a un hombre que guarda en su interior un mundo infinitamente más rico que el de sus acusadores, eso es…una blasfemia, un sacrilegio. (PRIANTE, 2013)

El hombre-masa, ese que es aprovechado como carnada en las “protestas sociales” de la izquierda, el que repite sistemáticamente el discurso manipulado por sus líderes, el que se desentiende de los demás interesado únicamente en su bienestar personal y en darle rienda suelta a sus frustraciones propias, el que ve en el socialismo una verdadera religión, un nuevo credo, que justifica toda violencia, es al que buscan con afán ahora el Polo, el PCC, la Marcha Patriótica, los Progresistas y cuanta expresión exista de los frustrados sueños marxistas-leninistas y sus teorías del hombre nuevo para una patria nueva.

Es ese hombre-masa al que recurre ahora desesperadamente la izquierda y el proyecto reeleccionista descalificando, persiguiendo, injuriando y calumniando a quien se oponga a su propósito, recurriendo al discurso y las acciones populistas. Ese populismo que como sistema quiere hacernos regresar históricamente a las épocas de la nación inviable, de la repartición del poder entre narcotraficantes (proceso 8.000) y terroristas que ha propuesto desde 1975 el llamado liberalismo socialista, pero que el narcoterrorismo y sus apologistas quieren ver única y exclusivamente como réplica del fracasado modelo cubano como se está intentando en Venezuela.

 
2 comentarios

Publicado por en septiembre 16, 2013 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “LA MEDIOCRIDAD DE LAS IZQUIERDAS

  1. Rosita Welcker

    septiembre 16, 2013 at 9:33 pm

    ESA NEGRA DEBEN JUZGARLA POR TRAICION A LA PATRIA NO SE PORQUE NO ESTA EN UNA CARCEL ALCAGUETA BANDIDA TERRORISTA

     
  2. Nestor Arboleda

    septiembre 23, 2013 at 5:25 pm

    NO ERA OTRA COSA QUE ESTA MAL…CIDA NEGRA, ESTA AULLANDO COMO LOBA A LAS MASAS TRABAJADORAS DE UN PUEBLO QUE ESTA ACOBARDADO A LA REALIDAD POR MATONES DE GUERRILKLA (FARC), …QUE HACE EN COLOMBIA? NO SE DA CUENTA QUE CUBA Y VENEZUELA ESTAN EN CAMINO TENEBROSO DE ACABARSEN…SOLOS, CON HAMBRE Y SOSOBRA POR FALTA DE FUTURO Y , NO SE DA CUENTA QUE RUSIA TERMINO, EL COMUNISMO NO ES NADA DE FUTURO, TAMPOCO IDEALISTAS ESTUPIDOS CONTRA LO QUE EXISTE EN FAVOR DE LA HUMANIDAD. QUE HACE EN COLOMBIA? QUE SE VAYA A APOYAR AL TAL MADURO, COMO LO HACIA CON CHAVEZ, QUE VIAJE A CUBA Y MIRE COMO VIVE EL PUEBLO CON HAMBRE, DESOLACION Y MIEDO…QUE VEA CON SUS PROPIOS OJOS LO QUE SUCEDE EN VENEZUELA, ESO ES LO QUE ESTA TAL MUJER QUIERE PARA COLOMBIA? QUE APRENDA A LEER LA HISTORIA Y DESPUES HABLE.EL CONOCIMIENTO DE UNA REALIDAD PALPABLE LE SERVIRA, PARA ARREPENTIRSE CON TIEMPO, DE LO QUE HACE…

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: