RSS

EL RECLUTAMIENTO DE MENORES COMO DELITO DE LESA HUMANIDAD

17 Sep

El reclutamiento de menores como delito de lesa humanidadEs aterrador el informe presentado por la Fiscalía sobre reclutamiento de menores, especialmente por parte de las Farc que tienen como política esa práctica en niños y niñas desde su infancia para convertirlos en instrumentos de guerra mediante el adiestramiento político y militar; en el denominado ‘Diario resistencia de Marquetalia’ las Farc señalaron lo siguiente: “Los jóvenes de 10 años en adelante pueden hacer tareas propias de su edad, como la organización de la juventud revolucionaria. Un muchacho educado en la escuela de las luchas armadas revolucionarias es casi seguramente un buen guerrillero”. En ese mismo documento se recalcó: “Aquí en Marquetalia hay muchos guerrilleros que son peposos, que no temen en nada a los chulos y que dominan la táctica guerrillera a la maravilla. Desde niños han peleado contra nuestro enemigo”. 

Pero quizá la prueba más escabrosa de esta política de reclutamiento se encuentre en una cartilla decomisada durante una operación militar titulada “Club pioneros, el castillo Meta: guía para el trabajo de los clubes infantiles bolivarianos”. En la página cuatro se lee: “El objetivo de los clubes infantiles bolivarianos es ayudar a la educación, orientación y formación de la infancia. Despertar su creatividad hacia el bien común para que desde temprana edad sea un luchador por los cambios sociales convirtiéndose en un revolucionario”. Y en la página cinco se añade: “Pueden ser pioneros los niños de 5 a 12 años”. Según advierte la propia cartilla, cada frente deberá adoctrinar a esos niños en las lógicas de la guerra “para venderles los ideales afines a las Farc, considerando como pioneros a los infantes bolivarianos”.

Debe recordarse que en el Protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas el reclutamiento forzado de menores es considerado un delito de esta naturaleza; en Sentencia C-240/09 de la Corte Constitucional se define el reclutamiento forzado de menores como “el involucramiento permanente de niños, niñas y adolescentes con los grupos armados al margen de la Ley y la utilización como su involucramiento transitorio o esporádico. Ambas conductas son violatorias de los Derechos Humanos de la infancia y los grupos armados las realizan a través de actos de sustracción, captación, transporte, traslado, amenaza, rapto, fraude, engaño, abuso del poder, abuso de una situación de vulnerabilidad, uso de la fuerza o de otras formas de coacción, ofrecimiento de pago o beneficios, entre otras” y sin duda alguna reclutar niños desde los 5 años para adoctrinamiento político constituye la práctica material de este delito.

El reclutamiento forzado de menores además de constituir una violación del D.I.H. y de los DD.HH., viola también las más elementales normas de las Leyes de Guerra, entendidas estas como un conjunto de ley que incluye justificaciones aceptables para llevar a cabo una guerra (jus ad bellum) y los límites a conducta aceptable en el tiempo de guerra (jus in bello). El derecho de la guerra se considera un aspecto del derecho internacional y se distingue de los demás cuerpos de derecho, como la ley doméstica de un beligerante en un conflicto, que también puede crear límites legales sobre la conducta o la justificación de la guerra. Entre otros temas, las leyes modernas de la guerra se relacionan a las declaraciones de la guerra, rendición y tratamiento de prisioneros de guerra, necesidad militar conjuntamente con distinción y proporcionalidad, y la prohibición de ciertas armas que pueden causar sufrimiento no necesario.

Evidentemente estas leyes de guerra son aplicables a los conflictos internacionales y los conflictos internos, en este último caso aunque las partes no estén obligadas por un tratado internacional, la prohibición se aplica por la Costumbre. No todo el derecho de la guerra se derive de o ha sido incorporado a tales tratados, cuales pueden hacer referencia a la importancia continua de la ley de costumbre. Tal derecho internacional de costumbre está establecido por la práctica general de las naciones conjuntamente con su ‘opinio juris’.

En la llamada cláusula de Martens, introducida en el año 1899 en el Segundo Convenio de La Haya –Leyes y costumbres de la guerra terrestre-, se establece que el derecho consuetudinario internacional sigue siendo aplicable tras la aprobación de una norma convencional  Una interpretación más amplia sostiene que, habida cuenta de que son pocos los tratados internacionales relativos al derecho de los conflictos armados que son completos, en la Cláusula se estipula que lo que no está explícitamente prohibido por un tratado no está permitido ipso facto, así que ante la justicia nacional o internacional, por ejemplo, las Farc no pueden aducir que desconocen la normatividad porque no hicieron parte de la aceptación de los acuerdos convencionales, pues les es aplicable el uso de la costumbre humanitaria que impide involucrar de cualquier manera a niños, niñas y adolescentes en los conflictos armados.

Debe recordarse que la Corte Penal Internacional asumió el conocimiento, juicio y condena del ex líder rebelde congolés Thomas Lubanga  Dyilo, precisamente porque en el Congo no se dieron los presupuestos para asegurar verdad, justicia y reparación para las víctimas; Lubanga fue considerado criminal de guerra en virtud del el Estatuto de Roma de 1998, por el que se estableció la Corte Penal Internacional en 2002, el reclutamiento o alistamiento de niños menores de 15 años de edad o su utilización para participar activamente y en cualquier calidad en hostilidades está tipificado como crimen de guerra.

Desde que entró en vigor el Estatuto, los delitos cometidos contra los niños en situaciones de conflicto armado han figurado de manera prominente en los autos de procesamiento dictados por la Corte Penal Internacional en la República Democrática del Congo (RDC), Uganda y la República Centroafricana. En la primera causa ante la Corte, Thomas Lubanga Dyilo, antiguo caudillo de la región oriental de la RDC, fue declarado culpable de reclutar y utilizar a niños soldados menores de 15 años de edad en el conflicto de Ituri de 2002 a 2003.

Para el caso colombiano y con relación al proceso que se adelanta en La Habana, la Fiscal de la CPI ha advertido tajantemente al gobierno que considera que lo enunciado en el marco jurídico para la paz aprobado por el Congreso y declarado exequible condicionadamente por la Corte Constitucional del país, no es suficiente lo contemplado con relación a la llamada justicia transicional y la posibilidad de no aplicación de penas (la suspensión de las mismas es vista como una especie de amnistía técnica), a responsables de delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra, eventualmente la CPI podría abocar el conocimiento de estos delitos y crímenes si se considera que el Estado no aplicó debida justicia contra los responsables de los mismos.

En el estudio de la Fiscalía, estudio realizado del período transcurrido entre 1992 y 2012, se evidencia una continuidad y una sistematicidad en la política de reclutamiento de menores por parte de las Farc (precisamente la tipificación del crimen de guerra está en la sistematicidad del delito de reclutamiento de menores). Con un inconveniente mayúsculo a la hora de reconstruir memoria y documentar expedientes sólidos sobre este fenómeno: “1.637 de los menores desvinculados no registran año de reclutamiento”. El informe advierte que entre 2002 y 2007 el reclutamiento se disparó en las filas subversivas al pasar de 22 menores por año a 213 en ese mismo lapso. Antioquia, Meta, Cundinamarca, Bogotá, Guaviare y Arauca concentraron la mayoría de entregas de armas de adolescentes. Llama la atención que entre 1999 y 2002, tiempo en el cual se desarrollaron los diálogos de paz en el Caguán con las Farc, “se presentaron los incrementos más significativos” de ingreso de menores a la narcoguerrilla.  El detallado reporte revela que a pesar de que hay 3.000 casos de menores desvinculados de las Farc, sólo se ha podido recaudar información precisa de 1.364. Las regiones de Caquetá, Antioquia y Tolima fueron de donde más niños arrastraron la guerra. En el 31% de los casos el adolescente que dejó las armas era mujer.

Es preciso recordar que el gobierno colombiano, para facilitar los diálogos de paz en el Caguán consiguió una moratoria con relación a la competencia de la CPI y la aplicación del Estatuto de Roma en el país. La Corte puede ejercer su competencia sobre delitos correspondientes a la CPI cometidos en el territorio de Colombia o por sus nacionales desde el 1 de noviembre del 2002, tras la ratificación por Colombia del Estatuto de Roma el 5 de agosto de 2002. Sin embargo, de acuerdo a la declaración hecha por Colombia  en virtud del artículo 124 del Estatuto de Roma, la Corte tan sólo es competente en relación con los crímenes de guerra cometidos en Colombia desde el 1 de noviembre de 2009, por lo que los cabecillas narcoterroristas solo responderían ante ese organismo internacional por crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad cometidos a partir de esa época.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en septiembre 17, 2013 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “EL RECLUTAMIENTO DE MENORES COMO DELITO DE LESA HUMANIDAD

  1. Rosita Welcker

    septiembre 18, 2013 at 8:13 pm

    ESAS SON LAS FARC RECLUTAN NINOS ESO ES ALGO INACEPTABLE TODAVIA HAY QUIENES CREEN EN LAS FARC PAZ SE LAS CREEN LOS IDIOTAS POR ESO CLARO HABLO NO MAS FARC POR FIN ALVARO URIBE SE LANZA AL SENADO PARA PONER LA CASA EN ORDEN ACABAR CON LA CLOACA DEL CONGRESO QUE SE SIENTA EN LA HABANA CON LOS TERRORISTAS DIZQUE A DIALOGAR COLOMBIA NECESITA QUIENES TRABAJEN NO QUE SE VAYAN A DIAS DE PLAYA BRISA Y MAR NO SENOR FUERA LOS DEL NARCO PARTIDO LIBERAL RATAS INMUNDAS COMPLICES DE ESTOS ATROPELLOS PLOMO PLOMO PARA LOS TERRORISTAS .

     
  2. Nestor Arboleda

    septiembre 23, 2013 at 5:09 pm

    El gobierno es de Colombia…la mano dura contra el sinvenguenza politiuquero y que demuestre que es Colombia la que esta en mira de ser agredida por el mundo en una u otra forma. Debemos de enfrentar la realidad con razones de COLOMBIANOS y terminar como debe de ser contra la FARC. Las FFMM donde estan? falta un hombre como Rojas Pinilla? o es que se les perdio la voluntad y siguen tan camopantes con DIALOGOS DE COCINA…ADELANTE QUE EL MUNDO COMPRENDERA AL ACABAR CON ESE POCO DE IGNORANTES ASESINOS QUE NO SON COLOMBIANOS…SON FARC (FA(RC)RSANTES.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: