RSS

PREOCUPANTE PÉRDIDA DE LA IMAGEN DE AUTORIDAD

01 Oct

PREOCUPANTE PÉRDIDA DE LA IMAGEN DE AUTORIDADLas imágenes de grupos de ciudadanos agrediendo a los policiales que se hacen presentes para atender llamados de la comunidad por problemas de convivencia, se están convirtiendo como en lo normal dentro de la vida de nuestras ciudades. Un día son los mototaxistas, otro los vendedores ambulantes y como acaba de registrarse, los participantes en una escandalosa fiesta al interior de un conjunto residencial en Bogotá.

Hasta hace muy poco la sola presencia del policía servía para calmar los ánimos exaltados de las personas y permitir la solución pacífica de los conflictos que son inevitables en el devenir de las relaciones de una comunidad; la posibilidad de ser conducido a una estación por conductas escandalosas hacía que muchos borrachitos se comportaran y accedieran a irse a descansar en lugar de seguir promoviendo un escándalo.

Pero algo está ocurriendo para que hoy la autoridad policial sea desconocida y los ciudadanos se tomen las libertades de agredirlos y hasta de hurtar impunemente sus prendas o equipos como se aprecia en el vídeo de noticias sobre lo sucedido en el citado conjunto residencial de Bogotá; recientemente un policial que atendía un conflicto creado por mototaxistas recibe un impacto de ladrillo en la cabeza que lo deja con graves heridas, pero de manera perversa la ciudadanía y unos periodistas presas del sensacionalismo informativo, presentaron a la víctima como el agresor.

Sin tener en cuenta los lesionados o asesinados por causa del conflicto narcoterrorista que desarrollan las Farc, el Eln y las Bacrim, en Colombia pierden la vida cerca de 204 policiales por año y más de 1.000 terminan con heridas de diferente gravedad, todo ello en medio de una inexplicable indiferencia e insolidaridad de una sociedad que sin embarga clama a gritos su presencia para combatir la delincuencia común o los cotidianos hechos de violación a las normas de convivencia en barrios y conjuntos residenciales de nuestras ciudades.

Recientemente un noticiero de televisión desarrolló una serie sobre el particular, se encuentran dos hechos que se presentan como relevantes en esa pérdida de respeto a la imagen institucional de la Policía: hechos de corrupción que involucran incluso a altos oficiales y la respuesta del ESMAD a los desmanes vinculados a algunas protestas sociales. Según los periodistas, ello contribuye a que la gente no tenga confianza o fe en su policía, pero a todas luces es evidente que los resultados noticiosos no corresponden al rigor científico que una investigación de este tipo requiere y se crea una falsa sensación entre la opinión pública.

Es loable que la institución ha contribuido de manera efectiva y vertical en el combate a la corrupción en sus filas; la labor de contrainteligencia y las denuncias ciudadanas han sido atendidas de manera eficaz y eficiente, incluso a veces con excesivo rigor al utilizar las facultades discrecionales frente a denuncias no soportadas suficientemente en pruebas irrefutables que demuestren alguna responsabilidad disciplinaria o penal de los sindicados. De tal manera que aunque subsistan algunos focos de corrupción, la Policía Nacional no ha sido indiferente, ni ha prohijado tales conductas entre sus miembros y esa es una tarea permanente que compromete a todos los componentes de la misma.

Frente a posibles excesos en el uso de la fuerza, hay que contextualizar cada hecho; no es la Policía la que comienza a utilizar esa fuerza porque si, el ESMAD no es un mecanismo para desbaratar la protesta justa y legítima, es un equipo de hombres y mujeres especialmente entrenados precisamente para defender a quienes dentro de la ley hacen uso de ese derecho a mostrar su inconformidad, pero que debe reaccionar para controlar y neutralizar a quienes aprovechándose de la protesta desarrollan conductas criminales vinculadas a la asonada, a la rebelión violenta, a la destrucción de bienes públicos y privados y a la amenaza contra la integridad y la vida de los ciudadanos.

No es posible que mientras estos servidores públicos arriesgan a diario su vida en defensa de los ciudadanos, autoridades políticas en trance de presentarse como salvadores del mundo o de manera oportunista ganarse el favor de los actores de la violencia, descalifiquen de manera sistemática y permanente la labor de la policía y a su vez la culpen de sus desastrosas políticas de prevención y control del delito, pretendiendo que fueron los policías los que no actuaron ha debido tiempo. Es decir, para nuestros políticos, el policía siempre será el trompo de poner para justificarse ante los electores.

Pero lo más grave, es la falta de acción de un poder judicial selectivo que no considera delito el hurto de menor cuantía, el atraco callejero, las lesiones personales menores y no judicializa y sanciona a los autores de estas conductas de diaria ocurrencia que afectan al ciudadano de a pie por considerar que no son de alto impacto. Son esos delitos los que deterioran diariamente las condiciones de convivencia pacífica y el ciudadano no culpa al juez porque el delincuente a pocas horas de haber sido detenido vuelve a las andadas, culpa al policía que incluso debió soportar el regaño del fiscal o el juez de garantías por llevarle a su despacho estos casos de poca monta.

Se requiere entonces una urgente revisión de los procedimientos y la aplicación de las normas para restablecer el principio de autoridad hoy puesto en entredicho por políticos ávidos de votos y un poder judicial ineficiente e ineficaz; lo contrario es acelerar cualquier proceso de descomposición social.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 1, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: