RSS

LAS NEGOCIACIONES DE PAZ SEGÚN LAS FARC

03 Oct

Las negociaciones de paz según las farcY volviendo a romper el protocolo acordado previamente con el gobierno, las Farc presentaron en rueda de prensa lo que llaman su primer informe púbico del estado de las negociaciones con el gobierno; justifican la infidencia diciendo que atienden las directrices de Timoleón Jiménez o Timochenko, y que además el presidente de la república ha hablado de los temas tratados en diversos escenarios. Señalan las Farc que además, “en ninguna cláusula del acuerdo general se estipula que las partes deban guardar reserva sobre los avances del proceso. El acuerdo dice que las discusiones de la mesa no se harán públicas, y para nada se refiere a lo convenido. Por ello jamás hemos objetado o nos han incomodado los informes que de manera particular el gobierno da a los gremios, a los militares, o a la opinión en general(ANNCOL, 2013).

La intencionalidad de explotación mediática y política de su informe por parte de las Farc se aprecia de bulto cuando abusivamente se toman la vocería de las organizaciones campesinas y ciudadanas del país para respaldar sus planteamientos en la mesa, a la vez que descubren su doble juego con las mesas paralelas que organizaciones afines a ellas y parlamentarios ideológicamente comprometidos con la narcoguerrilla, han montado en diversas partes como supuestos “diálogos nacionales por la paz”. En efecto, las Farc señalan sin rubor que de los eventos de participación ciudadana que se han realizado surgieron las propuestas que las FARC han colocado en manos del gobierno para la discusión; entre ellas, la de la asamblea nacional constituyente, que es asunto que requerirá de un acuerdo político previo (ANNCOL, 2013).

En efecto, sobre la cuestión agraria los terroristas plantean que han puesto sobre la mesa cerca de 200 propuestas mínimas para resolver los problemas rurales y los de Participación Política y ciudadana, aunque se haya llegado a algo más de 25 cuartillas de acuerdos parciales, los alcances son modestos. El reciente paro nacional agrario y popular corrobora la insatisfacción e inconformidad social, lo cual nos da la razón y expresa la justeza de los planteamientos que hemos llevado a la mesa para el debate. Los 19 muertos y los 850 heridos, y los centenares de detenidos y judicializados registrados en esa jornada, hacen urgente que se pacten garantías suficientes de oposición para las organizaciones y movimientos sociales que hoy están en la calle exigiendo sus derechos  CITATION ANN1314 \l
9226 (ANNCOL, 2013).

En ese informe, las Farc están reconociendo tácitamente su participación en la manipulación de la protesta social y en la incitación a la violencia, el conteo de cuerpos que presentan como justificación para pedir garantías no es otra cosa que una manifestación directa de que necesitan víctimas para justificar sus propuestas y que la violencia terrorista seguirá siendo una constante como mecanismo de presión política y social.

Es alarmante que las Farc aseguren sin ninguna duda que han acordado compromisos con el gobierno en la cuestión agraria que implican procesos de construcción de las Zonas de Reserva Campesina, en el que sus protagonistas, las Farc y sus aparatos políticos, calculan un involucramiento de 9.5 millones de hectáreas; hablan también de un compromiso del gobierno de formalizar y legitimar propiedades adquiridas por las vías de hecho, así como de entregar la tierra al que no la tenga o el de ampliarle la propiedad a quienes la tengan de manera insuficiente (ANNCOL, 2013);

Lo preocupante, es que estos acuerdos en la cuestión agraria, de ser ciertos, no tendrían que ser sometidos a referendo, consulta popular o constituyente alguna, pues el gobierno tiene la capacidad de realizarlos por la vía administrativa ya que cuenta con instrumentos legales como la Ley 160 de 1994, Ley 171 de 1994 y la ley 1448 de 2011, con lo que Colombia estaría ad portas de una reforma agraria socialista forzada que afectaría sin razón derechos de legítimos propietarios y tenedores de buena fe de las tierras en litigio actualmente y eventuales procesos de legitimación forzada de acciones de invasiones de tierras en las zonas de reserva campesina pretendidas y otras de interés estratégico para el narcotráfico y el terrorismo.

En materia política las Farc están jugando cartas marcadas frente al silencio de los delegados gubernamentales que cumplen literalmente los acuerdos previos; de esa manera la narcoguerrilla estaría ganando legitimidad para sus propuestas que presentan como surgidas de la voluntad popular mientras se va ganando terreno para presentar eventualmente al gobierno como falto de voluntad para negociar sino atiende exegéticamente todo lo propuesto por la narcoguerrilla, situación que va a llevarse hasta lograr el punto crítico de que sea el gobierno quien dé por terminados los diálogos (como ha sucedido en las experiencias anteriores) o las Farc, jugando con el afán de los tiempos electorales, consigan más y mejores victorias en la mesa reclamando un triunfo de la “revolución socialista” con la amenaza de unas armas que jamás les permitieron ganar ninguna batalla en el campo militar del conflicto.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 3, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: