RSS

ÉTICA Y MORALMENTE INSOSTENIBLE E INDEFENDIBLE

09 Oct

Ética y moralmente insostenible e indefendibleNo se trata de estigmatizar unas instituciones fundamentales para la democracia como el Senado y Cámara de Representantes, de paso al Consejo de Estado y al mismo Ejecutivo, pero lo sucedido en torno a la prima decretada para los parlamentarios deja un sabor amargo y de repudio en la opinión de los colombianos.

El gobierno nacional mediante Decreto 2170 de 2013 acaba de revivir una prima especial que el Consejo de Estado había tumbado la norma anterior que establecía una prima de salud y localización que reducía en cerca de 7 millones el salario de los congresistas; como respuesta los parlamentarios iniciaron una especie de “plan tortuga” con respecto a la discusión y aprobación de proyectos de ley estratégicos para el gobierno como la reforma a la salud y el referendo consultivo sobre los eventuales acuerdos de paz que se lograran en La Habana. La falta de quórum era una amenaza real para que esos proyectos avanzaran en la actual legislatura.

El citado Decreto 2170/13 revive esa prima que constituye un incremento de $7.898.445 en el salario de cada Senador y Representante, argumenta el gobierno que el concepto de residencia “no es asunto que la legislación y la jurisprudencia nacionales hayan tratado de manera uniforme, razón por la cual la delimitación del ámbito de aplicación del fallo resulta, en la práctica, compleja y subjetiva, y podría generar en su aplicación inequidades salariales”, razón que no constituye un argumento jurídico de fondo para justificar el incremento en esa suma inequitativa, por ejemplo, frente a los incrementos al salario mínimo de los trabajadores rasos en el país.

Mucho menos puede defenderse la decisión con la argumentación del Minhacienda que señala que si no se aprobaba se tendrían que ver reducidos los salarios de cerca de dos mil funcionarios especialmente de la rama judicial; entre ellos magistrados de las altas cortes y de tribunales porque ningún funcionario, con excepción del presidente de la república y los embajadores, puede ganar más que un congresista y que se expondría a la nación a múltiples demandas por esa razón.

A partir del mes de octubre cada congresista volverá a percibir cerca de 25 millones de pesos mensuales como salario y la “prima especial de servicios”, creada con el decreto dado a conocer el lunes 7 de octubre por el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, le costará al Estado 2.069’392.590 de pesos mensuales.

No se trata de hacer demagogia o populismo barato con el tema, pero es indignante e inmoral, éticamente impresentable, que se esgriman argumentos como los del señor Mauricio Cárdenas, Ministro de Hacienda, cuando no se han tenido las mismas consideraciones, por ejemplo, frente a los justos reclamos de soldados y policías de la reserva activa, muchos de ellos lisiados de guerra o a los familiares de quienes perecieron defendido a la nación, que llevan más de un año pidiendo una nivelación pensional más que legítima y se diga que deben esperarse los resultados de las miles de demandas para hacer los ajustes fiscales, en ese caso al señor Ministro no le preocupa en lo más mínimo ese problema jurídico y sus efectos en los presupuestos.

En el fallo del Consejo de Estado, cuyo presidente ahora defiende sin razones jurídicas el nuevo Decreto, se encontró que la prima de vivienda y localización que se había asignado a los parlamentarios no se estaba usando para esos fines y que esas remuneraciones o primas, que en el sector privado se dan por regla general cada año, en lo público han sido y serán un asunto complejo, sobre todo en lo que tiene que ver con las pensiones; advierte con ello el Consejo la razón de la legislación en beneficio propio que concede beneficios prohibidos para el resto de los colombianos por la misma Constitución y que han dado lugar a los llamados “carruseles de las pensiones” en beneficio de parlamentarios, magistrados de altas Cortes y Tribunales, y para los altos empleados de la Fiscalía y el Poder Judicial. Precisamente, muchos congresistas tenían unas pensiones que sobrepasaban el tope para el resto de colombianos, lo que mediante sentencia tumbó la Corte Constitucional porque los parlamentarios accedían a las primas y luego argumentaban que eran parte del salario, lo que aún no se ha definido del todo jurídicamente con relación a nuestros administradores de justicia.

El gobierno obvia la argumentación del Consejo de Estado sobre el no uso a la destinación específica de la prima de salud y localización con el simple cambio de nombre de la prima a prima especial de servicios, algo impresentable en épocas electorales como las que se avecinan y donde se juega la posibilidad de una reelección presidencial.

Hay que rescatar la gallardía del Senador Juan Lozano, único entre 262 congresistas, que ha rechazado públicamente el Decreto 2170/2013 y ha anunciado que destinará ese incremento, al que no puede renunciar legalmente, a alguna obra social, a la vez que cuestionaba la falta de voluntad política gubernamental para resolver el caso de las pensiones de los reservistas, tema en que él ha insistido por más de un año. Posteriormente solo Iván Cepeda y Camilo Romero del PDA se limitaron a anunciar que van a consultar si pueden renunciar al incremento, mientras los otros congresistas de izquierda y de los partidos tradicionales defendieron la decisión del gobierno señalando que era un tema de “justicia laboral”.

Qué justicia social o laboral puede significar un incremento de $7.898.445 en el salario en un país donde el 54,84% de los trabajadores devenga un salario mínimo mensual de $589.500 al que debe restársele los aportes por seguridad social y otros como cooperativas, asociaciones, sindicatos, etc., y quienes viven en la informalidad o son trabajadores rurales gana menos de ese salario mínimo y sólo el 0,33% percibe salarios superiores a 10 millones de pesos; con lo actuado no sólo no se combate la desigualdad en esta materia que nos hace ostentar una de los más oprobiosas calificaciones en el mundo, sino que esa brecha se amplía sólo por razones electoreras a favor de esa minoría que representan nuestros 262 padres de la patria.

Cobra mayor valor y actualidad la propuesta de un congreso unicameral que represente un Estado austero que no debe comprar la lealtad de sus funcionarios con canonjías económicas para asegurar que cumplan con su deber.

 
3 comentarios

Publicado por en octubre 9, 2013 en Opinión Pública

 

3 Respuestas a “ÉTICA Y MORALMENTE INSOSTENIBLE E INDEFENDIBLE

  1. Rosita Welcker

    octubre 9, 2013 at 3:07 pm

    YO COMO COLOMBIANA ESTOY MUY BERRACA POR LO TANTO NO VOTARIA POR NINGUNO DE ESOS VENDIDOS MENOS POR ESOS LAGARTOS LADRONES HAMPONES DEL CONGRESO ESTE POR LO TANTO CREO QUE ES UNA MANERA MUY NEGATIVA DEL TRAIDOR DE SANTOS CON COLOMBIA EL CLARO LO HA DEMOSTRADO SER EL MAS FALSOS DE TODOS LOS FALSOS YO HARE LO QUE SEA EN CONTRA DE EL DE SU RELEECCION Y YA TRIUNFE EN UNA URIBE SE LANZA AL CONGRESO YO PUSE ANTE EL PARLAMENTO EUROPEO UNA PETICION PARA QUE LA UNION EUROPEA NO QUITARA DE LAS LISTAS A LAS FARC Y ELN DE TERRORISTAS HOY TUVE ESA GRAN NOTICIA TRABAJANDO POR COLOMBIA Y LA PATRIA DE INMEDIATO SE LO COMUNIQUE A MIS AMIGOS URIBISTAS COMO RICARDO PUENTES MELO , GUSTAVO ADOLFO MUNOZ ,GUSTAVO SALAZAR MUCHOS OTROS CON QUIENES LUCHAMOS POR LA COLOMBIA SIN TERRORISMO Y SIN PREVENDAS MENOS CORRUPTA .

     
  2. martha

    octubre 9, 2013 at 7:10 pm

    El Congreso debe ser austero, como nos corresponde al ser un pais con muchas carencias en todos los niveles, mientras los dineros los despilfarran los políticos con sueldos exagerados, malas inversiones regionales, etc. Debe haber un lineamiento político en el congreso, Gobernaciones, Alcaldias, etc., para que se denuncie el gasto exagerado en cosas superfluas. No más carros blindados para congresistas y políticos, sueldos fuera de control, inversiones no prioritarias para las necesidades más urgentes de nuestra Sociedad.

     
  3. Juan Herrera G.

    octubre 10, 2013 at 2:55 am

    Estamos hartos de las babosadas de Santos y sus ministros para repartir mermelada a sus áulicos y comprar aprobaciones. No tenemos Congreso con gente que representa al pueblo, tenemos una jauría hambrienta dispuesta a romper a dentelladas el erario además, cuentan con los magistrados para avalar cualquier decisión que les favorezca. El Ministro de Hacienda, hijo del destructor de la industria cafetera, es un cobarde que habla de demandas sin saber la reacción de quienes dicen defender la democracia y ser padres de la patria. Yo creo que son padrastros malos porque se lo quieren llevar todo. Qué falta de ética y honestidad la de esos bandidos llamados congresistas no lejos de los otros que están en la habana con sus fauces abiertas para acabar con lo poco que nos queda.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: