RSS

ADMINISTRACIÓN DISTRITAL SIN EXCUSA POR ABANDONO DE LA CIUDAD

22 Oct

ADMINISTRACIÓN DISTRITAL SIN EXCUSA POR ABANDONO DE LA CIUDADLo ocurrido este fin de semana en pleno corazón de Bogotá, la caída de una niña de 2 años a una alcantarilla sin tapa, es apenas una dolorosa muestra de lo que viene ocurriendo con la capital ante la desidia y abandono de la administración a la infraestructura urbana. Aunque la EAAB ha querido excusarse diciendo que no había sido informada de la falta de la tapa en plena Avenida Jiménez con Carrera 9, tal argumento no es válido ante la obligación de la empresa prestadora de este servicio público a mantener monitoreo y cuidado de su infraestructura y de las demás autoridades distritales encargadas de prevenir estos hechos lamentables.

Así como la EAAB pudo instalar la tapa en menos de 2 horas después del acontecimiento trágico, si sus burócratas y contratistas cumplieran con su deber podrían haberlo hecho antes de su ocurrencia.

La regulación de la prestación de los servicios públicos domiciliarios, como es el de alcantarillado, tiene su fuente en los artículos 1, 2, 334 y 365 de la Constitución Política, en la Ley 142 de 1994, además de lo dispuesto en el Decreto 302 de 2000 y el Acuerdo 01 de 2002 para el caso específico de Bogotá el cual establece como elemento fundamental del objeto de la EAAB, el realizar la construcción, instalación y mantenimiento de la infraestructura necesaria para prestar los servicios públicos domiciliarios a su cargo.

No es excusa justificable el que elementos como las tapas de las cajas de inspección y de alcantarillado sean objeto consuetudinario de la acción delictiva o los costos de su inmediata reposición, pues en todo caso la EAAB debe preservar el interés general conforme al mandato constitucional para la administración pública y parte de esa preservación la constituye el eliminar las condiciones de riesgo o peligro para los ciudadanos por el estado de la infraestructura con que cuenta para la prestación del servicio domiciliario a su cargo.

No es posible que a escasas dos cuadras del Palacio Liévano, sede del gobierno distrital, el abandono de la ciudad sea tan ostensible, no sólo es la ausencia de tapas de las cajas de inspección de servicios públicos, es el deterioro paulatino y sistemático de todo el inmobiliario urbano. Pasar por el Parque Santander ya es una odisea, no sólo por la presencia de excrementos, basuras y toda suerte de mugre, sino el nauseabundo olor que emana de un lugar emblemático donde además se encuentra el Museo del Oro, uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad.

La peatonalización de la Carrera 7 sólo ha servido para incrementar ese abandono, unas feas y manchadas materas con plantas mustias a lo largo de este corredor son el emblema de ese deterioro; la pérdida del comercio formal ha sido suplida por la presencia masiva de vendedores ambulantes, espectáculos dudosos y la invasión de indigentes que la tienen de mingitorio alejando al ciudadano de bien de su tránsito, el cual tiene que hacerse de manera forzada porque debe acudirse a alguna diligencia al centro de la ciudad. Raponeros, cosquilleros y delincuentes de toda pelambre convirtieron la antigua Calle Real en el imperio del desorden y la inseguridad.

Es lamentable ver los muros de edificios privados o públicos convertidos en el inmenso lienzo de cuanto mamarracho, pintada o grafiti imponen los vándalos como muestra de una repulsiva muestra de “arte callejero” o de protesta política. Postes y paredes a los que ya no les cabe un afiche o aviso más y detritos humanos en cualquier rincón o pasaje sirven como aviso de una vía que cada día se asemeja más a las imágenes de las ciudades en ruinas de ciertas películas “futuristas”.

Las dantescas sombras de los antiguos Cartucho y Bronx se extienden por todo el centro de la ciudad; la carrera 10 es una sucesión de edificios abandonados por sus antiguos propietarios en retirada por el empeoramiento de las condiciones de vida impuestas por la Alcaldía Mayor en manos de la izquierda durante los últimos 12 años, en la ejecución de una falsa política de “inclusión social”  que sólo ha servido para extender la miseria. Fachadas mugrosas y lúgubres de edificaciones que se convierten en refugio de malvivientes y delincuentes se alternan con bares y prostíbulos de baja estofa de donde emerge a cualquier hora el ruido estridente de música y palabrotas.

De la Bogotá pujante y símbolo de progreso, tolerancia y respeto por las normas de convivencia que dejaran las alcaldías de Mockus y Peñalosa se ha dado el paso a una ciudad enemiga del ser humano; aunque se manipulen las estadísticas de seguridad para mostrar “resultados” en materia de seguridad, los atracos, agresiones, invasión y destrucción del espacio público, están a la orden del día y el ciudadano honesto siente verdadero pánico al tener que ingresar al centro de la ciudad. Hordas de indigentes se pasean a toda hora con su carga de miseria humana, exigiendo limosnas con un garrote en la mano y el insulto, el escupitajo o el golpe artero a quien no le entregue una moneda. Esa es la Bogotá Humana que legará Gustavo Petro al próximo gobernante citadino.

Y no es cuestión de policía, los pocos agentes destinados a la vigilancia del centro de Bogotá ya ni saben qué hacer. Los operativos para recuperar el espacio público y desalojar a los malvivientes son desautorizados por el Alcalde Mayor o los alcaldes locales con el cuento de la inclusión social, cuando detienen algún delincuente en situación de flagrancia no tienen otro remedio que soltarlo al poco rato porque ni los fiscales, ni los jueces de garantías avalan las aprehensiones con la excusa de los “delitos bagatela” o de la hacinación en los centros de reclusión. Con esos peregrinos argumentos las batallas contra el delito que afecta al ciudadano de a pie, las termina perdiendo la Fuerza Pública gracias a la complicidad burocrática de quienes tienen el deber de administrar justicia y administrar la ciudad.

 
1 comentario

Publicado por en octubre 22, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “ADMINISTRACIÓN DISTRITAL SIN EXCUSA POR ABANDONO DE LA CIUDAD

  1. Rosita Welcker

    octubre 22, 2013 at 12:46 pm

    ES QUE ESO DEMUESTRA EN MANOS DE QUIEN ESTAMOS ADMINISTRADOS DEL HAMPA TERRORISTAS ASQUEROSOS INSERVIBLES AURELIANO DEMAS COMPLICES COMUNISTAS EL CARRUSEL DE LA CONTRACION ESOS COMUNISTAS Y SOCIALISTAS SIGLO XXI NO SIRVEN PARA NI MIERDA SI NO PARA MATAR ASESINAR SECUESTRAR EXTORCIONAR DEMAS FINES DELICUENCIALES HASTA CUANDO VAMOS A ESPERAR ESA REVOCATORIA DE AURELIANO ALIAS PETRO .

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: