RSS

COMIENZA A DEFINIRSE PANORAMA ELECTORAL PARA PRESIDENCIA

28 Oct

COMIENZA A DEFINIRSE PANORAMA ELECTORAL PARA PRESIDENCIACon la elección de Oscar Iván Zuluaga, ex ministro de Hacienda en el gobierno Uribe, el Uribe Centro Democrático UCD, con el 56% de los votos de los convencionistas, el panorama electoral por la presidencia de Colombia comienza a cobrar forma; los otros candidatos serían Antonio Navarro por la Alianza Verde Progresista y Clara López por el Polo Democrático Alternativo PDA, con escazas posibilidades de coalición; e indudablemente el actual presidente, Juan Manuel Santos que buscaría su reelección con una debilitada Unidad Nacional conformada por el Partido de la U, el liberalismo y un minoritario sector conservador.

Desafortunadamente para Colombia la simultaneidad de la elección de congresistas, presidencia y el voto por el referendo aprobatorio de los acuerdos de La Habana va a convertir el tema del proceso de paz en el tema central y de polarización del debate, con afectación a otros temas de urgencia nacional como la reforma a la justicia, la reforma pensional, la reforma a la salud y los indicadores económicos. Quiérase o no, las Farc tienen todo un campo abonado para intervenir abiertamente aunque no cuenten con candidatos a corporaciones propios, pero es un hecho que actuarán en política en cuerpo ajeno.

Lo que se aprecia es que en esta ocasión no habrá un ganador de la carrera presidencial en primera vuelta y pese a la ventaja que pueda tener Juan Manuel Santos como presidente-candidato, las encuestas muestran una merma continua en la intención reeleccionista de los potenciales votantes. Las fuerzas distintas a la UCD le apuestan a una escisión al interior de esta propiciada por Francisco Santos y algunos sectores más radicales que ven con desconfianza a Zuluaga; sin embargo a favor de la UCD cuenta la intención de bases del conservatismo (hasta un 60%) y del Partido de la U (un 44%), de votar por el candidato presidencial de la UCD.

Por el lado de la izquierda, la cosa no es más fácil; entre la recién creada Alianza Verde Progresista y el PDA, existen diferencias de fondo generadas por las rupturas que se derivaron entre Gustavo Petro y el PDA y la presunta exclusión del Partido Comunista de este último, que seguramente buscaría inclinar su pequeño caudal electoral a candidatos regionales y locales de la Marcha Patriótica y las Farc, pero sin gran incidencia en la contienda presidencial, en tanto hasta ahora Enrique Peñalosa hace parte del Partido Verde Progresista y tiene una gran fuerza dentro de ese movimiento que es casi imposible se vuelque a apoyar una candidatura de la izquierda radical representada por Clara López o una figura surgida del fundamentalismo marxista-leninista, que tampoco la hay.

En cualquier caso y en el más optimista de los escenarios, la izquierda no tiene cómo superar el 30% de votos a favor en el total nacional obtenido en su mejor época. La esperanza de estos sectores de que se repita la “ola verde” y puedan convertirse en opción de tercería definitoria no pasa de ser una utopía.

Por el lado conservador y de acuerdo a lo ocurrido en el Congreso Ideológico recientemente celebrado, hay una división entre la dirección, que representa a los actuales parlamentarios de ese partido que integran la Unidad Nacional y quienes aspiran a la presentación de un candidato propio, como José Félix Lafaurie o Martha Lucía Ramírez, que representan a las bases conservadoras pero no tienen el manejo de la maquinaria clientelista que se inclina por apoyar la reelección presidencial.

Así las cosas, es previsible una segunda vuelta entre el candidato de la UCD y el presidente Santos, que en ese escenario si contaría con el apoyo de la izquierda y de sectores críticos y enemigos de los planteamientos del retorno a la seguridad democrática y un nuevo rumbo en el proceso de negociación con el narcoterrorismo. Desde allí se avizora un recrudecimiento de los epítetos descalificadores en uno u otro bando, que la propuesta reeleccionista procurará solucionar con la convocatoria al referendo en las mismas jornadas electorales a Congreso y Presidencia como mecanismo político de ventaja.

En el escenario de una segunda vuelta entre el candidato del UCD y el presidente, si entrarían a jugar fuerte las Farc, como lo han anunciado de antemano al señalar que en esa eventualidad apoyarían a quien respalda el modelo de proceso de diálogos, tal y como está diseñado ahora, en tanto representa una real posibilidad de obtener concesiones que en ningún otro momento alcanzarían; su retórica en torno al marco jurídico para la paz y el referendo no dejaría de ser otra cortina de humo en tanto de todas maneras están logrando beneficios que en ningún otro proceso ha logrado una organización armada ilegal que además cuenta con el calificativo de narcotraficante y terrorista por la comunidad mundial.

Habrá que esperar los nuevos acontecimientos que se deparen en este fin de año y las definiciones pendientes, pero el panorama político colombiano tiene nubarrones de tormenta que incrementarán la incertidumbre y la desconfianza por su contenido de polarización que sólo favorecería a los enemigos de la democracia.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 28, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: