RSS

AHORA TRATADO DE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA

04 Feb

AHORA TRATADO DE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRAAtendiendo una de esas desafortunadas y folclóricas salidas del Vicepresidente Angelino Garzón, quien urgiera acuerdos en La Habana o al menos un tratado de humanización del conflicto, las Farc han tomado al vuelo la propuesta para hacerla suya  e introducir otro elemento distractor a las ya largas negociaciones que entran en su vigésima jornada y aún sobre el punto tercero de la agenda, la cuestión del narcotráfico.

Para que las Farc renuncien a las acciones narcoterroristas no se requiere un tratado, se requiere simplemente que den la orden desde la comodidad de La Habana a sus estructuras criminales a que cesen el uso de armas no convencionales, a los atentados contra la población civil, el reclutamiento de menores y toda suerte de delitos de lesa humanidad que a diario están cometiendo en diferentes regiones donde aún tienen alguna presencia.

Sin embargo y como ha sido usual en toda su historia, las Farc no reconocen su responsabilidad como fuente generadora de toda violencia sino que pretenden trasladarla a la sociedad colombiana y condicionan la aceptación de la propuesta del Vicepresidente Garzón a que sea el Estado sea el que renuncie a su obligación constitucional y legal de neutralizar todo factor de amenaza a la convivencia pacífica y dicen: (…) No pueden pedirle a las FARC-EP que cesen unilateralmente la lucha a fin de asegurar la ofensiva y la agresión desatada por el alto mando militar contra la insurgencia, contra el movimiento popular y sus organizaciones… Pactar unos mínimos involucra a las dos partes que intervienen en el conflicto, es decir, al gobierno y a la insurgencia” (ANNCOL-FARC, 2014)

Y es que la propuesta marginal del Vicepresidente pareciere acudir como un salvavidas a las Farc en momentos en que las Fuerzas Militares siguen propinando duros golpes a sus estructuras criminales en el país; en lo corrido de 2014 se han neutralizado 128 terroristas en el país, tanto de las Farc como del Eln, se ha capturado abundante material de guerra y logístico, debilitando aún más las estructuras delincuenciales en aquellas zonas donde persisten en el narcoterrorismo como modo de vida, aunque mantengan un discurso político para ocultar su verdadera naturaleza.

De ahí que para la organización narcoterrorista la espontánea propuesta se convierta en una posibilidad de salvavidas a sus estructuras, pedir un cese bilateral de hostilidades entre las partes que, con verificación internacional, facilite encontrar con mayor rapidez ambientes de seguridad y confianza entre las comisiones de diálogo de las partes, y  sobre todo, para  aliviar las tragedias y la zozobra que afectan a millones de colombianos, inmersos en la vorágine de esta guerra (ANNCOL-FARC, Carta pública al vicepresidente Angelino Garzón, 2014), es una oportunidad de oro para presionar el cese de la ofensiva militar en ese 10% del país donde desarrollan su actividad criminal sin renunciar a ella.

Es curioso que la carta al Vicepresidente enviada desde La Habana por los cabecillas narcoterroristas sea publicitada simultáneamente con una serie de denuncias de presuntas amenazas a elementos de la Marcha Patriótica MAPA y de la Unión Patriótica UP por voceros de estas organizaciones y que las Farc insistan en su misiva en que el ejército, la policía, la marina, los asesores militares norteamericanos, israelíes e ingleses, continúan bombardeando, asesinando y persiguiendo, no solo a los combatientes de las FARC-EP y el ELN, sino a los luchadores por la recuperación de tierras, a los dirigentes agrarios, estudiantiles y sindicales, a los dirigentes de la Marcha Patriótica y de la UP. (ANNCOL-FARC. Et.al.)

Evidentemente las Farc saben en qué terreno juegan para tratar de ganar posicionamiento; la cercanía de los procesos electorales de marzo y mayo de este año es un estadio óptimo para llamar la atención e insistir en su auto calificación de víctimas puede atrapar incautos que lleguen hasta a considerar justa la propuesta de regularización del conflicto, esto es que el Estado renuncie al deber de perseguirlas y someterlas mientras no exista un acuerdo real de paz.

En cuanto a los anuncios de amenazas contra dirigentes de la MAPA y la UP no es sólo la coincidencia con la carta al Vicepresidente de las Farc, sino a la incredulidad que ya genera el uso permanente de esos anuncios por parte de la izquierda los que siembran dudas; las Farc desde la pasada década vienen actuando conjuntamente especialmente en El Catatumbo, Cauca, Nariño y Putumayo, con bandas criminales como los “Rastrojos”, de donde supuestamente provienen las amenazas (ELTIEMPO, 2010), y llama la atención que éstas estarían dirigidas contra la candidata presidencial de la UP, Aída Avella, y un candidato a la Cámara de la Alianza Verde, Carlos Lozano, partido que no es representativo de ese radicalismo afín ideológicamente a las Farc.

La alianza Farc-Bacrim fue evidenciada totalmente con la incautación de los computadores personales de diferentes cabecillas abatidos en operaciones militares, entre ellos el bandido conocido con el alias Edgar Tovar, esa información equivale a desnudar por completo los secretos de las Farc como dijera el fallecido Tirofijo con relación a los equipos incautados en la Operación Fénix contra el también abatido terrorista Luis Edgar Devia, alias Raúl Reyes.

A modo de ejemplo baste señalar como el frente 36 de las Farc trabaja conjuntamente con “Los Rastrojos” de Luis Enrique Calle Serna, alias Comba; los frentes 57 y 34 con alias Chaverra y Daniel Rendón Herrera, ese mismo frente 57 tiene pactos con la Bacrim “Los Paisas” en el Urabá. Todas estas alianzas hacen parte de la recomposición de los Bloques Oriental y Sur de la narcoguerrilla, para responder a la dura ofensiva militar en su contra, alianzas que son tan evidentes y tan reconocidas en el mundo del hampa internacional que agencias como la DEA califican a las Farc como un cártel similar a los desaparecidos en Medellín o Cali, o a los cárteles mexicanos actuales. Tienen el mismo modus operandi y asumieron hasta sus mismos comportamientos mafiosos.

Ahora, que eventualmente puedan presentarse conflictos entre las Farc y las Bacrim por un reposicionamiento en las zonas de cultivo, laboratorios y rutas de narcotráfico no es del todo imposible, es la constante entre las organizaciones criminales de ese tipo; es posible que las Bacrim puedan comenzar a recelar de las Farc si se concretan zonas de control territorial integral para éstas en La Habana, sienten una amenaza real a su poderío y buscan consolidarlo, de ahí que previendo esta situación las Farc y sus aparatos políticos comiencen de nuevo a agitar el fantasma de los “paramilitares” para distraer la atención.

Lo importante es que el país comprenda que las Farc ya no son amenaza como brazo armado de un proyecto político respondiendo a la tesis de la combinación de las formas de lucha, pasan a ser otro elemento violento que amenaza la convivencia pacífica como los son las Bacrim y otro tipo de organizaciones delincuenciales a las que el Estado debe combatir y neutralizar para cumplir los fines fundamentales de su existencia.

 
1 comentario

Publicado por en febrero 4, 2014 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “AHORA TRATADO DE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA

  1. Rosita Welcker

    febrero 4, 2014 at 8:30 pm

    LA REGULACION DEL NARCO TRAFICO DIRIA YO Y LOS SECUESTROS EXTORSIONES SERIA LA REGULACION DEL DELITO DE LOS TERRORISTAS

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: