RSS

LOS PÁJAROS TIRÁNDOLE A LAS ESCOPETAS

24 Feb

LOS PÁJAROS TIRÁNDOLE A LAS ESCOPETASValiéndose de los hechos presentados recientemente en torno al Ejército Nacional de Colombia, derivados de unas denuncias hechas por la revista Semana a partir de unas interceptaciones cuyo origen es desconocido y que refieren a supuestas conductas punibles cometidas por miembros de la Fuerza cuya materialidad tampoco ha sido probada, las Farc ahora posan de jueces morales y exigen resultados en investigaciones y sanciones para los responsables (ANNCOL-FARC, 2014)

Con su ya característico cinismo la narcoguerrilla afirma que hay descomposición en el Ejército desde siempre y que el Estado ha sido indolente y permisivo con esas conductas reprochables, especialmente frente a las “ejecuciones extrajudiciales”, porque “es tan aberrante esa práctica criminal de quitarle la vida a una persona en razón de sus creencias políticas, religiosas, etc., que el pueblo colombiano en su inmensa sabiduría afirma que el primer requisito para ser militar es tener un inconmensurable desprecio por la vida de los demás. Lo que significa ser un asesino” (ANNCOL-FARC. Et.al.)

Si esa es la visión moral de las Farc sobre los requisitos para los hombres de armas, habría que preguntarse cuál sería entonces el calificativo que ellas mismas se darían luego de más de 50 años de depredación contra el pueblo colombiano; contra el Ejército Nacional no pesan hechos criminales como los de Bojayá en el Chocó, el asesinato del pueblo Awá en el Nariño, la extinción de toda una familia de políticos en el Caquetá, la responsabilidad de más de 3.000 secuestrados-desaparecidos, ente ellos 946 soldados y policías, sobre los que no dan respuesta sino que se remiten a la burla sistemática en La Habana.

Habría que preguntarles cómo consideran a los cientos de miles de hombres, mujeres y niños que han perdido la vida en las diferentes fases del cultivo, producción y comercialización de narcóticos, crimen del cual hoy son los mayores responsables en Colombia y el mundo; por aquellos que han muerto o padecen el infierno de la adicción para que las Farc acumulen capital sangriento para proseguir su irracional guerra contra la sociedad colombiana.

Y es que toda la historia de las Farc gira en torno de los más execrables crímenes hoy considerados de lesa humanidad; desde los 47 muertos del clan Loayza, que habían sido los mentores de Tirofijo, en El Davis en 1952, para cumplir la orden del Partido Comunista de convertir los rescoldos de las guerrillas liberales en su aparato armado hasta los últimos crímenes en servidores públicos cometidos en el presente año. Son 62 años de permanente accionar para arrebatarle la vida a personas por motivos fútiles, primero la toma del poder y ahora la consolidación del narcoterrorismo.

El discurso bolivariano que hoy agitan para esconder su naturaleza criminal no los exime de esas responsabilidades históricas ante la sociedad nacional o mundial; nada de noble, altruista o generoso tienen las actividades que hoy desarrollan en algunas regiones del país para explotar el narcotráfico, la minería ilegal, la depredación ecológica, los crímenes contra niños y adolescentes reclutados como carne de cañón o instrumentos sexuales, delitos de género, etc., que el mundo ha conocido perfectamente gracias a los desarrollos de las comunicaciones en tiempo real.

La imagen de un padre que carga sobre sus hombros el cadáver destrozado de su hijo víctima de una de las miles de minas antipersonal que han sembrado en las veredas y campos colombianos ejemplariza lo que realmente son las Farc, un grupo terrorista que ostenta un absoluto desprecio por la vida y la dignidad del ser humano, no en vano ostentan un deshonroso lugar entre las 27 organizaciones terroristas más criminales del mundo; no en vano hasta 2001, al amparo de ese pensamiento “políticamente correcto” que tanto terreno ha ganado en las universidades, en la prensa y aun entre funcionarios y legisladores “liberales” de Estados Unidos y de la Unión Europea, los narcoguerrilleros eran calificados de una manera muy benévola como “insurgentes” o “rebeldes políticos” y no como terroristas.

Las Farc, en lugar de seguir mintiendo y burlándose cínicamente del mundo, deben entender que ya, incluso en los medios de la izquierda en América o Europa —y no sólo de la izquierda marxista-leninista, sino también de la izquierda democrática o socialdemócrata— la idea romántica y trasnochada de que la guerrilla es una respuesta contundente a la pobreza, la desigualdad social y el monopolio del poder por parte de oligarquías políticas y económicas en el subcontinente latinoamericano, ha perdido lugar y se reduce a minorías fanáticas que no despiertan ningún interés; el apoyo político que tenían se va reduciendo con la crisis que afronta el llamado socialismo del siglo XXI en Latinoamérica y el Caribe cuya fortaleza provino del petróleo venezolano y del liderazgo mesiánico de Hugo Chávez. Fallecido este, su bolivarianismo se convirtió en un gran fracaso.

Desde todos los ángulos por donde quieran mirar, las Farc encontrarán que todo el mundo les dice que su tiempo ya pasó y en lugar de dedicarse a inventar fábulas como las que sostienen sus medios propagandísticos como Anncol, deberían dedicarse a construir un verdadero programa político aplicable a la nueva realidad de Colombia, que en un gesto verdadero de grandeza y altruismo les ha brindado una nueva oportunidad para reinsertarse a la civilidad y abandonar las armas como parte de su “combinación de las formas de lucha”, renunciar de una vez y por todas al crimen, al narcotráfico y al terrorismo, y devolverle al país la paz que le han arrebatado por más de 60 años.

 
1 comentario

Publicado por en febrero 24, 2014 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “LOS PÁJAROS TIRÁNDOLE A LAS ESCOPETAS

  1. cesar

    junio 12, 2014 at 1:05 pm

    Este discurso esta muy bueno para que lo tomen los grupos armados incluyendo los oficiales delestado.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: