RSS

ROMPIMIENTO DE LA UNIDAD AMERICANA

06 Mar

ROMPIMIENTO DE LA UNIDAD AMERICANANo son de poca monta las decisiones tomadas por el gobierno venezolano en las últimas horas, el desconocimiento de la OEA como organismo multilateral de la unidad continental y el rompimiento de relaciones con Panamá por haber convocado el Consejo de Seguridad para evaluar la situación de Venezuela en el contexto de los últimos hechos de violencia institucional contra los ciudadanos que desde el 12 de febrero adelantan gigantescas protestas por el estado de cosas en la nación vecina.

Indudablemente el anuncio del rompimiento de relaciones con Panamá busca bloquear cualquier acción internacional en el continente sobre la aplicación de la Carta Democrática, violada desde la ilicitud de la elección del actual gobernante venezolano aun cuando con maniobras diplomáticas UNASUR la avalara con la condición de un reconteo de votos que nunca se hizo, burla que jamás fue reclamada por los gobernantes que la habían puesto como condición.

Aprovechando los actos de conmemoración del fallecimiento de Hugo Chávez Frías y la presencia de algunos mandatarios regionales, entre ellos Raúl Castro, Maduro se refirió directamente a la solicitud que hizo Panamá ante la Organización de Estados Americanos (OEA) para que analice la situación de Venezuela. “Nuestro Gobierno no ha hecho ninguna solicitud formal; y si una comisión de la OEA decide entrar al país, tendrá que hacerlo de manera ilegal porque acá nadie nos pisará nuevamente”.

Para desconocer la autoridad de la OEA, el gobierno venezolano ha referido que Organismos multilaterales de la región, como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Comunidad del Caribe (Caricom), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) han manifestado su apoyo a la democracia, a la institucionalidad y a los esfuerzos del Gobierno venezolano por mantener la paz. De mantenerse esta decisión por parte de los gobiernos que conforman estos organismos surgidos del Foro de Sao Paulo, excepto Mercosur, ello significaría un rompimiento de la unidad americana en tanto se dejarían por fuera a Canadá y EE.UU y eventualmente a todo gobierno que no siga los lineamientos del llamado socialismo del siglo XXI.

Llama la atención que la OEA fue útil para los socialistas cuando se condenaron las decisiones soberanas de Honduras o Paraguay, pero consideran injerencista que el organismo multilateral analice el caso venezolano a la luz de la Carta Democrática.

Para el gobierno venezolano es una injerencia foránea el que dicho instrumento internacional exija entre otras cosas como elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos.

No es requisito indispensable que el Estado miembro afectado por situaciones que alteren la democracia sea el que pida la intervención de la OEA, el art. 20 de la Carta señala que en caso de que en un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente; por lo tanto, no puede considerarse como una injerencia en los asuntos internos de Venezuela la solicitud hecha al Consejo Permanente, boicoteada por la delegación diplomática bolivariana desde el pasado 20 de febrero.

Indudablemente los hechos acaecidos en Venezuela y que ya acumulan 18 muertos, centenares de heridos y más de un millar de detenidos por ejercer sus derechos democráticos, constituyen una clara y flagrante violación a los principios de la democracia; las decisiones gubernamentales se asemejan cada día más a las de un gobierno dictatorial como los que provocaron situaciones similares en los países árabes y actualmente en Ucrania, por lo que no se justifica un apoyo soterrado fundamentado en intereses económicos o políticos en los que el melifluo lenguaje diplomático suple el que debe observarse en defensa de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario irrespetado por el gobierno venezolano.

Esta es quizá la prueba de fuego más significativa que la vigencia de la OEA tiene en estos momentos, pese a la afinidad ideológica del Secretario General Insulza con el gobierno venezolano, los principios democráticos deben privilegiarse a cualquier consideración política en tanto en Venezuela se corre el riesgo de una verdadera situación de caos y polarización que amenazan la subsistencia de la democracia en la patria del Libertador.

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 6, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: