RSS

ELECCIÓN DE CONGRESO VITAL PARA FUTURO DE COLOMBIA

08 Mar

ELECCIÓN DE CONGRESO VITAL PARA FUTURO DE COLOMBIAMañana domingo 9 de marzo se realizarán en todo el territorio nacional las elecciones para Senado y Cámara de Representantes, corporaciones que constituyen el poder legislativo de Colombia y constituye el Congreso bicameral; los dignatarios electos constituyen la representación del poder popular y deben actuar consultando la justicia y el bien común, el interés general que constituye el principio fundamental del Estado social de derecho.

La importancia del Congreso de la república ha sido desafortunadamente opacada por los escándalos de corrupción, politiquería y tráfico de influencias, amén de las relaciones non sanctas de algunos de sus miembros con organizaciones armadas ilegales y otras formas de criminalidad. Pero el Congreso es vital para la consolidación de la democracia y de ahí la altísima responsabilidad de los ciudadanos al elegir Senadores y Representantes en desarrollo del deber señalado en el art. 95.5 de la Constitución.

El Congreso Nacional tiene ni más ni menos, entre otras, el poder constituyente en representación del pueblo, puede reformar la Constitución mediante actos legislativos que afectan la vida de todos los habitantes del territorio nacional; también tiene un poder de control político y control público para garantizarle a los colombianos el desarrollo legítimo de las instituciones a través de los programas de gobierno y la legislación necesaria para su cumplimiento; es también un órgano judicial de los altos dignatarios del Estado para evitar abusos de poder, omisiones o acciones contrarias a su función.

El debate sobre la importancia del Legislativo en la vida republicana y en la democracia es universal, en tanto es el órgano del poder público más importante dentro del Estado moderno y en aquellos que se rigen por un régimen de gobierno presidencial como el colombiano.

Se considera que el origen remoto de la institución representativa está situado en la Curia Regis o Concilio que como órganos consultivos colaboraban con los monarcas o príncipes en los Estados europeos de la Edad Media, los cuales se integraban en un primer momento por la nobleza y el alto clero feudal, cuya convocatoria, funcionamiento y disolución dependían discrecionalmente de la voluntad del soberano convocante. Posteriormente, se incorporaron los representantes de otros sectores: caballeros agrarios, mandatarios de las ciudades, villas o burgos, entre otros, haciendo que el parlamento se separara del ámbito regio. Así, por ejemplo, en 1188 Alfonso IX convoca una Curia en León; en 1218 se convoca para las Cortes de Cataluña y en 1274 para Aragón; Eduardo I convoca en Inglaterra el “Parlamento modelo” en 1295; Felipe IV de Francia realiza la convocatoria para la Asamblea Nacional en 1302; en Italia se efectúa en 1296 la convocatoria del “Parlamento del Reino de Silicia”. Este paso de institución real a popular es el inicio del parlamento como un órgano de poder, el cual empieza a tener la representación de los miembros de la sociedad, y poco a poco adquiere mayor legitimidad frente al rey, el cual paulatinamente perderá facultades que serán asumidas por otros órganos del Estado. (CHÁVEZ HERNÁNDEZ, 2011)

Allí radica precisamente la importancia de la elección a realizarse mañana, ratificar la independencia del Congreso como expresión de la representación democrática de los ciudadanos para evitar desbordes, excesos u omisiones, especialmente del poder ejecutivo de cara a un proceso fundamental en la vida nacional como es la posibilidad del cese del conflicto armado que por más de 50 años ha desangrado a Colombia, impidiendo el ingreso pleno de la sociedad a las bondades de la modernidad y el desarrollo social, económico y político.

El derecho-deber constitucional de cada ciudadano está definido como la participación en la vida política, cívica y comunitaria del país como expresión máxima de la democracia participativa en la conformación y control del poder político.

Abstenerse de elegir es renunciar a esos derechos fundamentales y es dejar en manos de otros las decisiones que afectarán la vida propia, la de su entorno familiar, social y económico; decir que no se elige porque siempre son los mismos con las mismas, recurrido argumento de los abstencionistas, es demostrar indiferencia cobarde con los destinos de la patria. Hay toda una baraja de aspirantes que conforman el espectro político e ideológico legal en Colombia y corresponde al ciudadano elegir las mejores propuestas realizables en un futuro posconflicto para enrumbar la nación hacia ese estado de desarrollo anhelado.

Fundamentalmente, a la hora de elegir, el ciudadano debe tener la convicción de que aquella persona por quien deposita el voto es un ser humano íntegro, sin tacha alguna, con una ética y una moral privada y pública que sea garantía real de su desempeño en procura del bien común.

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 8, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: