RSS

PROCESO DE LA HABANA Y SITUACIÓN DE BOGOTÁ

21 Mar

SITUACIÓN DE BOGOTÁDe manera oportunista se quiere vincular la decisión disciplinaria tomada en torno al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, y el proceso de diálogos con las Farc en La Habana. Tanto el ahora ex alcalde como los negociadores de la narcoguerrilla aducen falta de garantías políticas y democráticas para los guerrilleros desmovilizados y ponen de ejemplo el caso Petro ignorando que hay otros casos donde fueron elegidos y culminaron con éxito su gestión como ocurrió con Navarro Wolf, ex gobernador de Nariño, con altas calificaciones reconocidas por la sociedad.

Tanto Petro como las Farc aprovechan la coyuntura de la destitución del ex alcalde para impulsar nuevamente la propuesta de una asamblea constituyente a la medida de los intereses del narcoterrorismo, en la que los únicos temas serían aquellos no incluidos en los acuerdos que pudieren alcanzarse en La Habana y otros relacionados con la conversión de Colombia en un país acorde a los postulados del Foro de Sao Paulo y el llamado socialismo del siglo XXI.

En su discurso de despedida en un balcón de la alcaldía ante algunos centenares de sus seguidores, el destituido burgomaestre reclamaba esa constituyente señalando que la Constitución del 91 había muerto con su sanción disciplinaria, afirmando que la ciudadanía “tiene la responsabilidad de cambiar las instituciones y construir la dirigencia de la paz. La generación de la paz nos impone una tarea enorme: convocar a los pueblos de Colombia a la asamblea nacional constituyente, porque el voto en Colombia no sirve”; a su vez los cabecillas de las Farc desde La Habana ordenaban a la Marcha Patriótica y la Unión Patriótica a rechazar con vehemencia esta decisión –la destitución de Petro-, y llamar a las gentes del común, a defender La Paz y la democracia en las calles, a ser poder constituyente. Reafirmamos –dice el comunicado difundido por Anncol-,  en ese mismo sentido nuestra profunda convicción de que la fuerza del pueblo empujé una Asamblea Nacional Constituyente para La Paz y la democracia, como forma de impulsar un renacer para nuestra sociedad envié la en instituciones anacrónicas, antidemocráticas y caducas.

Desde que se anunció la investigación disciplinaria adelantada por la Procuraduría contra el ex alcalde, la izquierda y la narcoguerrilla que sabían de la certeza de los cargos formulados y la imposibilidad fáctica y jurídica de desvirtuarlos, amenazaron con tomar represalias en La Habana si se procedía en derecho a sancionar al burgomaestre; ese chantaje se plasmó en el abuso de los mecanismos de defensa como la famosa “tutelatón” y otras maniobras dilatorias en la jurisdicción nacional buscando un salvavidas en la cuestionada Comisión Interamericana de Derechos Humanos y una presión política del club socialista latinoamericano para evitar lo inevitable, la correspondiente sanción e inhabilidad de Petro por sus yerros administrativos.

Para las Farc, la destitución de Petro es fundamentalmente uno de los más visibles mensajes contra la democracia y la paz en Colombia, reafirmando con exclusión y arbitrariedad, que la izquierda no tiene espacios dentro del actual sistema político y los diseños institucionales que permiten que se destituya por mecanismos de arbitrariedad, las decisiones tomadas en democracia, al igual que lo sucedido con la senadora del pueblo, Piedad Córdoba Ruiz (FARC-ANNCOL, 2014), repitiendo la misma mentirosa excusa utilizada para sostener la irracional violencia contra la sociedad colombiana desde hace 60 años.

Incluso en las épocas en que el PCC fue declarado ilegal en Colombia, los autores de la combinación de las formas de lucha y las mismas narcoguerrillas tuvieron asiento en el Congreso colombiano al cobijo del partido Liberal, como sucediera en la década de los 40 con Juan de la Cruz Varela y posteriormente el Estado fue laxo y permisivo con la abierta apología que los representantes comunistas han hecho del narcoterrorismo en cuanta tribuna y espacio tienen; otra cosa distinta es que el pueblo colombiano nunca ha atendido sus propuestas por no compartirlas, si algún apoyo tuvieron hasta 2002 fue mediante el terror armado impuesto en algunas regiones del país.

Como reza algún cartel expuesto por el chavismo en Venezuela y como ha ocurrido en Cuba, para la izquierda la democracia perfecta únicamente es aquella donde no exista ningún tipo de oposición al socialismo y a la tiranía de un partido único que maneje a su acomodo todos los poderes públicos y las libertades ciudadanas, donde una elección sólo sea un mecanismo formal para “legitimar” la univocidad política, social, económica y militar. Esa es la democracia que el narcoterrorismo y la izquierda quieren imponer a través de su constituyente.

Bogotá y Venezuela se convierten hoy en el ejemplo mundial de cómo la izquierda no sabe administrar la riqueza de una urbe o de un país para el beneficio general, como lo ha sido el caso cubano por más de medio siglo; el derrumbe de la URSS y sus satélites son un paradigma del fracaso socialista aun cuando quiera disfrazarse como novedoso como lo hace el Foro de Sao Paulo y con ello se demuestra que no existe una razón de fondo real para el chantaje que las Farc y la izquierda le hacen al país al vincular la destitución de un funcionario incompetente, inepto e irresponsable, con lo que pueda dialogarse o negociarse en La Habana.

La propuesta de una constituyente en el país sino conlleva igualdad de condiciones y oportunidades de representación para todos los sectores políticos, sociales y económicos del país, para que puedan elegir a los constituyentes de forma directa y democrática, es un engaño al país y en ese arte la izquierda y el narcoterrorismo tienen una experiencia grande como lo han demostrado en la historia al convertirse en poder tiránico pese a ser minorías, ellos saben explotar las debilidades que la democracia tiene precisamente por su naturaleza incluyente.

 
2 comentarios

Publicado por en marzo 21, 2014 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “PROCESO DE LA HABANA Y SITUACIÓN DE BOGOTÁ

  1. j kbal

    marzo 21, 2014 at 11:51 pm

    Estoy de acuerdo , de la misma manera cualquier error que cometa la fuerza publica la van a aprovechar

     
  2. Rosita Welcker

    abril 2, 2014 at 5:03 pm

    ADEMAS DE SER PETRO INEPTO Y PETULANTE ES UN DESASTRE Y TERMINO CON BOGOTA FUE UN VERDADERO DESASTRE CON CONSECUENCIAS FUNESTAS.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: