RSS

UN FRACASO LLAMADO OEA

22 Mar

UN FRACASO LLAMADO OEALo sucedido este 21 de febrero de 2014 marca el fin de la credibilidad de la Organización de Estados Americanos OEA como mecanismo multilateral garante de la democracia y las libertades civiles; resulta bochornoso que un país como Venezuela manipule las decisiones del Consejo de Seguridad de la OEA presionando a los gobiernos a no atender el hecho cierto de la grave crisis humanitaria mediante la amenaza con su poder económico y petrolero, amenazando a unos con cortar suministros y subsidios y a otros con el no pago de las altísimas deudas que ha adquirido en los últimos 15 años.

El Consejo de Seguridad fue convocado a solicitud de Panamá para atender las denuncias que en materia de violaciones a los DD.HH y abolición de los principios de la democracia ocurren en el país gobernado por Nicolás Maduro y el PSUV con exclusión de toda oposición mediante juicios sumarios a sus opositores en que todo vestigio del debido proceso y el derecho a la defensa es anulado, en la desmedida utilización de la fuerza para acallar las protestas que iniciara el movimiento estudiantil el pasado 12 de febrero y que hoy convocan a más del 60% de los ciudadanos, represión que ha cobrado la vida de más de 30 personas, cientos de heridos y al menos dos millares de detenidos sometidos a toda clase de vejámenes.

Y es que lo más grave es que esa represión se está ejerciendo especialmente con grupos de civiles armados por el Estado, los colectivos motorizados, que no tienen un reconocimiento como autoridad legal de policía y que hacen uso de armas de fuego y otros métodos de manera indiscriminada contra la población civil aún dentro de sus propios hogares, sitios de trabajo o en las concentraciones pacíficas; estos grupos, como lo denuncian autoridades municipales hoy perseguidas por no evitar violentamente las protestas, están dirigidos por el G2 cubano que en Venezuela tiene una altísima representación e influencia, según fuentes militares de ese país allí se concentran hoy cerca de 60.000 individuos del Ejército y policía política del castrismo y dirigen las FANB y la GNB venezolanas.

Tales eran las denuncias que en el Consejo de Seguridad de la OEA debía hacer la diputada María Corina Machado, a quien Panamá cedió su asiento, pero la manipulación de la delegación venezolana no sólo impidió que la sesión fuera pública sino que al final hizo excluir el tema de la agenda, a la señora Machado se le permitió al final de la tarde una intervención de un minuto de manera formal en medio del sabotaje de la delegación venezolana y su comparsa con el beneplácito de José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización.

Quedan para la historia los principios fundacionales de la OEA, especialmente el de defender la democracia representativa como condición indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región; es vergonzoso el doble rasero utilizado para hablar de democracia en ese foro, mientras se aisló y condenó a Honduras y Paraguay por el ejercicio de actos soberanos de esos países para apartar del gobierno a presidentes representantes del club socialista por violación abierta de la ley, ha ignorado de manera sistemática la violación de la democracia en Venezuela mediante elecciones amañadas, cooptación de los poderes públicos por un único partido de gobierno y la grave crisis humanitaria actual provocada por un modelo totalitarios que viola abiertamente todas las libertades civiles, económicas, sociales y políticas.

El Foro de Sao Paulo había convertido en un objetivo principal el control de la OEA exacerbando nacionalismos chauvinistas para excluir de las decisiones continentales a EE.UU y Canadá, como a todos aquellos países que no hacían parte de esa corriente ideológica llamada socialismo del siglo XXI y lo lograron; al imponer al militante comunista chileno José María Insulza como Secretario General castraron al organismo americano de su verdadera naturaleza, constituyendo incluso un organismo paralelo como UNASUR para debilitar a la OEA y permitir la injerencia del socialismo en las demás naciones.

Es un hecho que el aislacionismo internacional adoptado por el gobierno de EE.UU en cabeza de Obama no sólo permitió, sino que aceleró el posicionamiento del socialismo en el continente, al que contribuyó el boom petrolero venezolano que le permitió comprar las conciencias de una mayoría de gobiernos latinoamericanos y del Caribe para beneficio del régimen castrista cubano al colocarlo como actor de primera línea en el devenir político continental y prolongando la dictadura isleña cuando ya estaba derrotada por su fracaso político y económico.

Lo paradójico es que son los EE.UU y Canadá quienes sostienen económicamente a la OEA que hoy los excluye, lo que en lógica debería llevar a repensar ese apoyo y toda la estructura del organismo que se ha convertido en otro centro diplomático parasitario y burocrático que no cumple los objetivos para el que fue creado en 1948 precisamente en Bogotá y es hoy apenas el club de los gobernantes de turno y del Foro de Sao Paulo y su proyecto neocomunista.

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 22, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: