RSS

PARO AGRARIO COMO INSTRUMENTO DESESTABILIZADOR

27 Abr

PARO AGRARIO COMO INSTRUMENTO DESESTABILIZADORLas razones políticas del paro agrario convocado por las llamadas “dignidades campesinas” para este próximo 28 de abril quedan evidenciadas en la ruptura de la unidad de los gremios representativos del campesinado colombiano, mayoría de los cuales se duelen aún de las pérdidas económicas sufridas desde el paro anterior.

No queda ninguna duda y así lo han probado las autoridades, el paro convocado tiene un fundamento político de cara al proceso electoral presidencial y la influencia de la narcoguerrilla y sus aparatos políticos es innegable y en esta ocasión ha estado acompañado de una difusión mediática en Europa por parte de la Marcha Patriótica para deslegitimar al gobierno y a las instituciones democráticas, encabezada por Olga Quintero, líder campesina de la Asociación Campesina del Catatumbo en Colombia, Miembro de la Mesa de Interlocución y Acuerdo MIA, además miembro de la dirección nacional del movimiento social y político Marcha Patriótica afín a las Farc.

En las páginas electrónicas de la narcoguerrilla como Anncol y otras hay una enorme difusión de desinformación tendiente a mostrar incumplimiento del gobierno con relación a los acuerdos alcanzados en el paro anterior y que hacen referencia a los planes de mediano y largo plazo acordados entonces y cuya ejecución inmediata reclaman los voceros políticos de las llamadas “dignidades campesinas”.

Estos dirigentes de manera maniquea pretenden que el grave atraso del agro colombiano se resuelva de la noche a la mañana y por arte de magia, sin tener en cuenta la realidad económica del país y los trámites legales que deben surtirse no sólo para expedir la reglamentación necesaria sino para hacer las apropiaciones presupuestales y ejecutar las tareas necesarias a fin de comenzar a darle salidas reales a la situación del campesinado colombiano, entre ellas las de infraestructura vial, organización de la producción y comercialización de productos agrarios atendiendo los compromisos nacionales e internacionales, conciliación de políticas agrarias con otros sectores productivos como la ganadería, la minería y la producción energética.

La orden de la narcoguerrilla a sus aparatos políticos en El Catatumbo, la altiplanicie cundiboyacense y el suroccidente colombiano es clara ¡¡Que el paro reviente!! Como mecanismo de presión al gobierno y sus negociadores en la mesa de negociación de La Habana y para catapultar candidaturas políticas de la izquierda que hoy registran una bajísima intención de voto en las consultas de opinión.

Cadenas informativas que simpatizan con la narcoguerrilla vienen promoviendo propaganda del paro aún antes de que este hubiere sido anunciado por sus dirigentes; Telesur y Alba TV, entre otras, que cuentan con audiencia en Latinoamérica y el Caribe, señalan de manera tendenciosa que el paro es consecuencia del incumplimiento de los acuerdos alcanzados por la mesa de la Dignidad Agropecuaria y la imposición de los TLC por parte del gobierno, que no ha querido atender, dicen ellos, las conclusiones de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular que se celebró en Bogotá en marzo pasado y que recogen temas que son del resorte de la mesa de negociación en La Habana como las llamadas Zonas de Reserva Campesina con plena autonomía del estado colombiano y la legitimación de cultivos ilícitos.

Mientras el gobierno nacional se ha dado la pela, generando polémicas con sectores democráticos, al mantener el compromiso de reserva de lo que se discute en La Habana, las Farc han utilizado todos los mecanismos legales e ilegales para posicionar sus planteamientos, entre ellas la agitación social y la programación de actividades que puedan generar confrontación violenta como el llamado paro agrario para polarizar la opinión pública a su favor.

No cabe duda que se trata de una conducta desleal con dicho proceso de paz y con la sociedad colombiana que anhela la estabilización política y social como paso para una paz real y duradera, la cuales se ven amenazadas cuando sectores minoritarios recurren a las vías de hecho para imponer sus discursos extremistas que explotan las necesidades de las mayorías para presentarse como redentores o para promover modelos fracasados en el resto del mundo como solución a la situación actual.

Afortunadamente la mayoría de los campesinos colombianos no va a sumarse a esta jornada demagógica y son numerosos los dirigentes agrarios que han denunciado no sólo la inconveniencia de un nuevo paro sino que estas movilizaciones se convirtieron en un tinglado en el que están midiendo fuerzas de diversas tendencias políticas e ideológicas y del que también sacan tajada los vándalos que aprovechan (o estimulan) cualquier situación de desorden, labor que es encomendada a las llamadas milicias urbanas de la narcoguerrilla camufladas entre la población civil que acude inocentemente a una protesta que puede ser justa pero que está siendo manipulada.

 
2 comentarios

Publicado por en abril 27, 2014 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “PARO AGRARIO COMO INSTRUMENTO DESESTABILIZADOR

  1. fabian

    abril 30, 2014 at 2:40 pm

    jaja como me gustan estos post de personas que no son campesinos son pateticos solo uno entiende la situacion por la que estamos pasando

     
    • diesel

      junio 11, 2014 at 2:48 am

      fabian pues vete ala pagina de las farc , lameculos ignorante trolllll

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: