RSS

EL PASTORCITO MENTIROSO

30 May

EL PASTORCITO MENTIROSOComo en el cuento clásico, el candidato-presidente ya parece Peperepe, el pastorcito que de tanto mentir pierde credibilidad y termina siendo víctima de su propio invento, confirmando el viejo dicho popular de que en boca del mentiroso lo cierto se hace dudoso.

En el curso de las negociaciones con los narcoterroristas Santos ha jurado una y mil veces que las Fuerzas Militares y de Policía no están en juego, que no es tema de discusión ni negociación, en eso no sólo lo han respaldado los negociadores incluido el Gr. (r) Mora Rangel, sino el alto gobierno, la clase política enmermelada y los medios de comunicación prepagos.

Pero su última propaganda deja ver otra realidad, cuando señala que no más hijos prestados para la guerra está haciendo una alusión directa y sin ambages a las FF.MM y a la Policía, al igual que cuando pone a rodar rumores sobre la reestructuración de la Policía y la creación de un Ministerio de Seguridad, es decir debe preverse que si se está tocando el tema en La Habana y debe entenderse que ese ha sido un objetivo estratégico para las Farc y sus apologistas en la izquierda colombiana que aúpan a los idiotas útiles vestidos de pacifistas.

En febrero de este año Juan Manuel Santos aparecía iracundo rechazando lo que llamaba  la propaganda oscura y las mentiras sobre lo que les puede pasar a las Fuerzas Militares si se logra un acuerdo de paz afirmando que están equivocados los enemigos del proceso, pero señalaba a renglón seguido que “Tal vez porque en otros conflictos han sido así. Y por supuesto que el enemigo sabe eso y sale a decir queremos un cambio en las Fuerzas pero eso no lo vamos a permitir” (ELTIEMPO, 2014)

Para los narcoterroristas, la izquierda y ciertos intelectuales “pacifistas”, atendiendo las directrices trazadas por el Foro de Sao Paulo, desmontar las FF.MM para convertirlas en un instrumento armado del socialismo, como sucede en Venezuela, es un objetivo estratégico inamovible. La garantía de no repetición consiste en desmontar las estructuras que facilitaron la comisión de atrocidades –refiriéndose a FF.MM y de Policía-, a través de diversos mecanismos de reforma institucional. Las reformas más usuales a nivel mundial incluyen las purgas de los aparatos de seguridad del estado con el fin de excluir a quienes participaron o colaboraron en la comisión de atrocidades –combatieron a las narcoguerrillas-. También incluyen la limitación de los poderes excepcionales de la fuerza pública y la  reducción del presupuesto militar, que empiezan a perder justificación a medida que la amenaza de los actores armados disminuye” (SAFFON, 2013)

Cuando el candidato-presidente grita histéricamente en su propaganda política ¡¡No más guerra, no más guerra!! después de haber señalado perversamente que los soldados y policías no son más que “hijos prestados para la guerra”, no solo deja entrever que efectivamente si se está acordando de alguna manera reformas y desmontes a la institución castrense y de policía, sino que absurdamente desconoce claros mandatos de la Constitución Política, entre ellos su art. 216 y lo dispuesto entre otras por la Ley 48 de 1993, la Ley 1106 de 2006, el Decreto 2150 de 1995 y otras normas reglamentarias que sustentan el carácter legítimo de nuestras FF.MM y de la vinculación de los hijos de la patria a su defensa.

Es sorprendente que el candidato-presidente en más de una ocasión ha corrido a desmentir la información del Ejército Nacional sobre hechos terroristas y sobre la responsabilidad de las Farc en los mismos como ha sucedido en los últimos días con la falsa tregua electoral y en el día de ayer con el secuestro de una niña hija de un comandante de Policía en el Cauca, sobre el que a pesar de todas las informaciones de las autoridades locales y de la comunidad indígena sigue diciendo que duda de esa autoría y que ésta será investigada.

Es lamentable por ejemplo que en lugar de condenar la falsa tregua electoral de las Farc, este hecho real sea minimizado diciendo que la narcoguerrilla redujo en un 58% sus acciones criminales, mientras se invisibiliza ese 42% de actos materializados contra el pueblo colombiano.

Pero por su fuera poco, Senadores electos como Horacio Serpa que hace parte de la campaña presidencial del señor Santos no tiene empacho en afirmar que las Fuerzas Militares son un obstáculo para la paz (TODELAR, 2014), mientras se explaya en elogios y reconocimientos a los narcoterroristas en sus diferentes intervenciones, conducta repetida por los miembros de la llamada Unidad Nacional.

No puede caber duda de la perversa estrategia. Vincular la existencia, la doctrina y la estructura de nuestras FF.MM como causa originaria del conflicto armado interno y vender la idea de que son las Farc no solo una respuesta a ellas, sino una organización altruista que terminó siendo la víctima del mismo, minimizando su responsabilidad en más de 50 años de depredación donde solo han caído los hijos prestados para la guerra, equiparando así al soldado con el terrorista.

Hay denuncias no aclaradas por los organismos de control de personal policial presionado, sobre todo en la Costa Atlántica, para que sus familias asistan a los actos políticos del candidato-presidente para mostrar no sólo público que lo apoya, sino para evitar cuestionamientos sorpresivos de algún participante. La Procuraduría debe indagar si esto realmente está ocurriendo porque no sólo sería un constreñimiento indebido sino una clara violación al principio constitucional de no deliberación de las FF.MM y de Policía.

Todos estos hechos constituyen una afrenta innecesaria al Honor Militar, no sólo de los militares y policiales activos, sino también de la Reserva Activa y de la gran familia militar, en tanto no hay orgullo más grande para un colombiano como el de haber portado el uniforme y las armas de la Patria, no como hijo prestado para la guerra sino como firme convicción de una vocación de servicio a toda la nación. Ese Honor Militar debe respetarse y no ser convertido en instrumento político para atender angustias electorales.

 
3 comentarios

Publicado por en mayo 30, 2014 en Opinión Pública

 

3 Respuestas a “EL PASTORCITO MENTIROSO

  1. Ricardo

    junio 4, 2014 at 10:30 am

    A NADIE SE LE HA OCURRIDO MENCIONAR EL PAPEL IMPORTANTE QUE JUEGA LA SOCIEDAD CONSUMIDORA DEL PRODUCTO QUE FINANCIA A LOS TERORISTAS Y ÑOÑOS Y LA NECESIDAD DE LEGALIZARLO, UNICA MANERA DE ACABARLO. SOLO AL PRESIDENTE MUJICA Y HASTA SE LO REFREGO A OBAMA!!
    ES UNO DE LOS PASOS IMPORTANTES PARA LA PAZ JUNTO CON LA VERDADERA INVERSION SOCIAL. LA PAZ NO SE FIRMA, SE HACE!!!

     
  2. apa duarte

    junio 16, 2014 at 4:37 pm

    Que tristeza tener un presidente corrupto, mentiroso, que no muestra resultados y se esconde en una paz de mentiras. La paz nunca se alcanzara mientras los guerrilleros sean fuertes o será que los guerrilleros dejaran sus lucrativos negocios, que se han incrementado en estos últimos 4 años, el narcotráfico -aunque el simplón de santos diga que no son unos narcos-, la explotación ilegal de oro, el tráfico de armas, el secuestro, el boleteo. Pobres los compatriotas que deben convivir con esa peste. Pero ese no es asunto de santos.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: