RSS

GRAVE DENUNCIA CANDIDATO VICEPRESIDENCIAL

03 Jun

GRAVE DENUNCIA CANDIDATO VICEPRESIDENCIALEn entrevista concedida a María Isabel Rueda del diario El Tiempo este pasado martes, el aspirante a la Vicepresidencia Germán Vargas Lleras afirma que “en todos los departamentos a los que voy recibo de parte de nuestros dirigentes políticos denuncias de hostigamientos, llegando al extremo de hasta destruir la propaganda política santista y constriñendo a los electores de Santos para que digan por quién votaron o por quién van a votar” (ELTIEMPO, 2014)

Lo afirmado por el señor Germán Vargas Lleras no es un simple rumor, un comentario o una adaptación periodística de una información, el candidato vicepresidencial está lanzando una grave acusación contra todo el cuerpo policial al hablar de una campaña sistemática y generalizada de participación política de la Policía Nacional de Colombia en contra del candidato-presidente Juan Manuel Santos.

Lo dicho implica el atribuirle a la Policía Nacional las conductas punibles tipificadas como Perturbación del certamen democrático (art. 386 C.P.), y Constreñimiento al sufragante (art. 387 C.P.),  además de violación al mandato constitucional de no participación en política partidaria establecida en el Título VII, Capítulo 7, inciso segundo del art. 219 de la Constitución Política que taxativamente ordena Los miembros de la Fuerza Pública no podrán ejercer la función del sufragio mientras permanezcan en servicio activo, ni intervenir en actividades o debates de partidos o movimientos políticos.

Lo afirmado por el señor Vargas Lleras no puede quedarse en lanzar un infundio sin que surjan consecuencias. Su formación profesional como abogado y su ascendencia social y política, lo obligan como a ningún otro ciudadano a instaurar de manera inmediata ante las autoridades competentes (Procuraduría y Fiscalía), el denuncio correspondiente debidamente soportada con las pruebas de ese comportamiento ilícito de la institución policial que él señala ocurre en todos los departamentos del país, citando e individualizando a esos dirigentes políticos que dice le han dado tal información.

Y aquí no se trata simplemente de generar un escándalo mediático para después guardar silencio o tratar de ampararse en que fulano o zutano también dijeron cosas y después no las probaron, eso no lo exime de la grave responsabilidad que ha asumido con la afirmación pública que hace con grave perjuicio para la institucionalidad de la Policía Nacional de Colombia.

Independientemente de las investigaciones internas que la Policía debe adelantar después de conocida la información para establecer la veracidad del dicho, el señor Vargas Lleras debe acudir a instaurar el denuncio en virtud del mandamiento constitucional y legal, más aún a él como abogado y aspirante a un alto cargo público, de hacer la manifestación de conocimiento mediante la cual una persona, ofendida o no con la infracción, pone en conocimiento del órgano de investigación un hecho delictivo, con expresión detallada de las circunstancias de tiempo modo y lugar, que le consten para dar inicio a la actividad estatal para investigar y sancionar el acto punible.

Lo que sí parece ya una conducta sistemática en la campaña del candidato-presidente es vincular el tema de la Fuerza Pública al proselitismo político; además de la desafortunada propaganda del mismo Santos que pone en tela de juicio la legitimidad del servicio militar y el deber de los ciudadanos de empuñar las armas no sólo para la defensa de la soberanía en caso de guerra exterior, sino en defensa de las instituciones democráticas para el caso del conflicto interno; se suman las declaraciones de sus voceros.

En efecto, el senador electo Horacio Serpa en entrevista a la cadena radial Todelar el pasado 25 de febrero de 2014, señalaba la existencia de “sectores” de las Fuerzas Militares que se le atraviesan al proceso de paz; afirmaciones de igual calibre han lanzado el ex presidente Cesar Gaviria, jefe de debate de Juan Manuel Santos y diversos miembros de los partidos de la llamada Unidad Nacional.

Tales manifestaciones han llevado al Ministro de la Defensa a exigir a los partidos no manosear el Honor de las Fuerzas Militares y de Policía, pues esta campaña de acusaciones y dichos sin fundamento solamente lesionan la integridad de la institución castrense y policial y causan grave perjuicio a la credibilidad de que gozan entre los ciudadanos y la sociedad en general.

No puede la campaña del candidato-presidente intentar presionar a los militares y policiales activos a hacer manifestaciones que impliquen apoyo o rechazo a una u otra candidatura presidencial sin romper el orden institucional; mucho menos, pueden pretender por esta vía coartar el derecho de opinión y participación política que recuperan los militares y policiales de la reserva activa o de sus familias, que no están sometidas a la prohibición constitucional que rige para quienes hoy se encuentran en actividad.

Las FF.MM y de Policía están sujetas a la obediencia de la autoridad civil, pero no al partido de gobierno so pena de incurrir en el riesgo de convertirse en meros instrumentos políticos como sucede en Venezuela o Cuba; la autoridad civil en este caso está obligada a respetar y acatar esa autonomía de la institución castrense y policial con respecto a la no deliberación o ejercicio del sufragio.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 3, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: