RSS

DE MENTIRAS Y VERDADES A MEDIAS

07 Jun

DE MENTIRAS Y VERDADES A MEDIASDa grima y dolor de patria ver como esta campaña electoral por la primera magistratura de la nación fue convertida en un grotesco espectáculo judicial digno de la prensa amarillista, que finca sus ganancias en la explotación de la información morbosa e irresponsable.

Pero es más dolorosa saber que esa información es filtrada a cuentagotas por una institución pública llamada a dar ejemplo de probidad y transparencia en tanto es la encargada de la investigación criminal como garante del acceso a la justicia de los ciudadanos, la Fiscalía General de la Nación.

Cuando el ex magistrado Jaime Ibáñez hablaba del “siglo de los jueces” y de la necesidad de que el poder judicial se convirtiera en un instrumento político que coadyuvara en el transcurrir de las instituciones, se advertía del peligro para la democracia que significaba no sólo el clientelismo que opera en la selección de esos jueces, sino en la pérdida misma de la naturaleza de ese poder público que terminaría convertir en un apéndice más al servicio de mezquinos intereses partidarios o ideológicos como viene sucediendo.

Cuando Bolívar señalaba sabiamente a las nacientes repúblicas que las armas les habían dado la victoria, pero sólo la justicia daría la libertad, no imaginaba que ese principio tendría tanta vigencia más de 200 años después. Son las armas de nuestros soldados las que han sostenido esa libertad alcanzada el 7 de agosto de 1819 en la épica batalla de Boyacá, pero esa libertad se ha ido perdiendo en los tribunales que han llegado a calificar de “luchadores altruistas que matan para que otros vivan mejor” a quienes en los últimos 50 años optaron por la violencia como instrumento político y hoy son el más sanguinario cartel del narcotráfico en el mundo, sometiendo al Estado social de derecho a la disyuntiva de una mala paz bajo la amenaza de acrecentar sus crímenes.

Y es que ese zarpazo contra la libertad se ha venido fraguando desde ese poder judicial que recaló como instrumento propicio del marxismo-leninismo para ahogar la democracia y las instituciones que la defienden. Ante el éxito innegable de la Política de Defensa y Seguridad Democrática (2003-2010), los jueces y magistrados comenzaron a proferir sentencias para debilitar institucionalmente lo alcanzado en la recuperación de amplios territorios entregados por acción o por omisión a las narcoguerrillas.

Desde el Consejo de Estado se comenzó a hacer responsable a la Nación – Ministerio de Defensa de los daños antijurídicos causados por los ataques narcoterroristas y se comenzó a ordenar el despeje de las cabeceras municipales por parte de la Fuerza Pública para evitar que los bandidos volvieran a atacar o que en las tomas que hicieran no encontraran resistencia de la que pudieran derivarse daños a la población civil y sus bienes. No eran los agresores el objetivo de la justicia, sino quienes defendían a esos pobladores de sus exacciones.

Luego desde el Ministerio de Defensa en 2007 y 2008, el hoy candidato-presidente inventó los cuentos de las “chuzadas” y los “falsos positivos” como si fueran la constante de la acción de la Policía y el Ejército Nacional, y no la acción aislada y errada de algunos elementos de las fuerzas, para minar la moral de combate de las tropas y neutralizar el avance en la recuperación de los territorios sometidos por décadas al terror de las Farc y Eln. No es extraño que aún hoy no se conozcan los pormenores de cómo se enteró el entonces Ministro Santos y del manejo que le dio para llamar a retiro a Oficiales que presentaban un palmarés limpio y exitoso en el combate a las narcoguerrillas.

No en vano recientemente el actual Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón señalaba con honor “No estoy dispuesto a cometer decisiones absurdas, como se tomaron en otros tiempos, cuando botaban a la gente sin siquiera dejarlos hablar, sin que siquiera, existieran investigaciones”, para referirse a la presión ejercida desde el mismo Ejecutivo a través de la Fiscalía para desmontar toda la estructura de Inteligencia Militar del Ejército Nacional a partir del fiasco de la denuncia de Eduardo Montealegre sobre las operaciones encubiertas, el infausto caso Andrómeda.

Pero la Fiscalía no se contuvo y su cruzada contra Inteligencia Militar prosigue, ahora filtra informaciones de supuestas actividades de hackers contra el proceso de paz, el gobierno y las campañas electorales, basadas en información de los organismos de inteligencia o en compraventa de esa información incluso entre las mismas agencias del Estado para desprestigiarlas y lograr su objetivo: Centralizar y administrar la información que esa actividad lícita, las operaciones de inteligencia, produzca para manipularlas a consideración de intereses particulares del Fiscal de turno. El mismo modus operandi que aplica la fiscalía bolivariana en Venezuela.

No tiene vergüenza esta Fiscalía incluso en destinar recursos propios para crear los incidentes que luego sustenten sus denuncias. Mientras exponen públicamente al supuesto hacker Andrés Sepúlveda, protegen y divulgan parcialmente las declaraciones de criminales como el español Rafael Revert y ahora el ecuatoriano Daniel Augusto Bajaña, quienes previamente habían trabajado como contratistas o llegado a acuerdos con la Fiscalía, antes de proceder a provocar los incidentes que pudieran involucrar a la Inteligencia Militar o la campaña de Oscar Iván Zuluaga.

Y esto no es una especulación, así lo han recogido en las mismas declaraciones dispersas y a distintos medios de comunicación rendidas por los extranjeros de manera parcial y orientada por la misma Fiscalía; tan bajo han llegado que incluso ahora quieren esculcar heridas políticas con relación al ex vicepresidente Francisco Santos para neutralizar el apoyo que viene dándole al candidato Zuluaga.

Ahora cobran en cabeza del señor Capitán del Ejército Nacional, Jorge Enrique Orduz, y de 7 policiales, el supuesto apoyo ilícito de miembros de las FF.MM y de Policía a la campaña de Oscar Iván Zuluaga. La razón el Oficial del Ejército es esposo de una representante electa por el Centro Democrático a la Cámara de Representantes. Nada se dice en cambio de los servidores públicos que permitieron el ingreso de su denunciante, Germán Vargas Lleras, portando propaganda política al puesto de votación donde depositó su papeleta.

Tampoco se dice nada sobre el hecho cierto de que el candidato-presidente esté exigiendo en la Costa Atlántica, como ha sido denunciado públicamente en las redes sociales, que las familias de los miembros de la Policía tengan que asistir dócilmente a los actos políticos de su campaña reeleccionista para asegurar que nadie vaya a interrumpirlo o hacer preguntas o cuestionamientos a su gestión frente a sus artificiosos argumentos.

Se cumple, paso a paso, el libreto diseñado por el Foro de Sao Paulo para desmontar las Fuerzas Militares y de Policía, convirtiéndolas en instrumento político del llamado socialismo del siglo XXI,

 
1 comentario

Publicado por en junio 7, 2014 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “DE MENTIRAS Y VERDADES A MEDIAS

  1. apa duarte

    junio 11, 2014 at 9:15 pm

    Estamos ante un momento crucial de la vida de los colombianos, si no votamos a conciencia por un gobierno nuevo respaldado por un expresidente que hizo cosas muy positivas por el país, nos vamos a acercar rápidamente a un modelo sociocomunista que esta llevando a los países latinoamericanos a la ruina.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: