RSS

LA GUERRA SOTERRADA

10 Jun

LA GUERRA SOTERRADaCitando a Claüsewitz se dice que la guerra es la continuación de la política por otros medios y complementaría diciendo que la guerra la hacen los soldados para culpar a alguien de los errores y las derrotas mientras los políticos se vuelven padres únicos de las victorias.

El presidente Santos hasta hace muy poco desechaba la idea de una nueva Comisión de la Verdad que reconstruyera la supuesta memoria histórica del conflicto, sin embargo atendiendo el afán electoral que lo agobia ha decidido ceder en ese aspecto y complacer a las Farc.

¿Cuál es el objetivo de esa Comisión propuesta por la narcoguerrilla y sus organizaciones políticas de bolsillo? Ni más ni menos que meter en un solo saco todas las víctimas del conflicto, especialmente las que ellas llaman víctimas del estado y víctimas del paramilitarismo, para terminar confundiendo y diluyendo la responsabilidad que tienen frente a los cientos de miles de víctimas provocadas desde la nefasta época en que Gilberto Vieira y Manuel Cepeda Vargas introdujeron al país la orden moscovita de “combinar todas las formas de lucha para la toma del poder”.

Muy lejos están las Farc de querer reconocerse como victimarias, más allá de las ya rebuscadas frases del dolor causado por la guerra y los posibles excesos cometidos por algunas de sus estructuras criminales, como organización se mantienen en la posición infranqueable de pedir reconocimiento a ellas mismas como víctimas y sostener la mentira de que las llamadas autodefensas campesinas de los años 40 y 50 que derivaron en las Farc, fueron una respuesta legítima a la agresión oficial.

Y esto parece ser lo que está dispuesto a aceptar el gobierno nacional. Las veladas sindicaciones que este 9 de junio hiciera el presidente Santos en el marco de un encuentro político con sindicalistas, al señalar que en el gobierno anterior existían listas de jefes sindicales que debían de ser eliminados, las posteriores hechas por su comisionado Sergio Jaramillo de que habían sectores que no querían que se conociera la responsabilidad por la violencia, ratificadas por el mismo Santos en un debate televisivo, son el campanazo de alerta de a dónde conduce todo este entramado.

La proterva intención de obtener réditos electorales manipulando el tema de la paz y de la guerra nos devuelve a la clásica definición de Claüsewitz y afirma la irresponsabilidad de dejarle a la clase política el manejo exclusivo de estos temas. El candidato-presidente va en busca de votos acusando de los crímenes de guerra y los delitos de lesa humanidad al anterior gobierno, del que él mismo fuera Ministro de Defensa y Sergio Jaramillo su Viceministro, y por ende responsables políticos por acción o por omisión de lo que ahora señalan y que no denunciaron teniendo esa obligación como servidores públicos.

Seguramente podrá hacerle daño al ex presidente Uribe con sus irresponsables declaraciones, pero en últimas tras de esa ruin intención, oculta y facilita las intenciones de las Farc de eludir su responsabilidad frente a esos crímenes y delitos, para culpar a la institución castrense y policial de los mismos, o de alianzas con organizaciones ilegales como las autodefensas. Es lo que han sostenido en los últimos 50 años.

Colombia no puede llamarse a engaño. Las Farc no han reconocido su papel de victimarias sino que habilidosamente señalan que primero deben hacerlo los otros actores del conflicto, aprovechando la situación de igualdad que frente al narcoterrorismo le diera Santos a las FF.MM y de Policía. La intencionalidad electorera de Santos queda en evidencia al recordar que la propuesta de la tal Comisión de la Verdad fue presentada por las Farc desde el 5 de agosto de 2013 y sólo hasta el pasado domingo fue aceptada por el gobierno y sus comisionados en La Habana. Ni el más tonto de los tontos creería que hace parte de la voluntad de paz de las Farc o de Santos.

La andanada de “falsos positivos judiciales” contra la inteligencia militar propiciada desde el mismo gobierno a través de la Fiscalía, las veladas insinuaciones de ilegitimidad a la institución castrense y al servicio militar hechas por el presidente en su funesta cuña publicitaria y ahora las insinuaciones de responsabilidades frente a la violencia, se ajustan al libreto del Foro de Sao Paulo contra las FF.MM, y las Farc son parte integral y fundadora de ese Foro. La guerra jurídico-política aflora ya sin máscaras.

La institucionalidad militar ya sabe cuáles son los resultados de esas comisiones de la verdad dirigidas por las narcoguerrillas y sus adláteres políticos. El caso del señor Coronel Alfonso Plazas Vega es ilustrativo. A los militares se les aplicó una retroactividad de la ley penal desfavorable, se les endilgaron delitos que ni siquiera estaban tipificados en su momento, incluyendo el famoso Estatuto de Roma; se les inventaron testigos y declaraciones que a pesar de ser controvertidos en derecho tuvieron validez para sus jueces. Todo un engendro judicial para cubrir de lodo el Honor Militar mientras los causantes de los sucesos del Palacio de Justicia de 1985, son alegres socios del poder de Juan Manuel Santos.

La pesadilla del cono sur se reeditará en Colombia de manera amplificada, la lucha contra el terrorismo y sus diversos matices serán convertidos en delito, mientras los terroristas se pasearán orondos por las dignidades de la Patria pisoteada.

Que Juan Manuel Santos y sus serviles no se desgañiten más gritando que todo es mentira. La impunidad ha sido suficientemente anunciada y descrita por el Fiscal General de la Nación y diversos representantes del Congreso. Las penas de trabajo social y suspensión de las condenas para que los terroristas gocen de todos los derechos civiles y políticos, no son una mentira.

Será el soldado nuevamente despreciado el señalado como artífice de la guerra mientras la clase política se alaba mutuamente y pasa la página para ocultar que fue su incapacidad la que causó esa guerra.

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 10, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: