RSS

LA MESA NACIONAL DE VÍCTIMAS

13 Jun

LA MESA NACIONAL DE VÍCTIMASCon moderado optimismo han recibido las víctimas del conflicto armado las noticias parciales que llegan desde La Habana con relación a un reconocimiento que podrían hacer las Farc, después de decenios de negarlo, de que son victimarias.

En entrevista de la agencia COLPRENSA, el señor Jorge Vásquez, Coordinador Nacional de la Mesa de Víctimas ha señalado con respecto a esos anuncios: “Siempre hemos estado muy pendientes de la negociación. Teníamos una expectativa por algunas declaraciones de las guerrillas como cuando a ‘Jesús Santrich’ le preguntaron en su momento si iba a pedir perdón y dijo: “quizás, quizás, quizás”. Eso para nosotros fue impactante, por la forma como lo dijo, con sarcasmo. Pero a medida que avanza el proceso, sí vemos que se puede alcanzar lo que queremos: paz, verdad, justicia y reparación” (COLPRENSA, 2014)

Las razones para que ese optimismo sea moderado y tienda más al pesimismo son claras. El gobierno se ha limitado a hablar de acuerdos sobre las víctimas sin más detalles, mientras las Farc en sus abundantes y permanentes declaraciones a la prensa y a través de sus páginas electrónicas como Anncol, insiste en reclamarse como víctimas y meten a todas estas en un solo saco: son víctimas del conflicto señalan y es un hecho cierto que cuando se habla de víctimas se hace énfasis en las producidas por el paramilitarismo o el mismo Estado, pero se silencia y se ignora a las que desde hace 60 años vienen produciendo las Farc y el Eln.

El vocero Nacional de las Víctimas de las Farc, Fernando Antonio Vargas, declaró que reciben el anuncio con “demasiada” sorpresa porque los derechos de esta población deben ser garantizados por la ley y no a través de reconocimientos. “Quién dijo que las víctimas estábamos esperando reconocimiento de las Farc. El Gobierno colombiano se ha prestado es para hacer el ridículo a nivel internacional y para faltarles al respeto a las víctimas de las Farc”, aseguró. Para Vargas, es “ridículo” decir que se “pusieron de acuerdo para reconocer los derechos de las víctimas” y aseguró que cuando las Farc hablan de esta población se refieren a la Unión Patriótica y no a las familias campesinas (ELPAÍS, 2014)

Debe recordarse que una delegación de madres de secuestrados-desaparecidos solicito aval del gobierno colombiano para desplazarse a Cuba y exigirle a las Farc una respuesta sobre la suerte de sus seres queridos, aval que fue negado sin razones por el gobierno. El número de estas víctimas asciende a 3.000 entre los que se encuentran 946 soldados y policías, cuyo paradero es incierto aunque se ha probado que fueron privados ilícitamente de su libertad por estructuras criminales de esta narcoguerrilla.

Lo único que se conoce oficialmente del presunto acuerdo sobre las víctimas alcanzado por gobierno y Farc es un escueto comunicado de prensa que dice: “Las partes arrancan por reconocer que, en el marco del conflicto, hay “víctimas de graves violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario”, que tienen “derecho a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición” (La hora de las víctimas en La Habana, 2014), pero por fuera de ese acuerdo las Farc si bien dicen que hay víctimas de crímenes en los que ellas también han incurrido y que sus derechos deben ser resarcidos, las enmarcan como algo genérico que debe referir a todas las víctimas del conflicto, incluyendo aquellas de las autodefensas ilegales que ya fueron objeto de reconocimiento y reparación en la Ley de Justicia y Paz.

El gobierno ha sido reacio a reconocer las organizaciones no gubernamentales que representan a las víctimas de las Farc, incluso se ha montado toda una campaña de desprestigio mediático de sus líderes acusándolos de neo nazis, extrema derecha, enemigos de la paz y otros epítetos de más calibre, como ha sucedido de manera sistemática con los señores Fernando Antonio Vargas y Jaime Restrepo; por el contrario, resulta muy indicador que en las reuniones, seminarios y demás eventos adelantados en torno al tema, sean omnipresentes los señores Iván Cepeda, Piedad Córdoba y otros reconocidos apologistas de las Farc, quienes además dirigen organizaciones de víctimas como el Movice, autora de las denuncias de las falsas víctimas de Mapiripán.

Si esa es la orientación de los acuerdos, lo que se prepara es un gran montaje para exonerar a las Farc de su responsabilidad en cientos de miles de casos de crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad, como ya lo anticipara el Fiscal General al señalar que no hay condenados de esa organización por ese tipo de conductas, y diluir la verdadera justicia, verdad y reparación en procesos exprés donde el único responsable de la violencia termina siendo el Estado a través de la generalización de culpas frente al conflicto y si algún cabecilla criminal de las Farc resultare culpable de algún delito, sería sujeto de facto de beneficios legales como el trabajo social  y la suspensión de la pena.

No hay un horizonte despejado frente al futuro de las víctimas de las Farc y lo único que se avizora es impunidad total para quienes las ocasionaron.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 13, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: