RSS

SE DETIENE CLEPSIDRA

09 Jul

SE DETIENE CLEPSIDRAHay hombres que han vivido para dejar una huella imborrable en la historia de las sociedades, hombres que no sólo desde el discurso sino desde la praxis diaria han marcado la vida de quienes se interrelacionan con ellos y trascienden más allá de las fronteras de esa relación personal. Son sabios y su ejemplo es luz en la poterna, son guardianes de la más rica heredad de los pueblos.

Álvaro Valencia Tovar es uno de esos hombres, aún sus más fieros enemigos supieron reconocer el valor de este prohombre colombiano; no sólo llegó al más alto grado de la jerarquía castrense en su tiempo, sino que con su pluma siga combatiendo con dignidad, honor y lealtad aquello que consideraba dañino para la patria y sus palabras llegaron a miles de compatriotas que las atendieron preservando nuestros valores, tradiciones y símbolos como algo connatural a nuestra nacionalidad, a lo que conforma el tejido de nuestra sociedad.

Como escritor adoptó el pseudónimo de Clepsidra, refiriéndose a ese instrumento para medir el paso del tiempo y a fe que lo logró, fue un lector inequívoco de las realidades que afectaron el discurrir de nuestra historia, de nuestras instituciones, de los hombres que conforman esta gran nación.

Sin caer en el cliché o el estereotipo que indica que no hay muerto malo, podemos afirmar sin error que Álvaro Valencia Tovar fue el militar más influyente del siglo XX y lo corrido del XXI en Colombia; como hombre de armas o como ciudadano jamás calló ante la injusticia o ante el desorden que amenaza la sociedad, retirado de la milicia siguió luchando sus batallas con igual valor y denuedo, como lo recordaran sus vecinos de Santa Bárbara, ante el avance irracional del urbanismo sin control, sin descuidar jamás su opinión semanal sobre el país en diversos medios de comunicación.

Quienes tuvimos el honor de servir bajo sus órdenes podemos dar fe de su calidad humana que le imprimía al liderazgo militar unas características de nobleza que fueron capaces de transformar toda una cultura; el señor General Valencia Tovar fue de esos hombres que la historia no puede dejar de reseñar, un Leónidas en las Termópilas, un Bolívar en el paso de los Andes, fue el compendio de las más grandes virtudes que caracterizan a nuestros soldados.

Como Oficial hizo parte de la liberación de las zonas sometidas al terror comunista en las llamadas “repúblicas independientes” de Marquetalia, Riochiquito, el Pato y Guayabero en desarrollo del Plan Lazo, suspendido por razones políticas por el gobierno de Guillermo León Valencia con las consecuencias aún sufridas por el país; lo mismo con la exitosa campaña de la Operación Anorí contra el Eln, suspendida también por intereses políticos de Alfonso López Michelsen, con las mismas consecuencias que hoy vive Colombia.

En la historia colombiana se registra el valor, la osadía y la responsabilidad con que el Batallón Colombia participó en la guerra de Corea, hizo parte como Capitán de la Infantería el señor General Valencia Tovar y las hazañas de sus hombres, alentados por este gran Oficial, constituyen páginas de honor en la historia de nuestro glorioso Ejército Nacional.

En sus últimas columnas periodísticas el General Valencia Tovar se dolía de la ligereza con que el Congreso de la República y el mismo gobierno asumían el tema de la Inteligencia y Contrainteligencia militar; que no solamente adolecían de irresponsabilidad y precariedad conceptual, como se toman en el país usualmente los asuntos de seguridad y defensa. También le dolía el destino del fuero militar que dejaba a los soldados que luchan por la democracia en manos de individuos sin conocimiento de las operaciones militares y generalmente inclinados por motivaciones ideológicas el juicio de lo acontecido en un combate, dando todas las garantías y beneficios judiciales a quienes por su propia voluntad se ponen por fuera de la ley para empuñar las armas contra la patria.

Y al señor General Valencia Tovar no se le puede endilgar un espíritu “militarista” o “guerrerista”, como ciudadano fue exponente del liberalismo democrático y así puede apreciarse en su apoyo con optimismo moderado al actual proceso con las Farc en La Habana, crítico pero consciente de su necesidad y oportunidad.

Del señor General Valencia Tovar puede decirse sin duda, que como militar tuvo que asumir los errores de los políticos mientras estos se vestían con los laureles de las victorias de los soldados, historia que sigue repitiéndose en nuestra Colombia.

 
1 comentario

Publicado por en julio 9, 2014 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “SE DETIENE CLEPSIDRA

  1. Javier Garcia

    julio 9, 2014 at 2:59 pm

    Muy buen escrito. Clepsidra no podrá acabarse debe abAnderarse

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: