RSS

DOBLE AGENDA CON LAS FARC

21 Jul

DOBLE AGENDA CON LAS FARCResultan muy preocupantes las declaraciones del señor MG (r) Javier Rey, el verdadero cerebro de las más exitosas operaciones contra las Farc, al programa Los Informantes de una cadena televisiva, que ya eran de conocimiento público desde el mes de mayo del presente año como lo informara el diario La Opinión, sobre el conocimiento que tiene el gobierno del presidente Santos sobre el paradero del bandolero Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko, quien vive en Venezuela con el beneplácito y protección de Nicolás Maduro y el gobierno de ese país.

El tema incluso sirvió de fundamento a una “reclamación” que la canciller colombiana María Ángela Holguín le hiciera al gobierno Maduro con probada documentación recaudada por la inteligencia militar colombiana y ante la presión castrense para que se aclarara el asunto; por supuesto, la reclamación realizada a puerta cerrada no dio ningún resultado, el gobierno bolivariano negó el hecho notorio y su par colombiano se dio por atendido.

La denuncia no ha provenido sólo de fuentes militares colombianas, el sacerdote y periodista venezolano José Palmar ha precisado que «Timochenko», máximo cabecilla de la narcoguerrilla de las FARC, vive en una finca de Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo Chávez. Palmar sostuvo en una entrevista con la radio bogotana RCN que otros miembros del Secretariado del grupo terrorista son acogidos en Mata de Parva, nombre de la hacienda del también gobernador del estado venezolano Barinas. «Parte del Secretariado de las FARC vive en Venezuela», ha ratificado el prelado, y ha insistido en que ellos supuestamente «pernoctan y viven» en la finca de Adán Chávez. «Eso lo puedo asegurar con pleno conocimiento», ha agregado Palmar, que ejerce como sacerdote en Maracaibo y que con frecuencia recorre la zona fronteriza con Colombia.

El prelado ha insistido también en que en la parte limítrofe venezolana hay presencia de los frentes 59, 41 y 19 de las FARC, al primero de los cuales se le atribuyó el ataque del pasado lunes en el que murieron doce militares colombianos en un atentado en el departamento de La Guajira, en Colombia, atribuido al reducto 59, que es comandado por alias «Luis» y tiene como asistentes a alias «Noan» y «El Chocho», ha sostenido Palmar. Los tres se movilizan por los departamentos colombianos de La Guajira y Norte de Santander (ambos limítrofes) y cinco poblaciones venezolanas, como Mara, Machique y Catatumbo, según ha indicado el sacerdote. «Ellos mismos se presentan ante nuestras casas, ante nuestras comunidades a reclamar apoyos», ha asegurado el sacerdote.

Sin embargo, esta no es la noticia preocupante, es indicio de algo más grave denunciado por el señor MG (r) Rey y es una doble agenda de negociación con las Farc. Una, para la propaganda en La Habana, distractora de la atención nacional y mundial y otra clandestina en Caracas donde tienen frecuentes reuniones Sergio Jaramillo y otras personalidades del gobierno con el cabecilla narcoterrorista y en las que si se estarían tomando decisiones que afectarían la composición del Estado y sus instituciones.

El presidente Santos ha negado sistemáticamente la presencia de las Farc en Venezuela con la complacencia de ese gobierno y no duda en acusar de “enemigos de la paz” a quienes han puesto en evidencia ese hecho, que repetimos ya es notorio, lo que indica una complacencia gubernamental que va más allá de los “gestos humanitarios” a que acudiera Santos para justificar por ejemplo el traslado de Julián Conrado, alias El Cantante, a La Habana y no a una cárcel del país que es donde debería estar.

De tal manera que alguna cantidad de verdad hay en las declaraciones del MG (r) Rey sobre la doble agenda, más cuando él mejor que nadie conoce la entrañas del proceso de negociación con las Farc y se convirtió en la “piedra en el zapato” del gobierno Santos que presionó y determinó su salida del Ejército Nacional acudiendo al innoble expediente de tratar de manchar su honra y trayectoria como exitoso hombre de armas; Santos sacrificó al autor de las victorias militares que él reclama como propias en un pueril intento de silenciarlo mediante el chantaje político.

Hoy, la sociedad colombiana debe exigir enérgicamente al gobierno que diga la verdad sobre el proceso con las Farc y aclare suficientemente por qué su complacencia con esa especie de “exilio” dado por el gobierno venezolano a sus cabecillas y a estructuras terrorista en suelo patriota; así como se esfuerza y publicita la persecución político-judicial a una exdirectora del DAS, al anterior Comisionado de Paz y ahora al ex Ministro Arias, debe explicar su silencio ante esta realidad evidenciada.

La paz no puede construirse engañando al país y al mundo con un escenario teatral en La Habana mientras paralelamente negocia a espaldas de la nación en Caracas. Colombia exige y merece esa explicación.

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 21, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: