RSS

PELEAR CONTRA LA IGNORANCIA Y EL FANATISMO

25 Jul

General (r) Hugo Carvajal detenido en ArubaEse es el escenario en que a diario debe combatirse con grupos y personas cuyo interés es crear la desinformación para favorecer los intereses protervos del narcoterrorismo, la corrupción y la politiquería en Colombia y el resto de los países subdesarrollados, que padecen esa situación precisamente por la falta de cultura e información política, que siguen ciegamente unos postulados arcaicos, eventualmente maquillados con nuevos nombres, provenientes de las realidades políticas y económicas vigentes al finalizar el siglo XIX, pero que quieren ser presentados como la alternativa para salir de la pobreza y crear la justicia social.

Nada más anacrónico que el marxismo-leninismo que ha demostrado su incapacidad para solucionar los vetustos problemas de desigualdad y la misma social-democracia, tan combatida por Marx y Lenin, que se quedó siendo un híbrido incapaz de evolucionar aunque sea presentada como “tercera vía” en estas convulsionadas épocas.

Hoy los socialistas y los socialdemócratas de las bondades de unas propuestas que ya no corresponden a una realidad histórica que ha ido cimentándose en el mundo desde hace un cuarto de siglo y que rompieron los moldes teóricos del estado-nación imperante hasta la primera mitad del siglo XX; pese al fracaso de los modelos soviético o chino del estado comunista o del estado socialdemócrata de Grecia, España, Portugal y otros países que conforman la hoy Unión Europea, los teóricos marxistas fundamentalistas e incluso los llamados “moderados” invitan a recrear el estado proteccionista como alternativa frente a la inevitable globalización económica.

Venezuela representa hoy el mejor escenario o taller donde el fracaso socialista puede demostrarse, el mismo de Cuba y Nicaragua, o Bolivia y en menor medida Argentina; pero estos países se convierten de pronto en paradigma de las políticas sociales que deben ser replicadas en los demás países y amparándose en un recurso capitalista, la riqueza del boom petrolero venezolano, demostrar que los “miserables unidos” pueden vivir sin el concurso del “imperialismo capitalista y explotador”, como se ha querido demostrar mediante fallidos experimentos como la ALBA y otros aparatos creados en este cuarto de siglo para suplir el derrumbe del imperialismo soviético y cuyo único resultado ha sido la socialización de la miseria al destruir las clases productivas en los países.

Cuba, que es pionera en las fallidas revoluciones marxistas-leninistas mediante la aplicación del más criminal régimen estalinista, sólo podría mostrar como triunfo el cambiar de dueño del burdel en que se convirtió la isla caribeña. De las mafias ítalo-norteamericanas de la primera mitad del siglo XX, paso a manos de los soviéticos y ante el derrumbe del imperio URSS a las mafias resultantes de quienes antes detentaban el poder comunista y que hoy manejan la Rusia encabezada por Putin, pero que sobreviven de las riquezas venezolanas entregadas a manos llenas mientras la sociedad patriota se desintegra.

Qué decir de Venezuela. Un país al que por su riqueza llegaban cientos de colombianos y de otras nacionalidades a desempeñar los oficios básicos porque los venezolanos subsidiados por el petróleo no podían desempeñarlos. Donde la corrupción de los partidos tradicionales y la pérdida de confianza en la función pública permitieron que un militar, fracasado golpista, tomara el poder mediante el voto para instaurar un régimen similar al de Cuba, con todo lo malo que este tiene; reverdeció la añoranza de algunos sectores de la clase media por figuras como Perón, Pérez Jiménez, Rojas Pinilla que tanto daño le hicieron a la América Latina en los años 50, y el electo Chávez se encontró con la lotería del boom petrolero.

Un régimen socialista como el cubano, que ya rayaba entre la mendicidad y la indigencia, encontró de pronto dólares a manos llenas para calmar en parte las necesidades de su pueblo, pero fundamentalmente para reapuntalar sus bases erosionadas. Con Chávez en Venezuela, Cuba volvía a ser el país más grande del mundo: Su gobierno en La Habana, su población en Miami y ahora su ejército y policía política en Venezuela para asegurarse el sustento diario, mientras los índices de criminalidad e inseguridad aumentaban bajo el lema ¡¡Tenemos Patria!! La riqueza petrolera para los venezolanos no fue bendición, fue la maldición comunista que padecerán mientras los Leopoldo López, las María Corina Machado, no sigan multiplicándose como dignos herederos de Bolívar.

A la sombra de Hugo Chávez, el Movimiento Continental Bolivariano, creación de las Farc, fue creciendo bajo el mando de Luis Édgar Devia Silva, alias Raúl Reyes, el intocable miembro del secretariado de las Farc abatido en la heroica Operación Fénix en los límites de Colombia y Ecuador (1 de marzo de 2008); lo descubierto sobre el complot socialista y socialdemócrata contra Colombia era de tal magnitud que la Corte Suprema de Justicia, recurriendo a un tecnicismo leguleyo,  declaró de plano inaceptables como pruebas judiciales los hallazgos encontrados en el campamento narcoterrorista. Incluso el gobierno Santos aceptaría indemnizar a los bandidos ecuatorianos y de otras nacionalidades presentes en el momento del bombardeo a ese campamento. Los jueces y magistrados que se han afanado en esconder las pruebas de lo allí encontrado deberán responder en su momento ante la verdad y la justicia.

El desarrollo de los sucesos que estos días coinciden con el comienzo del desvertebramiento del cártel de los soles venezolanos, la caída del General (r) Carvajal, protector de las Farc y beneficiado del narcotráfico, junto a otros denunciados anteriormente, coincide con la intención de silenciar a la reserva militar activa en Colombia luego de las declaraciones del señor Gr. (r) Jaime Rey que señalan el conocimiento pleno del gobierno colombiano de las actividades de las Farc en Venezuela y la aceptación plena de nuestra Canciller y el propio Presidente, que al parecer adelantan una doble agenda paralela, en Caracas, dentro de las negociaciones con el grupo narcoterrorista.

Los entresijos de los fenómenos políticos no los entenderán nunca esos niños ricos y felices que evadieron el servicio militar como obligación civil frente al Estado, pero que a veces se muestran como grandes expertos militares para denigrar del sacrificio que a diario hacen los soldados para proteger su sueño. Ellos simplemente acusarán al soldado por disparar su arma para evitar que el enemigo los ataque. La queja siempre será la misma, me interrumpieron el sueño. De ahí que el actual presidente llame a la sociedad a asumir su culpa en el conflicto para ocultar la responsabilidad de las Farc: Tú y yo seremos culpables de todos los crímenes que cometieron obedeciendo la premisa de la combinación de las formas de lucha.

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 25, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: