RSS

HABLAN DE PAZ, PERO MATAN LA ESPERANZA

31 Jul

PERO MATAN LA ESPERANZACómo entender la demencia del narcoterrorismo que habla de paz en La Habana pero mata la esperanza en el país; los actos terroristas contra la población civil de los últimos días, especialmente cuando han convertido en víctimas a la infancia no tienen justificación alguna, no son parte de ningún proyecto revolucionario y carecen de todo sentimiento humanista.

Su sanguinaria acción ya no sólo se satisface con reclutar niños, niñas y adolescentes para utilizarlos como objeto sexual o instrumentos de guerra, ahora asesinarlos fríamente para presionar los diálogos se convierte en absurda estrategia.

El 29 de mayo secuestraron a una niña de 10 años, hija de un Subintendente de la Policía en Padilla, Cauca, como represalia porque no pudieron asesinar al padre; el llamado Bloque Occidental fue el autor y sus excusas sonaron a cruel burla a Colombia y el mundo.

El 26 de julio esta narcoguerrilla asesina en Arauca a una niña de 3 años, hija de un policía, que junto a su madre le llevaban el alimento al patrullero; utilizaron una granada para asegurarse de alcanzar su criminal objetivo.

Este 30 de julio, luego de que el presidente Santos anunciara que de continuar el accionar terrorista contra la población civil podrían romperse los diálogos, las Farc respondieron en Miranda, Cauca, lanzando cilindros bomba y tatucos contra una humilde habitación campesina, como resultado una niña de dos años murió, su madre y sus hermanitos resultaron con graves heridas.

Si el Derecho Internacional Humanitario propende por defender los derechos de la población civil, hace especial énfasis en la protección de la infancia; asesinar niños para desmoralizar o derrotar al enemigo es una práctica que en ninguna guerra ha tenido aceptación y por el contrario ha merecido el repudio de la humanidad; quienes han recurrido a ella lograron el efecto contrario, unir a las sociedades en su contra y sufrir duras derrotas, sus nombres forman parte de la historia de la ignominia y la suprema degradación.

El asesinato de estas criaturas echa por tierra todos los argumentos de la narcoguerrilla para reclamarse como víctimas y decir que no las han causado, demuestran que su accionar irracional está lejos de cualquier discurso justificativo que utilicen o del que hagan uso sus apologistas; los narcoterroristas no son sólo sociópatas sino que con lo actuado demuestran que están en el más bajo grado de la degradación de un ser humano y que sus conductas no pueden ser objeto de ningún beneficio o contemplación legal, sino que sobre ellos debe caer todo el peso de la ley y del rechazo social. Quien asesina a un niño por el placer de hacerlo, está matando toda esperanza.

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 31, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: