RSS

FERIA DE ILUSIONES

03 Ago

FERIA DE ILUSIONESResultan desalentadores no sólo las acciones, sino los últimos discursos de los cabecillas de las narcoguerrillas sobre el proceso de La Habana y la posibilidad real de un cese del conflicto que conduzca a una paz estable y duradera en Colombia. Cuando Timochenko manifiesta que no tienen nada de que arrepentirse por lo actuado en estos más de 50 años de irracional violencia, está diciendo abiertamente que las Farc no están dispuestas a la no repetición de la barbarie y así lo ha entendido la sociedad colombiana, que pese a la manipulación de las estadísticas, es mayoritariamente escéptica frente a ese proceso.

La incertidumbre se incrementa cuando los voceros de las Farc responden a la petición del presidente Santos de separar a la población civil del conflicto, con la destemplada amenaza de que si las Fuerzas Militares siguen dando de baja a los terroristas ellos romperán los diálogos y negociaciones y arrecian su campaña mediática de presentarse como víctimas del conflicto negando su condición de victimarias.

El gobierno y sus negociadores lanzan globos de optimismo diciendo que nunca se había llegado tan lejos en las negociaciones con el narcoterrorismo y que la paz está a la vuelta, pero los voceros de la narcoguerrilla le disparan a esos globos cuando manifiestan que apenas si se ha llegado a un 25% en aproximaciones sobre los temas vistos en la agenda: Cuestión agraria, narcotráfico y participación política de las Farc. Si transcurridos dos años ese es el precario resultado de las negociaciones, el cese del conflicto está muy lejano y el transcurso del tiempo sin resultados reales, sin un compromiso de la narcoguerrilla de cesar sus acciones terroristas contra la población, sólo correrá a favor de éstas.

El gobierno pide acompañamiento y optimismo frente al proceso, pero en la medida que no hay información cierta y válida sobre el mismo, el desencanto frente a la oleada terrorista que si es real y golpea al ciudadano, será mayor. No son las críticas al método y desarrollo de las negociaciones las que minan la confianza, es la incertidumbre de qué es lo que se está negociando y a que costo el que preocupa, sobre todo cuando se ve a una narcoguerrilla prepotente que parece estar regresando con alguna fortaleza a los lugares de nuestra geografía de donde había sido expulsada en desarrollo de la seguridad democrática y la ofensiva militar del Estado para destruir la amenaza.

La exclusión de la opinión ciudadana en el proceso se ha hecho vergonzosamente real frente al tema de las víctimas; los diversos foros convocados por el Congreso y otros entes son abiertamente manipulados por organismos de izquierda afines ideológicamente a las narcoguerrillas y sus conclusiones por ende no hacen más que refrendar artificiosamente las exigencias en la mesa de negociaciones. En el caso de las víctimas, el 70% de los participantes son presuntamente víctimas de los paramilitares y el Estado y el 30% de víctimas de las Farc deben soportar toda clase de vejámenes y amenazas para ser silenciadas y excluidas, todo ello con el aval de la Oficina de DD.HH de la ONU y de una organización universitaria cuya orientación ideológica es de sobra reconocida.

Por si fuera poco y ya en el extremo del absurdo, las Farc ahora vetan a quienes pueden participar como víctimas, excluyendo a militares, policías y sus familias, a los secuestrados que pagaron rescate “en virtud de la ley 002 de las Farc”, a quienes fueron simples “efectos colaterales” de las acciones terroristas, es decir a todos los colombianos víctimas de tatucos, cilindros-bomba, minas quiebrapatas, etc.; con razón la indignación del señor General Mendieta, quien permaneciera secuestrado por más de 12 años, y de cientos de víctimas de toda suerte de acciones criminales de la narcoguerrilla ante el silencio cómplice del gobierno y fiscalía frente a esas pretensiones.

Ya no hay duda de que la moral de las tropas ha sido golpeada también por esa incertidumbre; es difícil confiar en un Comandante de las FF.MM. que públicamente ordena continuar la ofensiva, mientras en la práctica se reduce o retiene el presupuesto para las operaciones militares, se siembra la cizaña entre los mandos para auscultar fidelidades, se guarda silencio frente a la ofensiva jurídico-política ahora encabezada por la Fiscalía. La inquietud en el espíritu militar es resumida perfectamente por el señor MG (r) Javier Rey Navas: “Quienes recibimos la orden de hacer la guerra para preservar las instituciones ahora resultamos incómodos y en sí mismo no sólo un obstáculo para este gobierno, sino que ya no tenemos espacio digno en nuestra sociedad (…) Mientras se pacta con nuestros enemigos, a quienes derrotamos en el campo de batalla y quienes atentaron en contra de las instituciones que hoy pueden actuar con libertad, nuestros generales son condenados a morir en prisión y quienes vencimos a las Farc somos sujetos de muerte reputacional

Y no puede ser de otra manera cuando el trinomio Gobierno-Pueblo-Fuerzas Armadas ha sido reventado en pedazos por cuenta de este proceso de La Habana; ya es un hecho conocido que la cabeza de los negociadores oficiales, el ex viceministro Sergio Jaramillo, no sólo se reúne en una mesa paralela con Timochenko en Caracas, sino que veta cualquier información de inteligencia contraria a lo que ellos quieren que sea el proceso, a su sueño irrealista contrario a la realidad que se vive en el país; la confianza se afecta también cuando el vocero de la Iglesia católica insta al presidente a continuar los diálogos pese a los inocentes muertos, porque eso es algo normal en una negociación y este proceso no tiene parangón en la historia.

No hay duda de que esta realidad, así los voceros gubernamentales se empeñen en desconocerla, sólo beneficia al narcoterrorismo que ha ganado injustamente un posicionamiento político inmerecido, sino que conduce al desgaste del mismo Estado víctima de su invento.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 3, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: