RSS

LAS FACULTADES OMNÍMODAS DEL PRESIDENTE

18 Oct

LAS FACULTADES OMNÍMODAS DEL PRESIDENTEEl debate surgido a raíz del cuestionamiento del Procurador General de la Nación al presidente sobre los viajes de Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timoleón Jiménez o Timochenko, a Cuba con autorización de su despacho y sin que se hubiere surtido el trámite previsto en la Ley 418 de 1997, levantamiento de las órdenes de captura por parte de la Fiscalía, ha sido respondido por la presidencia invocando unas facultades y autonomías supralegales y omnímodas otorgadas a ella por su condición de máximo responsable del orden público y la paz en el país.

Sin duda alguna y eso no está en discusión, el Presidente de la República es el encargado del manejo del orden público en el país, y como tal, le corresponde conservarlo en todo el territorio y restablecerlo donde fuere turbado (art. 189-4 C.N.); para ello se le conceden una serie de atribuciones que le permiten adoptar todas las medidas necesarias destinadas a lograr los propósitos mencionados; no sólo en épocas de normalidad, sino también durante los períodos de excepción (guerra exterior, conmoción interior, y emergencia económica, social y ecológica), pues en esas eventualidades cuenta también con facultades para contrarrestar la alteración del orden público, conjurar la crisis e impedir la extensión de sus efectos.

Pero si bien ello es cierto y el Gobierno Nacional tiene a su cargo el manejo del orden público resulta totalmente congruente con esta tarea y dentro del marco de colaboración de los poderes públicos, como fue ratificado en la citada Ley 418/97, el que el Fiscal General de la Nación le suministre la información que requiera sobre las investigaciones que se encuentran en curso en la Fiscalía, relacionadas única y exclusivamente con asuntos que sean de interés para mantener o restablecer el orden público en el territorio nacional; por lo que se tiene que si la Fiscalía no fue consultada ni procedió en torno al estado jurídico del señor Londoño Echeverry, el presidente pretermitió arbitrariamente las normas y lo actuado configuraría un abuso de esas facultades que no son absolutas en un Estado social de derecho.

Aquí se presenta el primer punto de discusión de fondo. ¿Puede el presidente de la república en uso de sus facultades excluyentes y exclusivas determinar la suspensión de órdenes de captura o de procesos penales sin consultar a la Fiscalía? Evidentemente no y así ya lo ha señalado la jurisprudencia. Al omitir el deber de consulta y de solicitud de levantamiento de las órdenes de captura, la presidencia de la república conscientemente impidió que el organismo investigador cumpliera con sus fines constitucionales de velar por la protección de las víctimas, testigos e intervinientes en el proceso; y cumplir las demás funciones que le señale la ley. (Art. 250 C.N.), salvo que demuestre que a su regreso Timochenko se puso o pondrá a órdenes de la justicia nacional para responder por sus crímenes.

La cooperación presidencia-fiscalía para el manejo del orden público está más que determinada de tiempo atrás en las normas constitucionales, legales y en la jurisprudencia (Sentencia C-558/94), que no le es dado a la presidencia argumentar el surgimiento de nuevos factores para atribuirse tan flagrante violación a la normatividad.

El presidente de Colombia no tiene facultades o atribuciones absolutas. Así lo ha determinado de manera plural la jurisprudencia. La jurisprudencia constitucional ha insistido en que la potestad reglamentaria contenida en el artículo 189 numeral 11 ha de ejercerse, por mandato de la Norma Fundamental, de conformidad con los preceptos legales y constitucionales. Así, los actos administrativos emitidos como consecuencia del ejercicio de dicha potestad únicamente pueden desarrollar el contenido de la ley.

Desde esta perspectiva, al Presidente de la República le está vedado ampliar o restringir el sentido de la Ley. No puede tampoco suprimir o modificar las disposiciones previstas en la Legislación pues con ello estaría excediendo sus atribuciones. Las facultades del presidente no son absolutas y deben ejercerse dentro de las fronteras que marcan la Constitución y la Ley, teniendo por objeto contribuir a la concreción de la ley, encontrándose, por consiguiente, subordinada a lo dispuesto por ella sin que sea factible alterar o suprimir su contenido ni tampoco reglamentar materias cuyo contenido esté reservado al Legislador o a otros órganos del poder público como la Fiscalía General de la Nación.

La Corte Constitucional ya ha advertido que cualquier forma de habilitación extraordinaria plantea ventajas pero a su vez implica riesgos. Así, de un lado, resulta útil para la regulación de temas particularmente complejos por su contenido técnico, acelera la expedición de normas con fuerza de ley cuando resulta necesario para conjurar crisis, o facilita ajustes atendiendo razones de conveniencia pública. Pero, de otro lado, su utilización excesiva debilita el principio democrático ante el empobrecimiento de la deliberación al interior del Congreso, relativiza el principio de separación de poderes y acentúa el carácter presidencialista del régimen político.

Evidentemente omitir la ley para otorgar permisos a criminales con órdenes de captura, entre ellas circulares rojas de Interpol, no es un asunto de carácter técnico, ni de contenido jurídico o político complejo, que permita recurrir arbitrariamente a facultades excluyentes y exclusivas que por demás están reglamentadas. Lo obrado es un acto de soberbia propio de una autocracia y no del Estado social de derecho.

 
1 comentario

Publicado por en octubre 18, 2014 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “LAS FACULTADES OMNÍMODAS DEL PRESIDENTE

  1. retirado

    octubre 18, 2014 at 6:20 pm

    será que en este país cualquier funcionario público tiene derecho a omitir la ley sin que exista quien lo controle? La arrogancia del mandatario de turno llega a los límites de una dictadura a donde los órganos de control no pueden ni siquiera ordenar una investigación pues siempre salen los leguleyos de tueno a defender lo indefensible, Señor procurador usted está actuando conforme a la ley siga adelante y no se deje opacar por unos incompetentes, pues todavía no estamos en la dictadura que nos quieren meter a la brava

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: