RSS

SECUESTRO TRAS SECUESTRO

17 Nov

SECUESTROLa coyuntura colombiana y en general la comunidad internacional centra su atención en el desarrollo del proceso de paz, teniendo como premisa la intención de reducir los vejámenes que por cincuenta años han atentado contra los colombianos. Pero ¿cuál es la verdadera intención de paz si desde antes de la firma del mismo acuerdo, las FARC ya están incumpliendo uno de sus compromisos?

No hace mucho que las FARC manifestaron que no secuestrarían, con el ánimo de generar un grado de confianza en la población. Pero en un mismo mes, ya van tres militares secuestrados. Seguramente la estrategia trazada alrededor de los recientes secuestros de militares  tan solo se escudriña en la intención generar balances a favor de la agrupación, ya que intentarán salir victoriosos al utilizar los secuestros como herramienta política.

Auto responsabilizar al General Álzate de un hecho que sin duda va en contra de toda lógica, es una muestra más del cinismo de las Farc; mucho más paradójico resulta un supuesto interés de lo que ellos mismo llaman poner una trampa al proceso de paz. Si bien los militares colombianos se han caracterizado por su valentía y compromiso con el país, difícilmente tendremos un prócer que arriesgará su vida, su familia y su salud conociendo las inhumanas condiciones a las que se enfrenta cualquier persona secuestrada por esta agrupación.

También se ha afirmado que los protocolos de seguridad fueron violados por parte del general, justificando así el por qué se lo llevaron los integrantes de las Farc. Pero entonces es cuando hay que difuminar las cortinas de humo que se instauran sobre uno de los peores crimines de lesa humanidad. Pues precisamente, el general se presento en el corregimiento de las Mercedes en civil, lo secuestraron vestido de  civil lo cual manifiesta que esta agrupación sigue secuestrando y atemorizando a los colombianos. O ¿es qué sus captores se habrían retractado sí el general hubiera llevado prendas militares?

Porque hace menos de quince días fueron secuestrados otros dos soldados, quienes portaban sus camuflados. Así que se cae la falacia del jean o el pixelado que se use como argumento para justificar el secuestro. Las Farc son terroristas que no cambiarán a pesar de que en micrófonos intenten ser observados como pacificadores de Colombia. El miedo y la zozobra regirá en el  país mientras existan las FARC. Por tanto, se debe tener cuidado cuando las Farc intentan minimizar su actuar criminal al señalar que el secuestro del general tan solo es un prisionero de guerra, pues no tienen reconocimiento de beligerancia y mucho menos cumplen con las normativas internacionales del DIH.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 17, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: