RSS

POLO A TIERRA

18 Nov

SECUESTRO GENERALSin duda los acontecimientos de los últimos días que obligan a un necesario receso de las conversaciones en La Habana han estremecido al país y representan un punto de quiebre del proceso que se adelanta para la cesación del conflicto con las Farc-ONT. Es un necesario polo a tierra que debe servir para rediseñar la metodología de la comisión gubernamental y del mismo gobierno y la coalición política que lo acompaña.

Debe recordarse que el presidente Santos anunció el 7 de agosto de 2010 que el proceso de diálogos con las Farc sólo podría darse en la medida que éstas liberaran a todos los secuestrados en ese momento y existiera un compromiso real de no recurrir nuevamente a la práctica del execrable crimen. De tal manera que a estas alturas es evidente que la narcoguerrilla ha incumplido su compromiso, no sólo es el secuestro de los Soldados profesionales Paulo César Rivera y Jhonatan Andrés Díaz el pasado 9 de noviembre en Arauca, o el del BG Rubén Darío Alzate, Comandante de la Fuerza de Tarea Titán en el Departamento del Chocó este pasado 16, sino los cerca de 50 colombianos plagiados en el curso de las negociaciones en La Habana.

Lo primero que debe aclararse a la opinión pública nacional y mundial es que las Farc, en interpretación del Derecho Internacional Humanitario, no pueden tomar prisioneros de guerra porque no tienen el reconocimiento legítimo de fuerza combatiente, por el contrario la comunidad internacional las ha calificado desde comienzos del siglo como una organización terroristas y narcotraficante, de tal manera que al tomar rehenes militares, policiales o civiles como parte de sus acciones criminales, está incurriendo en el tipo penal de secuestro, así definido en la legislación nacional, en la Convención de Ginebra y en el Estatuto de Roma.

Debe recordarse además que mediante la Ley 837 de 2003, Colombia adoptó la Convención Internacional Contra la Toma de Rehenes adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el diecisiete (17) de diciembre de mil novecientos setenta y nueve (1979), normatividad que se encuentra plenamente vigente, que dicha norma fue declarada exequible por la Corte Constitucional en Sentencia C-405/04 y que precisamente define esta conducta punible de la siguiente manera: Toda persona que se apodere de otra (que en adelante se denominará “el rehén”) o la detenga, y amenace con matarla, herirla o mantenerla detenida a fin de obligar a un tercero, a saber, un Estado, una organización internacional intergubernamental, una persona natural o jurídica o un grupo de personas, a una acción u omisión como condición explícita o implícita para la liberación del rehén, comete el delito de toma de rehenes en el sentido de la presente convención.

El secuestro de los Soldados Profesionales y del señor Brigadier General sin lugar a dudas tiene como fin presionar al gobierno nacional y a la sociedad colombiana para que en La Habana se acepten las imposiciones del grupo narcoterrorista sin condicionamientos, para que el Estado renuncie a su deber de perseguir y judicializar a quienes se ponen al margen de la ley y en este caso un “cese bilateral del fuego” para reorganizar sus estructuras criminales y continuar su pretendida guerra popular para consolidar sus intereses narcotraficantes.

Debe recordarse que la citada Convención Contra la Toma de Rehenes sólo es inaplicable en aquellos casos reconocidos internacionalmente de los pueblos luchan contra la dominación colonial y la ocupación extranjera y contra los regímenes racistas en el ejercicio de su derecho a la libre determinación, consagrado en la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaración sobre los principios de derecho internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, caso que no ocurre en Colombia.

El tratado multilateral determina que la toma de rehenes, tal como está definida en el tratado, constituye un acto de terrorismo y establece valiosos mecanismos de cooperación entre los Estados para la prevención, enjuiciamiento y castigo de las personas que lo cometan. En este contexto, conviene recordar que este delito está tipificado en Colombia en los artículos 148 (Toma de Rehenes) y 169 (Secuestro Extorsivo) del Código Penal.

No es un delito conexo al delito de rebelión que tiene un tratamiento especial en la normatividad nacional e internacional; por lo tanto no le es dado al gobierno suspender la aplicación de las normas que reglan estas materias o los tratados internacionales, sin incurrir el gobernante en conductas igualmente punibles aun cuando lo motive el alto interés altruista de la paz. El marco jurídico para la paz tiene unas limitantes de obligatoria aplicación y en este caso nos encontramos ante la reiteración de un delito de lesa humanidad, de un ejercicio terrorista, al cual las Farc habían dicho renunciar con ocasión del proceso de La Habana.

Como condición para reanudar los diálogos las Farc deben comprometerse realmente a no continuar infringiendo el Derecho Internacional Humanitario y a cesar toda acción narcoterrorista que afecte los derechos fundamentales y las garantías de los colombianos sean civiles, militares o policiales. Sin ese compromiso y una verificación internacional permanente, el gobierno debe cesar este proceso que únicamente ha servido para darle algún estatus político a la organización criminal que ha tomado la buena voluntad demostrada como un síntoma de debilidad del Estado.

 
1 comentario

Publicado por en noviembre 18, 2014 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “POLO A TIERRA

  1. retirado

    noviembre 20, 2014 at 10:11 pm

    vergüenza institucional y nacional que esto suceda, pues este general es muy incauto o se prestó para otra payasada a fin de hacer quedar a los terroristas como personas de gran corazón, ahora si quedaron nuestros militares como unos mediocres ante el mundo entero, esto borro todo lo que han hecho nuestros héroes, ahora atengámonos a todas las exigencia de la guerrilla

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: