RSS

COLOMBIA Y EL SÍNDROME DE LA MUJER MALTRATADA

20 Nov

COLOMBIA Y EL SÍNDROME DE LA MUJER MALTRATADALeyendo los textos de algunos analistas del proceso de La Habana debe concluirse que sus intenciones son como las de las amigas de las señoras que padecen a diario la violencia doméstica y que le recomiendan ir donde rezanderos, brujos y consejeros espirituales para tratar de cambiar la conducta del maltratador y no a las autoridades judiciales o de policía para solucionar definitivamente el asunto, mire que si va a la policía él se va y se puede llevar los niños le dicen. Estos pazólogos y analistas le recomiendan, a la pobre Colombia, que ya sufre el síndrome de la mujer maltratada, que haga un esfuerzo más y que luche por creer que el maltrato no ha ocurrido.

En uno de los tantos estudios sobre violencia doméstica, una de estas tantas víctimas cuya historia clínica es un rosario interminable de fracturas, contusiones, daños irreparables en lo físico y en lo psicológico, le decía al entrevistador: Fíjese que él en el fondo no es tan malo, yo espero que pueda cambiar, mire que el día de la madre, en las navidades y en los cumpleaños de los niños no me pega, los otros días es porque no puede controlar el mal genio. Estas pobres mujeres terminan justificando la barbarie de sus compañeros y muchas veces la esconden de la vista pública para no sufrir la vergüenza social o familiar, le atribuyen sus heridas corporales o emocionales a algún inexplicable accidente casero.

Hoy muchas de esas comadres acuciosas que aconsejan no ir a la policía para que él no le quite los niños, amantes furtivas muchas veces del maltratador que es además el “chacho del barrio”, amanecieron diciéndole a los colombianos que aprecien y aprovechen el grandioso gesto de las Farc, el maltratador, al prometer dejar en libertad a los cuatro militares, entre ellos un General, y a la abogada que habían secuestrado en recientes días, que hagan de cuenta que los otros 58 secuestrados durante el proceso de negociación no han existido, que lo grave no es que los colombianos vuelvan a padecer esa sensación de inseguridad al salir a la calle y sentirse amenazado por los plagiarios sino que alguien advierta de esa amenaza.

Se aproximan las fiestas de fin de año y los áulicos de la narcoguerrilla a gritos proclaman que los maltratadores se emborracharan pero que para el día de navidad no golpearán a Colombia, que eso si es un verdadero gesto de buena voluntad. Habría que estar ciego para no leer la señal de compromiso con el proceso que envían las Farc con esta decisión dicen algunos.[1] Vaya corra mija y sea cariñosa y obediente con él a ver si cambia, quien quita que te pegue más pasito, hágalo por los niños.

Esas vecinas impúdicas y chismosas que se dejan toquetear y arrastrar a sucios callejones, porque ni siquiera el maltratador les paga un motel, corren con falsas voces de esperanza a decirle a la maltratada Colombia, ¡¡Hagamos de la crisis una oportunidad!! Si aguantas calladita estos golpes, humillaciones y torturas de pronto se cansa de pegarte y no vuelve a hacerlo, mira que en el cumpleaños de Alfonsito hasta te regalo nuevas promesas de hacer de tu hogar un hogar nuevo y de ti la nueva mujer para vivir en él. Colombia no te quejes, agradécele a las Farc que quieren una Colombia Nueva para el hombre nuevo, ellas juran que si se claudica del todo en La Habana no habrán después más violencias, por lo menos no directamente de ellas, que de pronto sus matones Bacrim y otros pájaros de cuenta lo sigan haciendo por ellas es otra cosa, lo importante es que algún día te quiten todo rastro de burgués y oligarca de la cara y esta sea sólo un mapa macabro de golpes como a tu amigas Cuba y Venezuela.

Vaya Colombia, córrale y pídale perdón a las Farc, si ellas la han maltratado es porque usted tiene la culpa y no hace las cosas como ellas dicen y el mal genio no las ayuda, por eso le pegan y le vuelven a pegar pero haga de cuenta que nada ha pasado cuando ellas digan que no quisieron hacerlo, que sólo fue un daño colateral. Hágalo Colombia querida por los niños que tiene hoy, no vaya y sea que si denuncia y se defiende como se debe, las Farc se los lleven.

Así estamos, lo importante no es que secuestren, asesinen, o cometan toda suerte de crímenes y delitos, lo importante es que liberan a los secuestrados y éstos se disculpen “porque dieron papaya”, que Colombia entera pida perdón por no hacerles caso, de pronto así las Farc no vuelvan a hacerlo y renuncien a la violencia como combinación de las formas de lucha para la toma del poder. Más bien juzguemos y condenemos a los hijos de Colombia que se atrevieron a luchar por ella y a derrotar por las armas al maltratador, eso estuvo mal hecho porque las Farc son hijas de la exclusión y la pobreza, no de la decisión del Partido Comunista en los 50.

[1] SIERRA RESTREPO, Álvaro. La crisis que se volvió oportunidad. El Tiempo. Opinión. Viernes 21 de noviembre de 2014. Bogotá, D.C. Pág. 17.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 20, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: