RSS

LA CONCURRENCIA DE CULPA

10 Dic

LA CONCURRENCIA DE CULPAEs bien difícil ponerse en los zapatos de otro o actuar como abogado del diablo para tratar de explicar algunas formalidades especialmente de la ley penal en casos donde uno o más ciudadanos pierden la vida o resultan con graves heridas, sobre todo en casos de accidente de tránsito, y las decisiones de los jueces con respecto al sujeto activo de la conducta parecen laxas o no acordes a la gravedad del daño.

Sin embargo haremos un ejercicio a título académico para tratar de entender la realidad jurídica que rodea estos eventos de accidentes de tránsito que tanta indignación despiertan entre los ciudadanos por el alto costo en vidas y en integridad personal que para la sociedad representan.

Sirva como ejemplo y a título de especulación pues las particularidades del hecho no son suficientemente conocidas, el lamentable accidente que involucró a dos vehículos en la Autopista Norte –pomposo nombre para tan precaria vía- con Calle 134 a las 03:40 horas del pasado 2 de diciembre, que costó la vida de 4 personas y en el que aparece procesado un ciudadano copiloto de Avianca y perteneciente a un estrato social alto. Este hecho, como sucedió en otros recientes casos, es el que sirve para que desde la explotación mediática del suceso se pida la mayor severidad para el presunto autor material de la conducta punible.

Por las noticias sobre el accidente y los desastrosos efectos de la colisión y sin acudir a mayores esfuerzos conforme a las leyes de la física, se aprecia que ambos vehículos transitaban a altas velocidades y que el campero Mitsubishi, en que se transportaban las víctimas, de mayor volumen y peso que el automóvil Volkswagen Jetta conducido por el presunto victimario, al ser impactada en su parte trasera y por su mayor peso sufre un desplazamiento que impide el control del conductor y a partir de la velocidad inicial que llevaba va a impactar una estructura metálica fija con los fatales resultados conocidos.

No puede alegarse inculpabilidad o exclusión de responsabilidad penal del conductor del automóvil pues a todas luces también excedía de manera irresponsable los límites de velocidad para esa vía que son máximo de 60 km/h por tratarse de un tramo de vía urbana, según datos de la parte civil la velocidad del rodante era de 186 km/h, similar cuando menos a la que llevaba el otro vehículo. Se colige que ambos conductores excedían la velocidad confiados en el poco tráfico circulante a esa hora del día y seguramente pensando que la amplitud de la vía les daba margen de maniobrabilidad, de donde resulta un grave exceso de confianza que desemboca en imprudencia y temeridad, violatorias del deber de cuidado que les asiste en el ejercicio de una actividad riesgosa, conducir vehículos automotores.

Ya al hablar de “ACCIDENTE DE TRÁNSITO”, podemos advertir que, precisamente por tratarse de un accidente, en principio, nos encontraríamos ante un suceso no querido; en otras palabras ante una figura culposa. La característica esencial del delito culposo es que la finalidad del sujeto no coincide con el resultado obtenido. En otras palabras, el autor no deseó provocar el resultado obtenido.

Teniendo en cuenta la falta de coincidencia entre la finalidad del sujeto y el resultado ocasionado, el fundamento del reproche penal se basa en que el hecho fue consecuencia de una infracción al deber  de cuidado. La conclusión precedente nos permite desmembrar los tres elementos básicos que deben presentarse en una conducta culposa. Por un lado tenemos la infracción al deber de cuidado, por el otro el resultado típico y, finalmente, que éste haya sido consecuencia de aquella infracción. Si falta alguno de éstos elementos por más desgraciado que haya sido el accidente de tránsito, no habrá responsabilidad penal.

Suele suceder que en un mismo accidente automotor se presente la llamada “concurrencia de culpas”. Es importante no confundir la concurrencia con la compensación de culpas.

La concurrencia de culpas se presenta en los casos en que distintas personas, una de ellas hasta puede resultar lesionada, alternada o simultáneamente, infringiendo el deber de cuidado, realizan aportes para la producción del resultado. Es así, una culpa precede a la otra o se concretan en el mismo momento y, en definitiva, todas ellas contribuyen a un resultado no deseado.

Ante éstos supuestos, que no son pocos por cierto, el Juez apoyándose en el principio de culpabilidad deberá reprochar a cada uno de los que infringieron el debido cuidado, siempre y cuando su aporte hubiese sido determinante para la producción del resultado. Para ello debe entrar en un campo sumamente álgido consistente en ponderar los aportes de cada uno al resultado final. Otra situación, bien distinta por cierto, que suele plantearse, es que la propia víctima, desatienda las normas de tránsito y, como consecuencia de ello, no evite un resultado previsible. Esto se conoce como la llamada “competencia de la víctima” por la cual sólo será responsable la propia víctima. Es la víctima la que se coloca en una situación de peligro, como sería el caso de la persona alicorada, o no, que decide cruzar una vía rápida por un sitio no autorizado y provoca un accidente que le causa lesiones o la muerte.

Por último debemos aclarar que en el derecho penal no tiene validez, a diferencia de lo que acontece en materia civil, la compensación de culpas. Ello así dado que la culpa de la víctima o inclusive la de otro conductor no puede fundamentar la exención de responsabilidad ni eliminar de por sí, la responsabilidad de quien también actuó infringiendo el deber de cuidado. Insisto, en materia penal rige el principio de culpabilidad, cada uno responderá por su intervención.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 10, 2014 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: