RSS

NO HAY CONDICIONES OBJETIVAS PARA UN CESA BILATERAL DE HOSTILIDADES

14 Ene

NO HAY CONDICIONES OBJETIVAS PARA UN CESA BILATERAL DE HOSTILIDADESTal parece que vamos rumbo a otra promesa incumplida; cuando comenzó su primer gobierno Juan Manuel Santos señaló que no habría diálogos con las Farc hasta que estas no liberaran los secuestrados en su poder, hoy permanecen secuestrados-desaparecidos, según datos de País Libre, 10.000 colombianos, entre ellos 946 soldados y policías, de los cuales ni el gobierno, ni las narcoguerrillas dan razón, ni son tema de discusión en la mesa de La Habana porque no tuvieron representación.

Hablar hoy de un cese bilateral de hostilidades equivale a lo que los viejos arrieros decían de ensillar las mulas antes de traerlas; no se han llegado a acuerdos definitivos en los primeros 4 puntos de la agenda preestablecida, sólo se conocen algunos aspectos parciales de los 3 primeros y no se ha definido nada sobre las víctimas y la justicia transicional, lo único que hasta ahora se tiene es que los terroristas no han hecho un reconocimiento pleno y sincero de los crímenes cometidos y su insistencia en que no pagarán 1 solo día de cárcel por ellos.

No se puede decir en este momento en que en estos dos meses de parálisis de las negociaciones se haya avanzado hasta el grado de ordenar estudiar el cese bilateral y definitivo del conflicto armado, cuando faltan tantos aspectos críticos por determinar y no se da la condición de una firma definitiva de dichos acuerdos como señaló Santos en 2012. Es prematuro el anuncio presidencial y sólo causa mayor confusión y desaliento entre los colombianos que sienten como no serán los que decidan la paz sino que esta les será impuesta a cualquier costo.

El presidente habla de que las Farc han cumplido la tregua que anunciaron unilateralmente en diciembre, pero a diario hay reportes de la fuerza pública del hallazgo de trampas explosivas colocadas por los delincuentes contra la población civil, soldados y policías; se reportan depósitos de armas y explosivas cerca de los cascos urbanos y especialmente escuelas en regiones de Putumayo, Nariño y el Cauca, lo que indican que los terroristas no se preparan para la paz sino para continuar la guerra; así mismo se han reportado hechos de reclutamiento forzado de menores en el Cauca y Tolima. El segundo de la Teófilo Forero fue capturado adelantando labores de inteligencia para preparar ataques contra poblaciones del Cauca y hay movimientos de terroristas en la frontera con el Ecuador en tareas de lavado de activos y compra de armas y explosivos a cambio de narcóticos. Estos no son hechos de paz y mucho menos de cumplimiento a la tregua de supuestamente decretaron.

Hay un problema objetivo de fondo que no puede obviarse o negarse por ilusorias consideraciones políticas de la llamada unidad nacional y la izquierda criolla; está más que probado que al menos el 60% de las estructuras criminales de las Farc trabajan de consuno con las bandas criminales narcotraficantes y el Eln, convertidos en la oficina de sicarios para ocultar la responsabilidad de las Farc en el llamado plan pistola contra integrantes de la fuerza pública; basta sobreponer el mapa de las regiones donde todas estas organizaciones delincuenciales hacen presencia para entender esta realidad.

A diferencia de lo sucedido en los 90 con bandas terroristas como el M-19, EPL y parte del ELN y en este siglo con las AUC, no hay zonas de concentración de los bandidos para la entrega de armas y su correspondiente vinculación a los programas de reinserción civil, de tal manera que es una utopía pensar en que el cese bilateral permitirá el control efectivo y real de la actividad criminal de los Bloques, Frentes, Compañías y Escuadras de las Farc para diferenciarlas de las cometidas por las otras organizaciones delincuenciales, lo que bloquearía necesariamente el desarrollo de las operaciones militares y de policía para cumplir el mandato constitucional que les corresponde a fin de preservar el orden público y garantizar la convivencia de los colombianos.

En esto no se puede caer por afán político en el infantilismo de creer que se puede confiar en la buena fe de los narcoterroristas y que no seguirán actuando bajo la premisa de la combinación de las formas de lucha para la toma del poder, aprovechando las ventajas y los amplios beneficios anunciados de reconocimiento de todos sus derechos políticos mientras presionan con la amenaza del terror para el logro de sus objetivos de la Nueva Colombia bolivariana y socialista.

Aquí no cabe el engaño de los costos que debe asumir la sociedad en aras de la paz; por más de 50 años los colombianos han sido los únicos en asumir los costos de una guerra desatada por mezquinos intereses políticos del partido comunista y de sus distintas vertientes, las Farc y los terroristas jamás han asumido ningún costo, ni sus auspiciadores y apologistas. Han sido los ciudadanos de bien los que han sufrido el embate criminal del narcoterrorismo y no hay justicia como sustento de la paz si simplemente se cree que esta se logra haciendo borrón y cuenta nueva como si nada hubiere sucedido.

A estas alturas los colombianos esperamos respuestas y explicaciones claras y honestas del gobierno sobre hacia dónde conducen el país, no el discurso ilusionista y plagado de florituras que nada dice sobre la realidad de la claudicación gratuita de las instituciones ante una organización criminal que no da nada a cambio de la generosidad con que se les trata, incluso como si las Farc hubieren sido un ejército vencedor.

 
2 comentarios

Publicado por en enero 14, 2015 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “NO HAY CONDICIONES OBJETIVAS PARA UN CESA BILATERAL DE HOSTILIDADES

  1. JULIAN ARANGO

    enero 16, 2015 at 12:35 am

    Buenas Noches. Hoy el presidente Juan Manuel Santos, cabeza del Ejecutivo, habla de haber orientado al equipo negociador para que empiece a discutir con las FARC las condiciones de un cese bilateral de fuegos. Por su parte, el General Naranjo, Ministro del posconflicto, dijo al diario El Tiempo, (…) “que algunas de las acciones que se podrían analizar para bajar la intensidad de la guerra son “descontaminación de campos minados”, la ubicación de desaparecidos por causa del conflicto y, entre otras, sacar a los niños de la guerra”. A propósito del lenguaje que ha utilizado este gobierno, ¿qué quizo decir el General con “descontaminación de campos minados”?. ¿De qué estarán contaminados los campos minados montados por las FARC?.

    Como insumos para la discusión del tema “cese bilateral de fuegos”, propongo los siguientes insumos:

    1. El momento táctico está caracterizado de “solución política al conflicto”.

    2. Si existe un momento táctico, debe existir una ESTRATEGIA.

    3. Si existe una ESTRATEGIA, esta no busca la negociación definitiva, sino la conquista del poder.

    4. Si el momento táctico está caracterizado de “solución política al conflicto” y este (el momento táctico, lo componen los ejes de acumulación que hacen posible la puesta en marcha de lo establecido por la ESTRATEGIA (conquista del poder), ¿qué papel juega, entonces, el CESE BILATERAL DE FUEGOS?

     
  2. retirado

    enero 16, 2015 at 7:10 pm

    COMO SIEMPRE TOTAL HERMETISMO, FALSAS PROMESAS, NADA DE ACUERDOS,PERO LA ESCSLADA TERRORISTA SIGUE ADELANTE DELACALLE HABLA BABOSADAS, MORA NI FU NI FA, NARANJO COMO SIEMPRE ARRODILLADO HABLANDO DE E STUPIDECES QUE NI CONOCE NI SABE EXPLICAR

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: